¿Qué es­tá pa­san­do en Hi­güey?

El Tiempo - - OPINIÓN -

Leer el re­por­ta­je que es­cri­bió la pe­rio­dis­ta Ro­may­ra Mor­la so­bre el ni­vel de vio­len­cia a la que an­ti­so­cia­les han so­me­ti­do a es­tu­dian­tes, así co­mo al per­so­nal do­cen­te y ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Es­cue­la San Fran­cis­co de Asís, pa­re­ce una pe­lí­cu­la de te­rror.

El re­por­te in­di­ca que jó­ve­nes se han da­do a la ta­rea de apos­tar­se en el cen­tro edu­ca­ti­vo, en don­de a la ho­ra de la sa­li­da han arre­me­ti­do con­tra es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y han has­ta lle­ga­do a ame­na­zar de muer­te a uno de los vi­gi­lan­tes.

Son va­rios los tes­ti­mo­nios com­pi­la­dos en es­ta his­to­ria, que más que un re­por­ta­je pe­rio­dís­ti­co pa­re­ce una de las no­ve­las de fic­ción es­cri­ta por cual­quie­ra de los maes­tros de la li­te­ra­tu­ra universal. Uno de ellos es el de Lo­lia­na Poue­riet Aponte, pro­fe­so­ra sus­ti­tu­ta que tu­vo que ce­der y mon­tar en su mo­to a uno de esos jó­ve­nes, quien la ame­na­zó de agre­dir­la y des­po­jar­la del vehícu­lo.

Lo que pa­re­ce un he­cho que ha afec­ta­do a ese cen­tro edu­ca­ti­vo du­ran­te al­gún tiem­po, la pa­sa­da se­ma­na to­mó ri­be­tes muy se­rios, con un in­ci­den­te en don­de hu­bo ar­mas blan­cas y de fue­go.

La si­tua­ción por la que atra­vie­sa la Es­cue­la San Fran­cis­co de Asís de­be lla­mar de in­me­dia­to la aten­ción de las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y, so­bre to­do, a los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do, ya que re­sul­ta­ría im­po­si­ble de pen­sar o creer que un gru­po de jó­ve­nes han de­ci­di­do po­ner en zo­zo­bra un cen­tro edu­ca­ti­vo en un pue­blo.La pro­tec­ción de los cen­tros edu­ca­ti­vos de­be ser un pos­tu­la­do sa­gra­do pa­ra cual­quier go­bierno de turno, ya que es jus­ta­men­te allí a don­de ca­da día asis­ten ni­ños y ado­les­cen­tes que es­tán for­jan­do su ni­vel de apren­di­za­je pa­ra po­ner­lo al ser­vi­cio de la so­cie­dad.

To­da­vía en La Al­ta­gra­cia, y nos atre­ve­mos a ase­gu­rar que a ni­vel na­cio­nal, las de­no­mi­na­das “pan­di­llas” no han to­ma­do el cuer­po y la fuer­za que tie­nen en otras na­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na.

Al­ber­ga­mos la es­pe­ran­za de que lo de la San Fran­cis­co de Asís se­rá un ca­so que las au­to­ri­da­des le en­con­tra­rán una so­lu­ción en lo in­me­dia­to y que no se re­pro­du­ci­rá en otros cen­tros edu­ca­ti­vos ni de Hi­güey ni de la re­gión Es­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.