Jó­ve­nes pan­di­lle­ros siem­bran el te­rror en la es­cue­la San Fran­cis­co de Asís de Hi­güey

El Tiempo - - ESPEJO DE EL TIEMPO - Ro­may­ra Mor­la rmor­la@edi­to­ra­ba­va­ro.com

La in­se­gu­ri­dad en es­te cen­tro edu­ca­ti­vo man­tie­ne ate­mo­ri­za­dos a es­tu­dian­tes, per­so­nal do­cen­te y ad­mi­nis­tra­ti­vo, quie­nes son cons­tan­te­men­te ame­na­za­dos y ase­dia­dos por es­tos an­ti­so­cia­les. Ha ha­bi­do días en los que, in­clu­so, han te­ni­do que sus­pen­der las cla­ses por te­mor a re­ci­bir al­gún ti­po de agre­sión.

HI­GÜEY. Al sa­lir de la es­cue­la a las 6:10 de la tar­de, ho­ra en la que to­da­vía hay gen­te en la ca­lle, uno de los miem­bros de la ban­da que tie­ne en zo­zo­bra a la es­cue­la San Fran­cis­co de Asís ame­na­za a la jo­ven Lo­lia­na Poue­riet Aponte, quien es maes­tra sus­ti­tu­ta en es­te plan­tel.

La do­cen­te di­ce que fue ame­na­za­da di­cién­do­le que si no lo lle­va­ba en su mo­tor le da­ría “una ga­lle­ta” (bo­fe­ta­da) y se lo qui­ta­ría de ma­la ma­ne­ra. Na­rró que esos an­ti­so­cia­les per­te­ne­cen a pan­di­llas de los ba­rrios de La Flo­ri­da, Los So­to “aba­jo” y una par­te de San Fran­cis­co.

Ellos tam­bién le ad­vir­tie­ron en una oca­sión al por­te­ro que si no le de­jan en­trar a la es­cue­la le iban a dar tres pu­ña­la­das, y ade­más le lan­za­ron bo­te­llas.

“Nues­tra es­cue­la co­rre pe­li­gro; aquí ve­ni­mos a ofre­cer el pan de la en­se­ñan­za y lo que po­de­mos ha­cer es des­gra­ciar­nos la vi­da con esos pan­di­lle­ros; sen­ti­mos mie­do y las au­to­ri­da­des de­be­rían ve­nir en nues­tro au­xi­lio”, en­fa­ti­zó Poue­riet Aponte.

En tan­to que la pro­fe­so­ra Ma­nue­la Her­nán­dez, quien tam­bién im­par­te cla­ses en es­te cen­tro y re­si­de ha­ce 40 años en el ba­rrio San Fran­cis­co, sos­tu­vo que va­rios ado­de les­cen­tes se co­lo­can en la puer­ta a las 2:00 de la tar­de pa­ra aco­sar a las es­tu­dian­tes y fal­tar­le el res­pe­to a los maes­tros. Di­jo que to­da­vía son un po­co ma­ne­ja­bles, pe­ro en­tien­de que lle­ga­rá un mo­men­to en que to­do se sal­drá de con­trol.

“Re­cien­te­men­te, hu­bo ti­ros, se sa­ca­ron pu­ña­les; no es al­go nue­vo, pe­ro aquí te­ne­mos que pre­ser­var nues­tra vi­da y la de los es­tu­dian­tes; no que­re­mos que nos ma­ten un mu­cha­cho o hie­ran a al­guien”, de­plo­ró Poue­riet Aponte.

An­te es­ta si­tua­ción, la Aso­cia­ción de Pa­dres, Ma­dres, Tu­to­res y Ami­gos de la Es­cue­la (Ap­mae) se vio en la ne­ce­si­dad de sus­pen­der la do­cen­cia el pa­sa­do lu­nes, por te­mor a que sus hi­jos sean agre­di­dos por las ban­das.

