En 2017, Sa­lud Pú­bli­ca dis­tri­bu­yó 89,463 mé­to­dos de pla­ni­fi­ca­ción en La Al­ta­gra­cia

El Tiempo - - ESTA SEMANA EN HIGÜEY - Ro­may­ra Mor­la

HI­GÜEY. La coor­di­na­do­ra de pro­gra­mas de la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Sa­lud, doc­to­ra Mer­ce­des Cue­to, quien coor­di­na el área de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar, di­jo que en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, du­ran­te el año 2017, fue­ron dis­tri­bui­dos 89 mil 463 ti­pos de mé­to­dos de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar.

Sos­tu­vo que es­tos mé­to­dos fue­ron: 34 mil 569 píl­do­ras, 3 mil 806 mi­ni píl­do­ras, 19 mil 147 in­yec­ta­bles, 270 DIU, 2 mil 159 im­plan­tes, 29 mil 25 con­do­nes y 487 píl­do­ras de emer­gen­cias.

Se­ña­ló que en el tri­mes­tre de es­te año, se han en­tre­ga­do un to­tal de 26 mil 725 cla­ses de mé­to­dos de pla­ni­fi­ca­ción, lo que im­pli­ca una dis­tri­bu­ción de 9 mil 980 píl­do­ras, 335 mi­ni píl­do­ras, 7 mil 01 in­yec­ta­bles, 55 DIU, 776 im­plan­tes y 8 mil 578 con­do­nes.

Cue­to enun­ció que uno de los me­jo­res pro­gra­mas que tie­ne Sa­lud Pú­bli­ca es el de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar, por­que los mé­to­dos que dis­tri­bu­ye son de bue­na ca­li­dad y son da­dos a las per­so­nas gra­tui­ta­men­te. Di­jo que den­tro de es­tos mé­to­dos tie­nen las píl­do­ras dia­rias y com­bi­na­das, así co­mo tam­bién las que se pue­den usar en el pos­par­to, que tie­nen una do­sis de hor­mo­na ba­ji­ta, y la píl­do­ra de emer­gen­cias, que se to­ma una vez des­pués de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, en­tre otras.

Ex­te­rio­ri­zó que los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos son im­por­tan­tes, por­que per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes opor­tu­nas y ade­cua­das so­bre la re­pro­duc­ción. “An­tes, una mu­jer po­día te­ner ocho hi­jos y es­ta­ba bien, por­que nues­tro país es­ta­ba po­co desa­rro­lla­do y las mujeres ge­ne­ral­men­te vi­vían en las zo­nas ru­ra­les don­de cul­ti­va­ban sus ali­men­tos, pe­ro ya no es así”, apun­tó Cue­to.

In­di­có que hoy día te­ner más de dos hi­jos es digno de ad­mi­ra­ción, por­que lo ideal es te­ner esa mis­ma can­ti­dad, y cuan­do mu­cho un ter­ce­ro, si uno tie­ne una es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que le fa­ci­li­te brin­dar­le un ni­vel de vi­da ade­cua­do a la cria­tu­ra.

Ex­pli­có que los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos son una ne­ce­si­dad im­por­tan­te, pe­ro que de­ben em­plear­se de ma­ne­ra co­rrec­ta, por lo que no ve bien que las mujeres va­yan a las far­ma­cias y com­pren un mé­to­do sin an­tes vi­si­tar a un doc­tor. Es­to así, de­bi­do a que tie­nen efec­tos se­cun­da­rios y hay en­fer­me­da­des que las per­so­nas pa­de­cen que no les per­mi­te usar de­ter­mi­na­dos mé­to­dos.

Doc­to­ra Mer­ce­des Cue­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.