La Playita, un pa­raí­so na­tu­ral don­de el al­muer­zo es­co­lar lle­ga en yo­la y a ca­ba­llo

El Tiempo - - A FONDO - Ros­san­na Fi­gue­roa

LA PLAYITA, BO­CA DE YUMA. Cuan­do se ha­bla de La Playita, la ma­yo­ría de los re­si­den­tes de La Al­ta­gra­cia re­tra­tan la fo­to­gra­fía men­tal de una fran­ja de cos­ta vir­gen, con can­den­te sol y agua cris­ta­li­na. En par­te, es así.

Sin em­bar­go, es mu­cho más de lo que cual­quie­ra que no ha­ya in­terio­ri­za­do su te­rri­to­rio pue­de ima­gi­nar: 426 fa­mi­lias que vi­ven de la agri­cul­tu­ra, la ga­na­de­ría y de la pes­ca, en me­dio de con­di­cio­nes in­hós­pi­tas.

Y hay más: seis ni­ños con­for­man la ma­trí­cu­la es­co­lar de un pa­ra­je al que tan­to el Go­bierno cen­tral co­mo las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les de Yuma y Bo­ca de Yuma les han ne­ga­do to­do, sal­vo re­ci­bir dia­ria­men­te las ra­cio­nes del desa­yuno, me­rien­da y al­muer­zo en la escuela, por el im­pro­vi­sa­do cen­tro mul­ti­gra­do (del pri­mo al cuar­to de pri­ma­ria) es­tar ca­li­fi­ca­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción den­tro del pro­gra­ma de Jor­na­da Es­co­lar Ex­ten­di­da.

No hay ener­gía eléc­tri­ca ofi­cial, sus re­si­den­tes pa­de­cen de fal­ta con­ti­nua de agua po­ta­ble, y pa­ra lle­gar al lu­gar es ne­ce­sa­rio abor­dar una em­bar­ca­ción, ya que el tramo de seis ki­ló­me­tros que co­mu­ni­ca a ese pa­ra­je con Yuma, es­tá com­ple­ta­men­te in­tran­si­ta­ble.

Sin em­bar­go, las bon­da­des na­tu­ra­les de esa co­mu­ni­dad lo en­mar­can den­tro de lo que po­dría de­no­mi­nar­se un pa­raí­so eco­tu­rís­ti­co, por po­seer pla­ya, sol, ma­nan­tia­les y una ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te, ya que es­tá si­tua­do a po­cos me­tros del Par­que Na­cio­nal Co­tu­ba­na­má. El pa­ra­je cuen­ta, ade­más, con las sec­cio­nes La Bru­ja y Pi­le­ta Hon­da, en­tre otros.

La es­cue­li­ta

Los ni­ños de La Playita só­lo tie­nen oportunidad de lle­gar has­ta el cuar­to gra­do de la edu­ca­ción, en la Escuela Bá­si­ca La Playita. Las cla­ses son im­par­ti­das en un cen­tro edu­ca­ti­vo de dos au­las, una de las cua­les no pue­de ser uti­li­za­da, por­que no cuen­ta con las con­di­cio­nes há­bi­les.

De­bi­do al de­te­rio­ro en que se en­cuen­tra el cen­tro en es­tos mo­men­tos, só­lo tie­ne una ma­trí­cu­la de seis estudiantes. Los sa­ni­ta­rios, reales le­tri­nas, tam­po­co es­tán há­bi­les pa­ra que los es­ca­sos estudiantes y el pro­fe­sor pue­dan rea­li­zar sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas.

“El año pa­sa­do te­nía 17 estudiantes, pe­ro la ma­yo­ría de los pa­dres de­ci­dió en­viar a sus hi­jos a Bo­ca de Yuma, por el te­mor de que sal­gan le­sio­na­dos en la pro­pia escuela, ya que per­ma­nen­te­men­te caen pe­da­zos de ce­men­to del te­cho”, ex­pli­ca Ra­fael Cas­ti­llo Mo­ta, di­ri­gen­te co­mu­ni­ta­rio de esa co­mu­ni­dad.

El mul­ti­gra­do tie­ne un só­lo pro­fe­sor que ofre­ce cla­ses a esos seis ni­ños que cur­san del pri­me­ro al cuar­to de pri­ma­ria. “He re­por­ta­do ese pro­ble­ma de la escuela mu­chí­si­mas ve­ces, pe­ro en el Dis­tri­to Edu­ca­ti­vo de Yuma me di­cen que no pue­den in­ter­ve­nir­la, por la ba­ja ma­trí­cu­la”, ma­ni­fes­tó Cas­ti­llo.

