La se­gu­ri­dad es un bien pú­bli­co (3 de 3)

El Tiempo - - OPINIÓN - Os­car Que­za­da oque­za­da@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Ge­ne­ral­men­te, cuan­do en al­gún ám­bi­to de la se­gu­ri­dad ocu­rre un epi­so­dio que de al­gu­na for­ma po­ne en pe­li­gro el bie­nes­tar co­mún, la gen­te sue­le cul­par a las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de ga­ran­ti­zar­la, y exi­ge que el Es­ta­do asu­ma co­rrec­ti­vos o ac­cio­nes que sir­van pa­ra evi­tar que se re­pi­ta esa ex­pe­rien­cia.

En es­te con­tex­to, los ciu­da­da­nos ac­túan con­for­me al ins­tin­to de pre­ser­va­ción que ca­rac­te­ri­za a los se­res hu­ma­nos, siem­pre que ven com­pro­me­ti­da su se­gu­ri­dad, no im­por­ta el es­ce­na­rio en que es­to su­ce­da. Sin em­bar­go, qui­zás po­cas per­so­nas sa­ben que la se­gu­ri­dad es un bien pú­bli­co, y que cier­ta­men­te el Es­ta­do es­tá obli­ga­do a ga­ran­ti­zar­la.

Así, cuan­do la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, pa­ra ci­tar un ám­bi­to de es­te con­cep­to mul­ti­di­men­sio­nal, co­rre el ries­go de ser so­ca­va­da, el Go­bierno co­mo re­pre­sen­tan­te del Es­ta­do de­be res­pon­der sin de­mo­ra, dis­po­nien­do de los re­cur­sos dis­po­ni­bles pa­ra esos fi­nes.

Los ciu­da­da­nos que renuncian a ca­mi­nar por las ca­lles por mie­do a ser agre­di­dos por un al­gún de­lin­cuen­te, o aque­llos que por esa mis­ma sen­sa­ción sim­ple­men­te aban­do­na­ron la cos­tum­bre de sen­tar­se en­fren­te de sus ca­sas, asu­men el de­re­cho de exi­gir pro­tec­ción y ga­ran­tías ple­nas de se­gu­ri­dad, tan­to a su in­te­gri­dad fí­si­ca co­mo de sus bie­nes.

En el ca­so es­pe­cí­fi­co de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, obli­ga­da por la reali­dad que la cir­cun­da, don­de la vio­len­cia ca­lle­je­ra pa­re­ce ga­nar la ba­ta­lla, la gen­te apren­dió a em­po­de­rar­se de ese de­re­cho, y ca­da vez son más los que apues­tan por vi­vir en una so­cie­dad li­bre de cri­mi­na­les y de­lin­cuen­tes.

Pe­ro igual pue­de ha­cer­lo (y con la mis­ma in­ten­si­dad), cuan­do en­tien­da que es­tá ame­na­za­da su se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, ju­rí­di­ca o sa­ni­ta­ria. Por eso es im­por­tan­te co­no­cer que el con­cep­to se­gu­ri­dad no só­lo alu­de a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca o ciu­da­da­na, que es cuan­do los ciu­da­da­nos más de­man­dan a sus au­to­ri­da­des res­pues­tas prác­ti­cas y con­tun­den­tes.

Sa­ber que la se­gu­ri­dad es un bien pú­bli­co, y que por tan­to no se pi­de ni se men­di­ga sino que se exi­ge, sir­ve pa­ra con­cien­ti­zar a la ciu­da­da­nía so­bre có­mo ha­cer uso de es­te de­re­cho de re­cla­mar lo que le per­te­ne­ce.

La se­gu­ri­dad, de­fi­ni­da en su for­ma más sim­ple, es la ausencia de to­do ti­po de ame­na­zas o ries­gos. En­ton­ces, por esa ra­zón, el Es­ta­do es­tá in­ne­go­cia­ble­men­te com­pro­me­ti­do a sal­va­guar­dar el bie­nes­tar de sus go­ber­na­dos, no im­por­ta el ám­bi­to de que se tra­te.

Co­no­cer los de­re­chos que el pro­pio Es­ta­do otor­ga a sus ciu­da­da­nos ayu­da tam­bién a que el re­sul­ta­do de las exi­gen­cias sea mu­cho más sa­tis­fac­to­rio. Por to­do es­to, es im­por­tan­te te­ner cla­ra­men­te es­ta­ble­ci­do que la se­gu­ri­dad es un bien que ha de exi­gir­se con fuer­za de ley.

Y cuan­do el Es­ta­do pier­da la po­tes­tad de ava­lar ese bien, es tiem­po de re­vi­sar si fa­lla­ron las po­lí­ti­cas y es­tra­te­gias di­se­ña­das por sus au­to­ri­da­des pa­ra tan in­gen­te ta­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.