El amor in­con­di­cio­nal

El Tiempo - - OPINIÓN - Wan­da Ri­jo

Hoy ha­blo una pa­la­bra de aliento a aque­llos que han es­ta­do en so­le­dad, re­cha­zo, de­pre­sión, me­nos­pre­cio, en fra­ca­so y sin es­pe­ran­za: co­rre al amor in­con­di­cio­nal del Pa­dre ce­les­tial y su alieno trae­rá vi­da y es­pe­ran­za a tu co­ra­zón y te le­van­ta­rá con la fuer­za in­des­truc­ti­ble de su amor que to­do lo cree, to­do lo es­pe­ra, to­do lo so­por­ta, to­do lo da, to­do lo per­do­na.

La ma­yor ne­ce­si­dad del hom­bre es el amor; es el po­der ser ama­do y amar a al­guien más.

Ca­da día más se va tras di­ver­sos pla­ce­res, lu­ga­res, per­so­nas, et­cé­te­ra, en bus­ca de ese amor sin po­der en­con­trar­lo y po­der sa­ciar su ne­ce­si­dad de amor.

El mis­mo hom­bre por su or­gu­llo y ego ha he­cho de al­go sen­ci­llo y sim­ple co­mo el amar y ser ama­do al­go tan com­pli­ca­do que pa­re­cie­ra ca­si im­po­si­ble lo­grar­lo.

Cuan­do el hom­bre sus­ti­tu­ye el amor por el in­te­rés y la con­ve­nien­cia pro­pia se vuel­ve egoís­ta, ol­vi­da por com­ple­to lo que nos di­ce su pa­la­bra: ama­rás a tu pró­ji­mo co­mo a ti mis­mo.

Hoy día ve­mos es­ta ne­ce­si­dad de amor en el ma­tri­mo­nio, en los pa­dres, ma­dres, fa­mi­lia, en la so­cie­dad, en los ni­ños, en los jó­ve­nes, en los an­cia­nos y aún en los cre­yen­tes de las igle­sias, cuan­do la fuen­te del amor que es Dios es­tá dis­po­ni­ble in­con­di­cio­nal­men­te.

El amor in­con­di­cio­nal es un amor da­dor y sa­cri­fi­cial: de tal ma­ne­ra amó Dios al mun­do, que dio a su hi­jo en sa­cri­fi­cio por ti y por mí, pa­ra sal­var­nos y per­do­nar­nos. El amor in­con­di­cio­nal sa­na las he­ri­das más pro­fun­das del al­ma, y res­tau­ra un co­ra­zón que ha si­do des­pe­da­za­do por el do­lor.

Me he da­do cuen­ta que he­mos es­ta­do preo­cu­pa­dos por apren­der a: en­se­ñar, a bai­lar, a can­tar, a ser bue­nos pro­fe­sio­na­les, por apren­der mu­chas co­sas, pe­ro no he­mos apren­di­do a amar por­que só­lo po­de­mos apren­der aque­llo que de­ci­di­mos apren­der y pa­ra amar in­con­di­cio­nal­men­te ten­drás que de­ci­dir­lo.

Só­lo ese amor in­con­di­cio­nal tie­ne el po­der pa­ra cam­biar y trans­for­mar vi­das, per­so­nas, fa­mi­lias, ciu­da­des, na­cio­nes, etc.

Fue pre­ci­sa­men­te el amor in­con­di­cio­nal de Dios que lle­gó a mi vi­da cuan­do más ne­ce­si­ta­ba ser ama­da, y acep­ta­da de una ma­ne­ra in­con­di­cio­nal, que ha trans­for­ma­do mi vi­da de una ma­ne­ra so­bre­na­tu­ral, al dar­me va­lor, acep­ta­ción, iden­ti­dad, li­ber­tad y pro­pó­si­to, cam­bian­do mi la­men­to en bai­le, y mis no­ches os­cu­ras, so­las y tris­tes, en una vi­da lle­na de es­pe­ran­za que pue­de aún lle­var aliento y vi­da por la pa­la­bra del tes­ti­mo­nio a aque­llos que ne­ce­si­tan aliento.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.