Y con un aho­ga­do gri­to de im­po­ten­cia, sos­tie­ne: “Mi­re, esos ni­ños cru­zan el río to­dos los días pa­ra ir a la escuela, pe­ro cuan­do el mar es­tá gua­po, ahí es que la co­sa es du­ra, por el pe­li­gro que re­pre­sen­ta; en­ton­ces, lo ni­ños pier­den la cla­ses”.

La me­dia do­ce­na de ni­ños a quie­nes sus pa­dres no pue­den cos­tear el via­je de ida y vuel­ta, han te­ni­do que que­da­se en el im­pro­vi­sa­do cen­tro edu­ca­ti­vo.

“La escuela no tie­ne ener­gía eléc­tri­ca, lo que re­pre­sen­ta un pro­ble­ma pa­ra los ni­ños, ya que el au­la en la que to­man cla­ses se tor­na os­cu­ra, pues só­lo re­ci­ben cla­ri­dad de los ra­yos del sol a tra­vés de las ven­ta­nas”, sos­tu­vo.

De su la­do, Je­sús Me­di­na, pro­fe­sor de la escuela, in­for­mó que lle­va on­ce años im­par­tien­do do­cen­cia allí. “El Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción nos apo­ya en al­gu­nas co­sas. Ne­ce­si­ta­mos que a la escuela se le ins­ta­le ener­gía eléc­tri­ca, el arre­glo de los ba­ños, del tre­cho y que la pin­ten. En lo que no se des­cui­dan es con la ali­men­ta­ción, por­que es tan­da ex­ten­di­da y tan­to el desa­yuno, al­muer­zo y me­rien­da son enviados des­de Bo­ca de Yuma”, ase­gu­ró Me­di­na.

Sin em­bar­go, pa­ra que la ali­men­ta­ción lle­gue a la escuela, los ni­ños se ofre­cen a bus­car­la a bor­do de un ca­ba­llo.

Agro­pe­cua­ria y pes­ca

En es­ta zo­na ru­ral, pe­ro pa­ra­di­sía­ca de Bo­ca de Yuma, re­si­den unas 426 fa­mi­lias dis­tri­bui­das en el pa­ra­je La Playita y las sec­cio­nes La Bru­ja y Pi­le­ta Hon­da. Su prin­ci­pal sus­ten­to pro­vie­ne del cul­ti­vo de ha­bi­chue­las negras, criar va­cas y chi­vos, y en me­nor pro­por­ción, la pes­ca.

Ra­fael Cas­ti­llo Mo­ta co­men­ta que de esa zo­na dia­ria­men­te son ven­di­dos tres mil li­tros de le­che y has­ta cua­tro mil quin­ta­les de ha­bi­chue­las negras. “Al­gu­nos de los ha­bi­tan­tes de aquí tie­nen chi­vos y co­nu­cos en don­de cul­ti­van plá­ta-

nos y yu­ca. To­do lo que pro­du­ci­mos aquí lo ven­de­mos en Bo­ca de Yuma, San Ra­fael e Hi­güey”, pre­ci­só Cas­ti­llo Mo­ta.

Sin em­bar­go, sub­ra­ya que tras­la­dar a las co­mu­ni­da­des cer­ca­nas sus pro­duc­tos se tor­na una odi­sea per­ma­nen­te, ya que el ca­mino ve­ci­nal de seis ki­ló­me­tros que co­mu­ni­ca a Yuma es com­ple­ta­men­te in­tran­si­ta­ble, por lo que la pro­duc­ción de­be ser sa­ca­da en ani­ma­les co­mo ca­ba­llos o bu­rros.

Pa­ra ha­cer cons­truc­cio­nes o re­pa­rar sus vi­vien­das, de­ben pa­gar has­ta un do­ble pa­sa­je a un ca­mión, por­que de­ben cos­tear el mon­to de los neu­má­ti­cos, ya que ca­si siem­pre se ex­plo­tan en la accidentada ca­rre­te­ra.

“Si el Go­bierno se preo­cu­pa­ra por arre­glar ese ca­mino, aquí la gen­te pu­die­ra te­ner un me­jor ni­vel de vi­da”, ex­cla­mó el ac­ti­vis­ta social.

