Con­de­na­dos de por vi­da

El Tiempo - - OPINIÓN - Ru­bén Da­río Cas­ti­llo Cas­ti­llo 2020tvluz@gmail.com

LEn la ma­yo­ría de los paí­ses, no en­cuen­tran la ma­ne­ra pa­ra li­diar con el ha­ci­na­mien­to en las pri­sio­nes. Sin em­bar­go, Ho­lan­da tie­ne el pro­ble­ma opues­to: es­ca­sez de de­lin­cuen­tes pa­ra en­ce­rrar. En los úl­ti­mos años han ce­rra­do más de 20 cár­ce­les, y hay pla­nes de ce­rrar más por fal­ta de per­so­nas que de­lin­can. ¿Qué han he­cho los ho­lan­de­ses pa­ra lo­grar tal ha­za­ña?

Los en­car­ga­dos del sis­te­ma de pri­sio­nes de Ho­lan­da di­cen: "en el ser­vi­cio ho­lan­dés nos fi­ja­mos en el in­di­vi­duo. Si al­guien tie­ne un pro­ble­ma de dro­gas, tra­ta­mos su adic­ción. Si son agre­si­vos, pro­por­cio­na­mos te­ra­pia pa­ra cal­mar su ira. Si tie­nen pro­ble­mas de di­ne­ro, les da­mos ase­so­ra­mien­to pa­ra ma­ne­jar la deu­da. Tra­ta­mos de eli­mi­nar lo que lo lle­vó a de­lin­quir".

En es­te sen­ti­do, es opor­tuno des­ta­car que ha­cen só­lo 10 años, Ho­lan­da te­nía una de las ta­sas de en­car­ce­la­mien­to más al­tas de Eu­ro­pa. Hoy, una de las ta­sas más ba­jas, con ape­nas 57 per­so­nas por ca­da 100,000 ha­bi­tan­tes.

Al com­pa­rar nues­tro país con la reali­dad ho­lan­de­sa, guar­dan­do la de­bi­da dis­tan­cia, re­sul­tan es­ca­lo­frian­tes los re­sul­ta­dos. Ho­lan­da tie­ne en la ac­tua­li­dad al­re­de­dor de 17 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con una po­bla­ción car­ce­la­ria de 8,000 per­so­nas. En cam­bio, los en­ce­rra­dos en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na as­cien­den a 30,000 per­so­nas, de los cua­les los pre­ven­ti­vos re­pre­sen­tan el 64%, con ape­nas 11 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. A su vez, to­do pa­re­ce in­di­car que és­ta ten­den­cia con­ti­nua­rá em­peo­rán­do­se.

De acuer­do al Ob­ser­va­to­rio Na­cio­nal del Mer­ca­do La­bo­ral Do­mi­ni­cano del Mi­nis­te­rio del Tra­ba­jo, los fa­mo­sos Ni­nis, jó­ve­nes en­tre 10 y 30 años que no tra­ba­jan, no es­tu­dian ni bus­can tra­ba­jo, re­pre­sen­tan el 14.31%, equi­va­len­tes a 636,833 per­so­nas. Asi­mis­mo, si ese por­cen­ta­je se apli­ca a la po­bla­ción ac­tual es­ti­ma­da en 11 mi­llo­nes de per­so­nas, los Ni­nis su­pe­ran el mi­llón de jó­ve­nes.

Por con­si­guien­te, sin lu­gar a du­das te­ne­mos un cue­llo de bo­te­lla. Una gran pro­por­ción de nues­tros jó­ve­nes no es­tu­dian, no tra­ba­jan ni bus­can tra­ba­jo, pe­ro vi­ven. ¿Có­mo lo ha­cen? ¿Vi­ven de sus pa­dres? ¿De­lin­quen? ¿El nar­co­trá­fi­co? Es evi­den­te que ahí es­tá una ra­zón fun­da­men­tal pa­ra el cre­ci­mien­to de la de­lin­cuen­cia. Y, a su vez, cuan­do caen pre­sos en­ton­ces no hay re­edu­ca­ción, y tam­po­co se bus­ca tra­ba­jar la cau­sa que pro­vo­ca­ron sus ac­tos de­lin­cuen­cia­les. To­do lo con­tra­rio. El sis­te­ma los fi­cha, y ya no pue­den tra­ba­jar ni in­ser­tar­se a la so­cie­dad, es­to es, son con­de­na­dos de por vi­da a de­lin­quir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.