¡Trif­fo­lio lo ven­ció!

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Lo­bar­ne­chea1@ho­tmail.com CÉ­SAR ME­DI­NA PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor

El que­ri­do co­le­ga y ami­go Juan Cruz Trif­fo­lio es­tá de re­gre­so a ca­sa des­pués de nue­ve lar­gos me­ses en el Presby­te­rian Hos­pi­tal de Nueva York lu­chan­do con­tra un cán­cer lin­fá­ti­co vo­raz que en va­rias oca­sio­nes lo lle­vó al bor­de de la muer­te de­bi­do a la in­ten­si­dad de las in­fu­sio­nes qui­mio­te­ra­péu­ti­cas.

Se le prac­ti­có exi­to­sa­men­te un tras­plan­te de mé­du­la, re­ba­só una neu­mo­nía que le lle­vó a la sa­la de cui­da­dos in­ten­si­vos, fue ais­la­do por días de­bi­do a su es­ta­do tan de­li­ca­do y en me­nos de ocho me­ses de tra­ta­mien­to per­dió ca­si 40 ki­los de pe­so. Los mé­di­cos del Presbty­te­rian lo de­cla­ra­ron li­bre de cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas en su cuer­po, y el pa­sa­do do­min­go re­tor­nó de­fi­ni­ti­va­men­te al lar na­ti­vo. Trif­fo­lio es un ejem­plo de va­lor y co­ra­je en la lu­cha con­tra un mie­lo­ma que se le diag­nos­ti­có tan sor­pre­si­va­men­te co­mo mi car­ci­no­ma al hí­ga­do y fren­te al que tam­bién com­ba­to a bra­zos par­ti­dos por­que no me ven­ce­rá con fa­ci­li­dad… Si es que lo lo­gra, por­que es­toy re­suel­to a dar­le pe­lea has­ta el úl­ti­mo día.

Ayer, mien­tras yo re­ci­bía la cuar­ta in­fu­sión de qui­mio, me ha­bla­ba con elo­gios de Trif­fo­lio el doc­tor Ra­fael Lan­ti­gua, que lo lle­vó de la mano co­mo su mé­di­co in­ter­nis­ta du­ran­te to­do el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co.

Muy emo­cio­na­do, Lan­ti­gua re­cor­dó el mo­men­to tan an­gus­tian­te en que ad­mi­tió a Trif­fo­lio en el Presby­te­rian con un pro­nós­ti­co tan ca­tas­tró­fi­co: el trans­plan­te de mé­du­la no era so­lo ne­ce­sa­rio sino tam­bién ur­gen­te por­que el cán­cer le ha­bía to­ma­do li­te­ral­men­te to­do el cuer­po: des­de la zo­na pél­vi­ca has­ta la par­te su­pe­rior del cue­llo, y avan­za­ba sin con­trol ha­cia el ce­re­bro… ¡No ha­bía tiem­po que per­der! … Lu­chó co­mo fie­ra he­ri­da … A Pro­pó­si­to: ¡Lan­ti­gua! Es­toy co­no­cien­do de cer­ca aquí en el hos­pi­tal Presby­te­rian al doc­tor Ra­fael Lan­ti­gua. El con­tac­to ini­cial pa­ra que me de­ja­ra guiar por él me lo hi­zo un her­mano que­ri­do, Mi­guel Var­gas… Pe­ro el día an­tes de ve­nir, el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na lo pri­me­ro que hi­zo fue lla­mar­lo y pe­dir­le que me vie­ra. Me­jor re­co­men­da­do no po­día es­tar…

… Pe­ro fue­ra de to­do eso, he tra­ta­do a un ser hu­mano ex­tra­or­di­na­rio, fue­ra de lo co­mún, a una emi­nen­cia de la me­di­ci­na con­sa­gra­do a su vo­ca­ción pro­fe­sio­nal y al ser­vi­cio siem­pre de los más ne­ce­si­ta­dos.

Ade­más, es un au­tén­ti­co lí­der de la co­mu­ni­dad do­mi­ni­ca­na aquí en Nueva York. Des­de los más en­cum­bra­dos po­lí­ti­cos has­ta el más hu­mil­de obre­ro quie­re co­no­cer­lo, abra­zar­lo, agra­de­cer­le…

¡… Con un plus adi­cio­nal: la hu­mil­dad es el si­nó­ni­mo de su gran­de­za! … Trif­fo­lio no se arre­dró, y en cam­bió le plan­tó ca­ra a una en­fer­me­dad que desafia­ba su exis­ten­cia. Co­mo pu­do, se tras­la­dó in­me­dia­ta­men­te a Nueva York --don­de con­ta­ba con fa­mi­lia­res y ami­gos--, y en cues­tión de ho­ras es­ta­ba en ma­nos del doc­tor Lan­ti­gua que lo lle­vó de in­me­dia­to a Glo­bal Ser­vi­ce que tan efi­cien­te la­bor rea­li­za pa­ra ese cen­tro hos­pi­ta­la­rio.

El tras­plan­te no pu­do ha­cer­se de in­me­dia­to por ri­go­res pro­to­co­la­res, a pe­sar de que Trif­fo­lio te­nía al do­nan­te del ór­gano re­ge­ne­ra­ti­vo que ha­bía que re­im­plan­tar­le…

… Si­guie­ron se­ma­nas de lar­ga es­pe­ra, es­tu­dios ra­dio­ló­gi­cos ex­te­nuan­tes, me­di­cio­nes cons­tan­tes de los va­lo­res san­guí­neos y el ago­ta­mien­to del turno de es­pe­ra en un qui­ró­fano que --a pe­sar de su enor­me ca­pa­ci­dad--, tie­ne de­man­da ex­tra por tra­tar­se del hos­pi­tal clí­ni­co-ex­pe­ri­men­tal de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

Aún así, el pe­rio­dis­ta do­mi­ni­cano man­tu­vo la fe en que las co­sas sal­drían co­mo las pla­nea­ron sus mé­di­cos… Y lle­gó el día de la ci­ru­gía de al­to ries­go por tra­tar­se de un adul­to ma­yor con me­nor to­le­ran­cia a re­ci­bir un ór­gano nue­vo. En los ni­ños el por­cen­ta­je de éxi­to de ese ti­po de ope­ra­ción clí­ni­ca se mul­ti­pli­ca por cin­co…

… La ci­ru­gía fue exi­to­sa, pe­ro la re­cu­pe­ra­ción trau­má­ti­ca. En el ca­mino su­frió va­rias des­com­pen­sa­cio­nes in­tes­ti­na­les que le cau­sa­ron la pér­di­da no pro­gra­ma­da de más de 40 li­bras de pe­so, ade­más de las gran­des di­fi­cul­ta­des pa­ra con­tro­lar­las. “Por mo­men­tos pen­sa­mos que lo per­de­ría­mos…”, me con­fió el doc­tor Lan­ti­gua…

… Trif­fo­lio --gra­cias a su arro­jo y va­len­tía--, ven­ció el cán­cer. ¡Yo tam­bién lo ha­ré! Se lo pro­me­to a Trif­fo­lio… y a Lan­ti­gua.

Da­ni­lo Me­di­na

Cruz Trif­fo­lio

Ra­fael Lan­ti­gua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.