La sa­lud, a una yo­la de dis­tan­cia

Em­bar­car­se en una yo­la que atra­vie­se la ria­da del Yuma, es el re­cur­so con el que cuen­tan los re­si­den­tes en La Playita pa­ra sal­var la vi­da de uno de sus re­si­den­tes, cuan­do se pro­du­ce una emer­gen­cia a cual­quier ho­ra del día o de la noche.

“Aquí no hay na­da. La jun­ta de ve­ci­nos tie­ne a una per­so­na pa­ra re­pre­sen­tar el sec­tor Sa­lud, y he­mos he­cho de to­do pa­ra que nos ins­ta­len un dis­pen­sa­rio mé­di­co o has­ta que nos en­víen los me­di­ca­men­tos bá­si­cos pa­ra dar los pri­me­ros au­xi­lios a los re­si­den­tes, pe­ro tam­po­co he­mos po­di­do con­se­guir esa con­quis­ta”, di­jo de­s­es­pe­ran­za­do don Ra­fael.

A se­gui­das, agre­ga: “Cuan­do al­guien se po­ne ma­lo (en­fer­ma), hay que sa­lir con ese en­fer­mo, cru­zar el río y se­guir pa­ra Yuma o pa­ra Hi­güey, por­que tam­po­co en Bo­ca de Yuma hay me­di­ca­men­tos. Co­rre­mos el ries­go de que los pa­cien­tes se mue­ran en me­dio del río”.

Sin ener­gía ofi­cial

“Es­ta­mos vi­vien­do una ca­la­mi­dad, es­ta­mos com­ple­ta­men­te ol­vi­da­dos”, di­ce y re­pi­te Ra­fael Cas­ti­llo Mo­ta, prin­ci­pal ac­ti­vis­ta social de La Playita.

El agua nos lle­ga a tra­vés de una tu­be­ría des­de Bo­ca de Yuma, pe­ro mu­chas ve­ces de­jan de en­viar­la has­ta cin­co días, pro­cla­ma.

Y, agre­ga: “aun­que al­gu­nos te­ne­mos ener­gía eléc­tri­ca, es por­que yo mis­mo hi­ce la ins­ta­la­ción, lo que me sa­lió por más de 300 mil pe­sos. Fui a EDE Es­te con la lis­ta de los usua­rios que que­ría­mos ener­gía, pe­ro nos di­je­ron que no era ren­ta­ble el tra­ba­jo que de­bían ha­cer con re­la­ción a la fac­tu­ra­ción que iban a te­ner”.

Ex­pli­có que la la­bor de dis­tri­bu­ción que de­bía ha­cer la em­pre­sa es­ta­tal era de unos 1.2 ki­ló­me­tros de re­des, por lo que en la co­mer­cial de Hi­güey le in­di­ca­ron que “era más cos­to­sa la ins­ta­la­ción que de­bían ha­cer, que lo que no­so­tros íba­mos a pa­gar”.

Es por es­to que Ra­fael se decide a ha­cer la in­ver­sión y des­de ha­ce al­re­de­dor de dos me­ses su re­si­den­cia tie­ne ener­gía y, por en­de, al­gu­nas ca­sas en los al­re­de­do­res.

Sin em­bar­go, pe­se a la si­tua­ción de esa co­mu­ni­dad, las em­pre­sas Cla­ro Do­mi­ni­ca­na y Sky es­cu­cha­ron el lla­ma­do de los re­si­den­tes y de­ci­die­ron ha­cer ne­go­cios con ellos, con­vir­tién­do­los en sus clien­tes. Hay unos 30 clien­tes de Cla­ro con pa­rá­bo­la. Aho­ra, to­dos los que han so­li­ci­ta­do el ser­vi­cio, lo han con­ver­ti­do en clien­tes, con­tra­rio a la po­si­ción asu­mi­da por EDE Es­te.

El al­muer­zo es­co­lar lle­ga a bor­do de un ca­ba­llo, lue­go de atra­ve­sar la ria­da en una yo­la. Via­je en yo­la, mo­do de trans­por­te pa­ra lle­gar a La Playita, des­de Bo­ca de Yuma.

El pro­fe­sor do­cen­cia. Je­sús Me­di­na, mien­tras im­par­te

Ra­fael Cas­ti­llo Mo­ta, di­ri­gen­te social de La Playita.

Las dos le­tri­nas que in­ten­tan fun­gir co­mo ba­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.