El efec­to Dun­ning-Kru­ger

El Tiempo - - VARIEDADES - Emi­lio Ji­mé­nez

El efec­to Dun­ning Kru­ger, es una des­via­ción en el pro­ce­di­mien­to men­tal que lle­va a las per­so­nas que tie­nen po­cos co­no­ci­mien­tos a sen­tir­se su­pe­rio­res y con­si­de­rar­se más in­te­li­gen­tes que otros in­di­vi­duos más ca­pa­ces y pre­pa­ra­dos. Es­ta des­via­ción o dis­tor­sión les ha­ce creer que sus ap­ti­tu­des y sus com­pe­ten­cias es­tán por en­ci­ma de lo que real­men­te es­tán.

Es­te con­cep­to fue acu­ña­do por Da­vid Dun­ning y Jus­tin Kru­ger, aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, quie­nes lle­ga­ron a la con­clu­sión que las per­so­nas con me­nos com­pe­ten­cias in­ter­pre­ten de for­ma erró­nea sus pro­pias ca­pa­ci­da­des. Pa­ra es­tos in­di­vi­duos es muy com­pli­ca­do ser cons­cien­tes de sus li­mi­ta­cio­nes o de­bi­li­da­des, sue­len mos­trar­se in­ca­pa­ces de re­co­no­cer los mé­ri­tos y ha­bi­li­da­des de los de­más.

Tal co­mo se­ña­lan Dun­ning y Kru­ger, es­ta per­cep­ción irreal se de­be a que las ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias pa­ra ha­cer al­go bien son, pre­ci­sa­men­te, las ha­bi­li­da­des re­que­ri­das pa­ra po­der es­ti­mar acer­ta­da­men­te el pro­pio desem­pe­ño en la ta­rea.

Si al­go po­de­mos apren­der del efec­to Dun­ning-Kru­ger es que no de­be­mos ha­cer mu­cho ca­so cuan­do al­guien nos di­ga que es “muy bueno” en al­go, o que “sa­be mu­chí­si­mo” de tal o cual co­sa. De­pen­de­rá de có­mo esa per­so­na es­ti­me sus pro­pias ca­pa­ci­da­des el que pue­da es­tar erra­do en uno u otro sen­ti­do.

Ade­más, es im­por­tan­te que ani­mes a las per­so­nas que pa­de­cen el efec­to Dun­ning Kru­ger a que se for­men en aque­llas áreas en las que tie­nen po­cos o nu­los co­no­ci­mien­tos. Es­to les pro­por­cio­na­rá una do­sis de reali­dad y les per­mi­ti­rá ser más hu­mil­des y más cons­cien­tes de que no lo sa­ben to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.