An­to­lo­gía de la poe­sía hi­güe­ya­na

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - An­to­nio Val­dez Hi­jo ER­NES­TO RI­VE­RA (DUKE) re­dac­cion@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Uno de nues­tros más ins­pi­ra­dos va­tes, cu­yo nom­bre ver­da­de­ro era Fer­nan­do An­to­nio Val­dez Pé­rez, na­ció el día 30 de ma­yo de 1899. Hi­jo de don An­to­nio Val­dez Lo­ve­la­ce y Te­re­sa Pé­rez Mar­cano.

Su pri­mer maes­tro fue Dio­ni­cio Ar­tu­ro Tron­co­so (Don Chu­cho), co­no­ci­do edu­ca­dor, y el gra­do de pre­pa­ra­ción in­te­lec­tual que al­can­zó de­ja­ba sor­pren­di­do a quie­nes te­nían la oca­sión de tra­tar­lo.

Di­cen que su elo­cuen­cia era tal, que po­día emu­lar a un tri­buno ro­mano. Di­cen que el pre­si­den­te Ho­ra­cio Vás­quez lo es­cu­chó en una alo­cu­ción en la que le dio la bien­ve­ni­da al club Unión Due­ya­na, y gra­ta­men­te sor­pren­di­do le pro­me­tió en­viar­lo a París a con­ti­nuar sus es­tu­dios, lo que no pu­do ser por­que le sor­pren­dió la muer­te en la flor de la ju­ven­tud.

Lla­ma­do ca­ri­ño­sa­men­te To­ñé, al­gu­nos de sus con­tem­po­rá­neos lo des­cri­bían co­mo un ami­go en­tra­ña­ble y sin­ce­ro, de pa­la­bra e ins­pi­ra­ción fá­cil, por lo que re­sul­ta­ba una agra­da­ble com­pa­ñía. To­ca­ba la gui­ta­rra y can­ta­ba con una voz no bri­llan­te, pe­ro agra­da­ble.

Fue tam­bién dis­cí­pu­lo de Jo­sé Au­di­lio San­ta­na, y co­mo él, edu­ca­dor y poe­ta. Co­mo edu­ca­dor, di­cen que fue mag­ní­fi­co; co­mo pe­ta, fino y sen­si­ti­vo. El doc­tor Mos­co­so Pue­llo de­cía de él que te­nía un ero­tis­mo mu­cho más fino que el de Apo­li­nar Per­do­mo.

Con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Sil­veCi­vil ria Du­rán, con quien pro­creó a sus hi­jos Fer­nan­do An­to­nio y Te­re­sa Ame­lia. Pa­ra Fer­nan­do es­cri­bió: “Los ver­sos a mi hi­jo”; pa­ra ella, “A mi hi­ja Te­re­sa Ame­lia”.

Pe­se a su ju­ven­tud, fue maes­tro de mu­chos de sus con­tem­po­rá­neos, lo mis­mo que de ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes. Vi­vió ape­nas 29 años, y mu­rió en el apo­geo de su carrera poé­ti­ca.

Aun­que no es­cri­bió li­bros, de­jó un gran acer­bo li­te­ra­rio en las pá­gi­nas del Lis­tín Dia­rio, así co­mo en las re­vis­tas Pan­fi­lia, Re­na­ci­mien­to, Blan­co y Ne­gro, y en el Dia­rio de Ma­co­rís.

Era una na­cio­na­lis­ta fu­ri­bun­do, y cuan­do la in­ter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na de 1916, to­man­do co­mo tri­bu­na ca­rre­ta ti­ra­da por bue­yes, aren­gó y le­van­tó el for­vor pa­trio de la ju­ven­tud hi­güe­ya­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.