An­to­lo­gía de la poe­sía hi­güe­ya­na

Pe­dro Du­cou­dray

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - ER­NES­TO RI­VE­RA (DU­KE) redaccion@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Otro hi­jo de don Eus­ta­quio Du­cou­dray y su es­po­sa Jua­ni­ca Cha­las, lo fue el poe­ta Pe­dro Du­cou­dray. Co­mo sus otros her­ma­nos, tam­bién fue buen poe­ta y tam­bién co­mo ellos de­di­có gran par­te de su vi­da al ma­gis­te­rio, y fue­ron va­rias las ge­ne­ra­cio­nes a quie­nes re­par­tió el pan de la en­se­ñan­za.

Se unió en ma­tri­mo­nio con do­ña Sil­ve­ri­na Du­rán, con la cual pro­creó a sus hi­jos Ela­dio, tam­bién edu­ca­dor u a Gi­se­la. Des­pués se se­pa­ra­ron y ella, ca­sa­da en se­gun­das nup­cias con An­to­nio Val­dez hi­jo, pro­creó a Fer­nan­do y Te­re­sa Ame­lia.

De fá­cil y pro­fun­da ins­pi­ra­ción, ver­da­de­ra­men­te bohe­mio, se dio en los úl­ti­mos años de su vi­da a la be­bi­da y sus úl­ti­mos días fue­ron tris­tes, ca­si los de un enaje­na­do.

Hum­ber­to Du­cou­dray

Tam­bién de la ho­no­ra­ble fa­mi­lia for­ma­da por don Eus­ta­quio Du­cou­dray y do­ña Jua­ni­ca Cha­las, es el li­cen­cia­do J. Hum­ber­to Du­cou­dray, me­jor co­no­ci­do co­mo Lo­lón. Al igual que sus de­más her­ma­nos, com­bi­nó su pro­fe­sión de abo­ga­do con las le­tras, y es­ta­ble­ció un bu­fe­te en San Pe­dro de Ma­co­rís en la épo­ca do­ra­da en que esa ciu­dad em­pe­za­ba a des­co­llar co­mo cen­tro de la cul­tu­ra.

Al igual que su her­mano Ser­vio Tu­lio, fue mag­ní­fi­co poe­ta, sien­do con­si­de­ra­dos am­bos co­mo de lo me­jor de Par­na­so Do­mi­ni­cano. Se les ha con­si­de­ra­do co­mo ro­mán­ti­cos por ex­ce­len­cia jun­to a Por­fi­rio Herrera, Fe­de­ri­co Ber­mú­dez, Be­lar­mino Ri­jo y Vir­gi­lio Díaz Or­dó­ñez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.