El pre­si­den­te de la Ap­mae de San Fran­cis­co de Asís, Raúl Ro­drí­guez, ex­pli­có que es­ta es­cue­la tie­ne va­rias ne­ce­si­da­des, pe­ro la que más preo­cu­pa a la co­mu­ni­dad, al cuer­po do­cen­te y ad­mi­nis­tra­ti­vo, es la fal­ta de se­gu­ri­dad, ya que no cuen­ta con un agen­te de se­gu­ri­dad ni vi­gi­lan­cia noc­tur­na por par­te de las au­to­ri­da­des, ade­más de la fal­ta de per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Asi­mis­mo, aña­dió que ha­ce dos me­ses rea­li­za­ron una pro­tes­ta en re­cla­mo del cam­bio de una se­cre­ta­ria, la cual tras­la­da­ron y no en­via­ron a na­die en su sus­ti­tu­ción. Se que­jan que la res­pues­ta del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ha si­do tí­mi­da.

“Las au­to­ri­da­des de Edu­ca­ción de­ben ha­cer su tra­ba­jo, ga­ran­ti­zán­do­le la se­gu­ri­dad de ca­da una de las per­so­nas que la­bo­ran allí, que ellos pue­dan tra­ba­jar en un cli­ma de ar­mo­nía, que los equi­pos y ma­te­ria­les de la es­cue­la que tan­to es­fuer­zo le cos­tó a la co­mu­ni­dad con­se­guir se les ava­le que no se­rán sus­traí­dos por los la­dro­nes”, des­ta­có Ro­drí­guez.

Re­pre­sa­lias

En tan­to que el di­rec­tor de es­ta es­cue­la, Án­gel Ron­dón, ma­ni­fes­tó que ha­ce dos años y 8 me­ses que asu­mió es­te car­go, fru­to de una si­tua­ción si­mi­lar a la que hoy en­fren­tan. A su lle­ga­da em­pe­zó a ade­cen­tar el cen­tro. Es de­cir, eli­mi­nó las pan­di­llas que ope­ra­ban den­tro del plan­tel de cla­se.

Eso ha pro­vo­ca­do que ha­ya una re­pre­sa­lia, ya que úl­ti­ma­men­te en­tran desapren­si­vos a rom­per los can­da­dos y des­or­ga­ni­zan to­do. “He­mos si­do ame­na­za­dos, ellos di­cen que si nos lla­man la po­li­cía ve­rán lo que va a pa­sar, por lo que de­be­mos evi­tar eso, por­que si ma­tan a una per­so­na va a apa­re­cer de to­do. A la sa­li­da, apa­re­cen con pu­ñal, ma­che­tes y pis­to­las chi­le­na, y por la ne­ce­si­dad de pre­ser­var la vi­da más que la edu­ca­ción los pa­dres no en­vían a sus hi­jos a la es­cue­la”, se­ña­ló Ron­dón.

De igual ma­ne­ra, ex­pre­só que es­te cen­tro que tie­ne la se­gun­da po­bla­ción más al­ta de es­tu­dian­tes del Dis­tri­to Edu­ca­ti­vo 1201, aquí tra­ba­jo só­lo, soy apar­te de di­rec­tor, coor­di­na­dor, se­cre­ta­rio, di­gi­ta­dor, en­car­ga­do de re­cur­sos hu­ma­nos, en­ton­ces por más vo­lun­tad que yo ten­ga voy a su­frir un des­gas­te fí­si­co y a en­fer­mar­me”, in­di­có.

Tam­bién fal­tan maes­tros, y ha­bía una do­cen­te que los mis­mos pa­dres le pa­ga­ban. Ade­más, se le pa­ga­ba a una per­so­na pa­ra que cui­da­ra la es­cue­la de no­che, pe­ro

se es­ta­ba in­cu­rrien­do en un gas­to de más de 30 mil pe­sos men­sua­les. “Y no cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra sus­ten­tar ese gas­to de un per­so­nal que de­be ser nom­bra­do por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción”, apun­tó Ron­dón.

