El va­lor social y es­tric­to del pe­rio­dis­mo

El Tiempo - - OPINIÓN - Ma­guá Mo­que­te Pa­re­des

Des­de el ini­cio de la his­to­ria po­lí­ti­ca, in­for­ma­ción es po­der. El desa­rro­llo de la co­mu­ni­ca­ción social ha ido apa­re­ja­do a lo cien­tí­fi­co y téc­ni­co. La tec­no­lo­gía de sa­té­li­tes y compu­tado­ras y las in­vo­ca­cio­nes de los sis­te­mas in­ter­na­cio­na­les de in­for­ma­ción en el úl­ti­mo cuar­to de si­glo. Pe­ro el con­tex­to de los cambios no es ex­clu­si­va­men­te téc­ni­ca y mu­cho me­nos: neu­tro.

Los nue­vos pro­ce­sos, ba­sa­dos en la ope­ra­ción in­te­gra­da sa­te­li­tal de co­mu­ni­ca­ción y compu­tado­ras, tie­nen con­se­cuen­cia di­rec­ta so­bre los mo­dos de pro­duc­ción y ser­vi­cios. Su im­pac­to ha co­men­za­do a au­men­tar los as­pec­tos cien­tí­fi­cos, edu­ca­cio­na­les y cul­tu­ra­les de nues­tra so­cie­dad.

El rá­pi­do desa­rro­llo de la cien­cia y las tec­no­lo­gías de pro­duc­ción, sin par en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, con­lle­va cambios de lar­go al­can­ce en las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la vi­da de las na­cio­nes. El pro­ce­so de in­ter­cam­bios cul­tu­ra­les en­tre na­cio­nes tam­bién se ace­le­ra. Los mo­der­nos me­dios de trans­por­te de per­so­nas, mer­can­cías e in­for­ma­cio­nes han re­du­ci­do las dis­tan­cias en­tre di­ver­sos pun­tos del glo­bo te­rrá­queo.

Por tan­to, es pa­ra­le­la a to­dos es­tos cambios, cre­ce la ne­ce­si­dad de ca­da per­so­na de re­ci­bir in­for­ma­ción so­bre los nue­vos fe­nó­me­nos, sus causas y las con­se­cuen­cias re­sul­tan­tes de ellos.

La ta­rea de in­for­mar de los cambios que se ope­ran en el mun­do in­cum­be, an­te to­do, a los pe­rio­dis­tas, a los pro­fe­sio­na­les de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas. En los úl­ti­mos cin­cuen­ta años, es­tos me­dios re­gis­tran un desa­rro­llo tal que hoy for­man un in­trin­ca­do sis­te­ma cu­ya in­fluen­cia se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te.

El pe­rio­dis­mo -de­pen­dien­te ca­si ex­clu­si­va­men­te de la pa­la­bra im­pre­sa a prin­ci­pios de es­te si­glo- se ha apo­de­ra­do con ad­mi­ra­ble agi­li­dad de las nue­vas tec­no­lo­gías del re­gis­tro, trans­mi­sión de la pa­la­bra e ima­gen, ta­les co­mo la ra­dio, el te­lé­fono la te­le­vi­sión y otros…

La com­ple­ji­dad y al­to gra­do de tec­ni­fi­ca­ción del sis­te­ma con­tem­po­rá­neo de los me­dios de ma­sas que cum­plen to­da la fun­ción, ins­tru­men­to, in­for­ma­ción y pro­pa­gan­da ma­si­va han lle­va­do a la es­pe­cia­li­za­ción esas ilus­tra­cio­nes co­mu­ni­ca­cio­na­les a nues­tros días.

La ra­dio ha asu­mi­do el rol de pri­mer in­for­ma­dor de los nue­vos acon­te­ci­mien­tos, o sea, la lla­ma­da fun­ción de in­di­ca­dor den­tro del sis­te­ma in­for­ma­ti­vo social. Asi­mis­mo, ha asu­mi­do el re­fe­ren­te de­ci­si­vo allí don­de una par­te con­si­de­ra­ble de la po­bla­ción no ha ad­qui­ri­do to­da­vía el ne­ce­sa­rio gra­do de al­fa­be­ti­za­ción, y pe­ne­tra con agi­li­dad en áreas en las que el es­ta­do de las in­fra­es­truc­tu­ras del trans­por­te y la téc­ni­ca no per­mi­ten or­ga­ni­zar la dis­tri­bu­ción en gran can­ti­dad de la pren­sa.

La te­le­vi­sión se ha con­ver­ti­do en el me­dio más atrac­ti­vo del con­su­mo ma­si­vo de in­for­ma­ción y de en­tre­te­ni­mien­to, que ejer­ce in­fluen­cia en la po­bla­ción de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Du­ran­te va­rias ho­ras al día, de acuer­do a es­ta­dís­ti­cas mo­der­nas, la pren­sa dia­ria, que no ha­ce más de se­sen­ta años era el úni­co me­dio de in­for­ma­ción ma­si­va, una vez des­po­ja­da por sus jó­ve­nes pa­rien­tes de su po­si­ción ex­clu­si­va, bus­ca la es­pe­ci­fi­ci­dad de su mi­sión en un aná­li­sis más pro­fun­do y una do­cu­men­ta­ción más am­plia de los acon­te­ci­mien­tos del día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.