El es­trés es­tra­te­gia adap­ta­ti­va del or­ga­nis­mo

El Tiempo - - VARIEDADES - Pa­tri­cia He­re­dia phe­re­dia@edi­to­ra­ba­va­ro.com

HI­GÜEY. El es­trés es una es­tra­te­gia adap­ta­ti­va de nues­tro or­ga­nis­mo de ma­ne­ra na­tu­ral pa­ra ac­ti­var­se an­te un mo­men­to de ame­na­za o de exi­gen­cias nue­vas. Es de­cir, son reac­cio­nes pun­tua­les an­te un pe­li­gro po­ten­cial, que per­mi­te el en­fren­ta­mien­to o la hui­da de la si­tua­ción que lo es­tá pro­vo­can­do, pe­ro cuan­do se des­en­ca­de­na en el ám­bi­to la­bo­ral es com­ple­jo.

Así lo de­ta­lla la psi­có­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­lin­güís­ti­ca, Ma­rian Ri­jo, quien di­jo que el es­trés la­bo­ral sur­ge co­mo un des­equi­li­bro en­tre la de­man­da del tra­ba­jo y la ca­pa­ci­dad que tie­ne el in­di­vi­duo pa­ra cum­plir con es­tas. “El pro­ble­ma se ori­gi­na cuan­do esa ac­ti­va­ción del or­ga­nis­mo se da de ma­ne­ra ex­ce­si­va o de mo­do muy pro­lon­ga­do, lo que lo con­vier­te en un es­trés pa­to­ló­gi­co o en una si­tua­ción se­ria y per­ju­di­cial pa­ra el in­di­vi­duo”, apun­tó Ri­jo.

Co­men­tó que el es­trés la­bo­ral se ma­ni­fies­ta cuan­do el in­di­vi­duo em­pie­za a pre­sen­tar sín­to­mas en los que se ve un de­te­rio­ro, qui­zás de su sa­lud, pues a ni­vel fí­si­co pre­sen­ta fa­ti­ga, y sien­te que no pue­de li­diar con las si­tua­cio­nes y con las exi­gen­cias que tie­ne en su tra­ba­jo.

Sos­tu­vo que es­ta si­tua­ción afec­ta muy se­ria­men­te a las per­so­nas que lo pa­de­cen. “En la em­pre­sa le afec­ta en el ren­di­mien­to de pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­ja­dor, y a ni­vel psi­co­ló­gi­co, por­que pue­de que pre­sen­te an­sie­dad y de­pre­sión, en lo fí­si­co se pre­sen­ta fal­ta de sue­ño, fa­ti­ga cons­tan­te y se sien­te can­sa­do por­que el cuer­po es­tá en una so­bre ac­ti­va­ción, gas­ta mu­cha más ener­gía”, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

Ade­más, ex­te­rio­ri­zó que hay per­so­nas que tie­nen un au­men­to del apetito y co­men com­pul­si­va­men­te, y otros sien­ten náu­seas y una al­te­ra­ción en el sis­te­ma di­ges­ti­vo y no co­men.

Sus­ten­tó que es­ta si­tua­ción a lar­go pla­zo le pue­de pro­vo­car a las per­so­nas que lo pa­de­cen pro­ble­mas de hi­per­ten­sión, car­dio­vas­cu­la­res, en­tre otros tras­tor­nos.

Sin em­bar­go, ex­pli­có que sen­tir es­trés en el tra­ba­jo y en otras áreas de nues­tras vi­das no siem­pre es ma­lo, “pues en al­gún mo­men­to es­te pue­de mo­ti­var­nos y ac­ti­var­nos pa­ra eje­cu­tar al­go que ten­ga­mos que ha­cer, pe­ro que el pro­ble­ma se da cuan­do el in­di­vi­duo sien­te que no pue­de lle­var las car­gas y res­pon­sa­bi­li­da­des es­ta­ble­ci­das”.

Psi­có­lo­ga y Ma­rian Ri­jo. es­pe­cia­lis­ta en neu­ro­lin­güís­ti­ca,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.