En cuan­to a los ca­sos an­te­rio­res, di­jo que en es­ta es­cue­la se han he­cho más de cin­co ro­bos, lle­gó a de­po­si­tar 34 co­mu­ni­ca­cio­nes a las au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas, pe­ro las so­lu­cio­nes han si­do mí­ni­mas.

Edu­ca­ción

Con la fi­na­li­dad de dar res­pues­tas a la si­tua­ción de es­te cen­tro edu­ca­ti­vo, el téc­ni­co del Dis­tri­to Edu­ca­ti­vo 12-01, Ra­món An­dú­jar Do­mín­guez del Car­men, en­ca­be­zó un en­cuen­tro con la di­rec­ti­va de la Ap­mae de San Fran­cis­co y el cuer­po do­cen­te pa­ra bus­car una so­lu­ción sa­tis­fac­to­ria.

De igual ma­ne­ra, pun­tua­li­zó que en ho­ra­rio noc­turno se ha­rá un pa­tru­lla­je al­re­de­dor de la es­cue­la; tam­bién ha­brá agen­tes po­li­cia­les a la ho­ra de la en­tra­da y sa­li­da de los es­tu­dian­tes.

“El per­so­nal do­cen­te y ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra de una for­ma em­pe­zar a re­sol­ver la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad que tie­nen que en­fren­tar a dia­rio”, sos­tu­vo An­dú­jar. Asi­mis­mo, pa­ra re­for­zar la se­gu­ri­dad del cen­tro se su­birá la ver­ja pe­ri­me­tral. En cuan­to a las otras de­man­das que exi­gían, di­jo que le en­via­ron una se­cre­ta­ria de in­me­dia­to. “Tam­bién se tra­ba­ja­rá con­jun­ta­men­te con la so­cie­dad de pa­dres, jun­tas de cen­tro y de ges­tión. Re­pa­ra­cio­nes en el área de in­for­má­ti­ca, se re­mo­za­rá la uni­dad de odon­to­lo­gía, ver­jas pro­tec­to­ras en los lu­ga­res que sean ne­ce­sa­rio”, in­di­có An­dú­jar.

Acla­ró que la vo­lun­tad de Edu­ca­ción es la de so­lu­cio­nar­le to­dos los pro­ble­mas por­que son par­te de ellos y le due­le cual­quier si­tua­ción que pue­dan te­ner y les so­li­ci­tó que con­fíen en que van a cum­plir su com­pro­mi­so.

Por otro la­do, el co­ro­nel Gui­ller­mo Ce­de­ño, su­per­vi­sor y di­rec­tor re­gio­nal de la Po­li­cía Es­co­lar, ex­pli­có que por el mo­men­to no pue­de de­jar­le un agen­te fi­jo en la es­cue­la, pe­ro sí les ase­gu­ró que ya hi­zo una so­li­ci­tud de un nue­vo miem­bro y que des­de que és­te lle­gue se­rá de­sig­na­do en es­ta es­cue­la de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Tam­bién se com­pro­me­tió a que en la ho­ra de las sa­li­das ha­brá una pa­tru­lla pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad a los es­tu­dian­tes, maes­tros y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo.

Al con­cluir la reunión del pa­sa­do miér­co­les en­tre los maes­tros, miem­bros de la Ap­mae y au­to­ri­da­des edu­ca­ti­vas, la di­rec­ti­va de la Ap­mae de­ci­dió reanu­dar la do­cen­cia y dar un vo­to de con­fian­za a Edu­ca­ción.

Es­cue­la San Fran­cis­co de Asís.

Án­gel Ron­dón, di­rec­tor Fran­cis­co de Asís. de la Es­cue­la San

Miem­bros de la Ap­mae de la Es­cue­la San Fran­cis­co de Asís.

Lo­lia­na Poue­riet.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.