Un fi­nal ines­pe­ra­do

El Tiempo - - OPINIÓN - Os­car Que­za­da oque­za­da@edi­to­ra­ba­va­ro.com

TCa­si caí­da la no­che del pa­sa­do lu­nes, cuan­do re­gre­sa­ba a Hi­güey, don­de re­si­día por cues­tión de tra­ba­jo, una ba­la que sa­lió de la na­da apa­gó la vi­da de Héc­tor Luís Cruz Báez, mien­tras via­ja­ba en un au­to­bús de trans­por­te pú­bli­co.

El pro­yec­til que ma­tó a es­te hom­bre irrum­pió el cris­tal del vehícu­lo y se alo­jó lue­go en su ca­be­za. Las imá­ge­nes mues­tran a es­te hom­bre cual si es­tu­vie­ra dor­mi­do, lo que es co­mún en­tre quie­nes ex­pe­ri­men­tan la dul­ce sen­sa­ción de via­jar lar­gas dis­tan­cias sin el sa­gra­do com­pro­mi­so de un vo­lan­te en las ma­nos.

Héc­tor Luís qui­zás iba en­tre­te­ni­do es­cu­chan­do mú­si­ca o re­gis­tran­do los pun­tos que los via­je­ros to­man de re­fe­ren­cia pa­ra me­dir el tiem­po es­ti­ma­do de lle­ga­da. Quién sa­be. O tal vez fa­bri­can­do un plan men­tal pa­ra mu­dar a La Al­ta­gra­cia a su fa­mi­lia, es­po­sa e hi­jos, si los te­nía, co­mo hi­ci­mos quie­nes op­ta­mos por vi­vir y tra­ba­jar en di­ver­sos queha­ce­res en es­ta pro­vin­cia.

Lo úni­co cier­to es que a sus 30 años Héc­tor Luís mu­rió de for­ma fa­tal, co­mo na­die se me­re­ce, ni el más des­al­ma­do de los se­res hu­ma­nos. To­do ocu­rrió tan rá­pi­do que po­si­ble­men­te mu­chos pa­sa­je­ros se pro­yec­ta­ron en aquel cuer­po sin vi­da, en­san­gren­ta­do, que ya­cía en un asien­to con­ver­ti­do en le­cho de muer­te.

Oja­lá que el fi­nal in­me­re­ci­do y amar­go que tu­vo Héc­tor Luís sir­va al me­nos pa­ra re­fle­xio­nar en torno al mis­te­rio en­vol­ven­te de ese con­cep­to in­des­ci­fra­ble lla­ma­do muer­te.

Cual­quie­ra pu­do ha­ber si­do el des­afor­tu­na­do. Pe­ro el turno gris de ir­se a des­tiem­po fue pa­ra Héc­tor Luis. Nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción, por ob­je­ti­va y jus­ta que sea, se­rá ja­más su­fi­cien­te pa­ra cal­mar a una fa­mi­lia con el co­ra­zón vuel­to añi­cos en es­te mo­men­to de an­gus­tias y de­sola­ción.

Sa­ber si fue una ba­la per­di­da o un aten­ta­do con fi­nes de­li­be­ra­dos, ser­vi­rá pa­ra im­po­ner cas­ti­go al res­pon­sa­ble de un he­cho abo­mi­na­ble; re­pu­dia­ble. De­ter­mi­nar una co­sa o la otra, es un asun­to que les com­pe­te a los in­ves­ti­ga­do­res del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y la Po­li­cía Na­cio­nal.

Se­rá só­lo cues­tión de tiem­po, si es que exis­te real­men­te la vo­lun­tad de co­no­cer a fon­do las cir­cuns­tan­cias que cir­cun­dan la ba­la que la­pi­dó es­ta vi­da útil. Mien­tras tan­to, a los que vie­ron de cer­ca un epi­so­dio cri­mi­nal po­co co­mún les que­da el sa­bor amar­go de una ex­pe­rien­cia no desea­da.

¿Por qué ocu­rren es­tas cosas? Na­die lo sa­be. Hay reali­da­des que no re­sis­ten más que sim­ples co­men­ta­rios, co­mo es­te es­cri­to. Oja­lá que el fi­nal in­me­re­ci­do y amar­go que tu­vo Héc­tor Luís sir­va al me­nos pa­ra re­fle­xio­nar en torno al mis­te­rio en­vol­ven­te de ese con­cep­to in­des­ci­fra­ble lla­ma­do muer­te.

Y tam­bién pa­ra ser cada vez más cons­cien­tes de lo te­nue y sen­si­ble que es la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.