En­tre “ma­te” y ca­fé: “una li­bi­do abra­sa­dor”

El Tiempo - - OPINIÓN - Adol­fo Du­luc

Mó­ni­ca Ga­lleano y Ra­món Cam­pu­sano son dos fi­gu­ras im­por­tan­tes que en­ri­que­cen con sus fi­nas plu­mas el ca­tá­lo­go li­te­ra­rio en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia al tiem­po que trans­cu­rren los pri­me­ros años del pre­sen­te si­glo XXI. Son dos se­res de cos­mo­vi­sión, ca­rác­ter y per­so­na­li­dad di­fe­ren­tes, por ra­zo­nes ob­vias, aun­que, con­ver­gen en un pun­to: en la tin­ta y la plu­ma.

Él es do­mi­ni­cano; ella, ar­gen­ti­na. Las pro­duc­cio­nes de ella se eri­gen co­mo el va­por cá­li­do y aro­ma­ti­za­do del “ma­te” ma­ña­ne­ro de San­ta Fe de la Ve­ra Cruz; en él, por su par­te, las com­po­si­cio­nes se es­par­cen si­gi­lo­sa­men­te cual aro­ma del ca­fé cuan­do ra­ya el alba. Am­bos –Ga­lleano y Cam­pu­sano–, en­tre so­bro y sor­bo, crean mun­dos fan­ta­sio­sos con per­so­na­jes vir­tua­les, que des­pier­tan en el lec­tor las ga­nas de re­vi­vir, en car­ne pro­pia, esa tra­ma es­cé­ni­ca di­bu­ja­da en ca­da uno de sus tex­tos. Na­tu­ral­men­te, mu­chos de sus poe­mas ad­vier­ten un ero­tis­mo tro­pi­cal y sal­va­je.

A gran­des ras­gos y por ra­zo­nes de es­pa­cio y tiem­po, so­lo to­ma­re­mos co­mo re­fe­ren­cia una de las obras poé­ti­cas de ca­da uno de los au­to­res ya men­cio­na­dos.

En cuen­to a Mó­ni­ca, bas­ta con leer “El sép­ti­mo can­da­do” (2005) pa­ra dar­se cuen­ta de esa reali­dad sen­sual: «Hú­me­da es­pe­ra / Na­ca­ra­dos la­bios / sus­pi­ran los jaz­mi­nes / de la no­che // Tu bo­ca lle­ga / se­dien­ta de ma­nan­tia­les / sus­ci­tan­do acer­ca­mien­tos// se atraen / se re­du­cen / se aco­rra­lan / y so­fo­can las som­bras que cu­bren su­do­res / de si­len­cios.//» (pág. 32).

Asi­mis­mo, «Na­da en mí se ha­bía apa­ga­do / de­ba­jo de mi piel / se agi­ta­ban va­por y la­va. // Na­da en ti se ha­lla­ba muer­to / tus raíces de ébano / es­cul­pían mi cuer­po. //» (Ibíd., pág. 66).

Res­pec­to a Ra­món, re­sul­ta su­fi­cien­te con de­gus­tar del poe­ma­rio “Al­ma de ca­mi­nan­te” (2010), don­de el lec­tor ha de im­buir­se con el sen­sua­lis­mo cam­pu­sa­niano: «Me cu­bro con tu des­nu­dez / bo­rras las que­jas del tiem­po// Mi alien­to aca­ri­cia tu voz / si­go tus hue­llas / mis pa­sos se pier­den en tu cuer­po / Tu fuen­te agu­di­za mi sed / tu ca­lor en­fría mi al­ma / y mi sen­da se pier­de en tu nor­te. //» (pág. 35).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.