El PRM sien­do PRD

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - PU­BLI­CA DE LU­NES A SÁ­BA­DO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor or­lan­do­gil@cla­ro.net.do Or­lan­do Gil

ESO SE VEÍA VE­NIR.-

El PRM qui­so lla­mar­se en prin­ci­pio PRD ma­yo­ri­ta­rio, cuan­do to­da­vía no se sa­bía có­mo le ha­bía ido a ca­da ban­do en el re­par­to. Lo de ma­yo­ri­ta­rio se ex­pli­ca­ba en te­ner ga­be­la con su so­lo na­ci­mien­to. El pri­mer re­sul­ta­do elec­to­ral le dio ca­bi­da al he­cho que que­ría im­po­ner sin prue­ba. Lo de PRD se des­cu­bre aho­ra al in­ten­tar rea­li­zar un pro­ce­so in­terno. Al igual que el PRD an­ti­guo no cu­bre la pla­za ni cum­ple con los pla­zos es­ta­ble­ci­dos pa­ra su con­ven­ción. PRM sien­do PRD. Así que aho­ra se tie­ne qué lo qué. Véa­se, pues. Los vo­ce­ros ofi­cia­les y de gru­pos si­guen di­cien­do que to­do va bien, y los me­dios lo pu­bli­can, aun cuan­do la reali­dad sea otra. El run run era tan fuer­te que se hi­zo ver­dad a fuer­za pro­pia. La con­ven­ción se­rá pos­pues­ta, y el pro­ble­ma aho­ra no es la fe­cha, sino có­mo de­cir­lo. Aun­que de nin­gún mo­do sor­pren­de­rá, sea que lo anun­cien es­ta se­ma­na o la que vie­ne, pues des­de el ini­cio se sos­pe­cha­ba que eso ocu­rri­ría. El tiem­po es muy cor­to, el 26 co­rre y mu­chas ta­reas es­tán pen­dien­tes, o in­con­clu­sas. Tam­po­co hay mu­cho di­ne­ro, y en es­te tiem­po no pue­de ha­cer­se po­lí­ti­ca --del gé­ne­ro que fue­re-- sin re­cur­sos. Na­da más hay que dar­se cuen­ta de que el fi­nan­cia­mien­to es uno de los te­mas más di­fí­ci­les en la Ley de Par­ti­dos….

LOS DE­MÁS ASUN­TOS.-

Igual los de­más as­pec­tos del pro­ce­so. La lo­gís­ti­ca no flu­ye ade­cua­da­men­te por in­ca­pa­ci­dad u ol­vi­do de los res­pon­sa­bles. Lo peor en po­lí­ti­ca es no re­cor­dar a tiem­po lo apren­di­do. El PRM no tie­ne ex­pe­rien­cia en con­sul­ta in­ter­na, pe­ro sus di­ri­gen­tes sí la tu­vie­ron cuan­do eran PRD. Lo bueno, si es bueno, bueno siem­pre. La co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra no aca­ba de apro­bar el re­gla­men­to, aun cuan­do di­ce te­ner un bo­rra­dor, y que se se­pa, tam­po­co cro­no­gra­ma. Lo del pa­drón ¡ay Dios! lo del pa­drón. Jue­gan con ci­fras, co­mo si con­ta­ran con un ába­co, pe­ro el pro­pó­si­to es en­tre­te­ner. ¿Có­mo pue­den dar­se nú­me­ros si to­da­vía no se de­pu­ra el nue­vo re­gis­tro? Si es a lo que co­ja mi bon, la suer­te se­rá gi­ta­na. La idea de­be­ría ser par­tir de ce­ro, pues de no ser así, la so­lu­ción se­rá peor que el pro­ble­ma. Por ejem­plo, ¿có­mo de­ter­mi­nar la do­ble mi­li­tan­cia si no se ha­ce el con­si­guien­te cru­ce de pa­dro­nes? ¿Se pi­dió a los de­más par­ti­dos que pres­ten sus lis­tas de miem­bros pa­ra con­fron­tar y ex­cluir? La di­li­gen­cia, si se hi­zo, fue tan clan­des­ti­na que ni las otras or­ga­ni­za­cio­nes se en­te­ra­ron. Ade­más, nin­guno que­rría dar in­for­ma­ción que pue­da lue­go ser­vir de cu­chi­lla pa­ra su gar­gan­ta. Ca­da cual de­be me­dir por sus me­dios el acei­te de su vehícu­lo…

CU­RIO­SO Y DE­CI­SI­VO.-

Re­sul­ta cu­rio­so que mien­tras el par­ti­do con­fron­ta pro­ble­mas que no son na­da del otro mun­do, y que con más tiem­po --di­ce-- pue­de re­sol­ver, los gru­pos avan­zan en sus pre­pa­ra­ti­vos. Si fue­ra por ellos, el 26 o an­tes. Por ejem­plo, la gen­te de Luis Abi­na­der tie­ne to­do un pro­to­co­lo de se­lec­ción de sus can­di­da­tos a to­das las po­si­cio­nes de di­rec­ción. Si se cum­ple lo es­ta­ble­ci­do en el pa­pel, en­tre ellos no ha­brá di­fi­cul­ta­des. Se­rán di­ri­gen­tes los que lle­nen los re­qui­si­tos y ha­gan lo pro­pio. Los se­gui­do­res de Hi­pó­li­to Me­jía se de­can­tan por igual. Tie­nen su pro­to­co­lo y es­tán en con­di­cio­nes de apli­car­lo. In­clu­so fan­fa­rro­nean. Cuen­tan que sus opo­nen­tes le co­pia­ron el pro­ce­di­mien­to. La pre­gun­ta no se ha­ce es­pe­rar, ¿por qué las ten­den­cias tie­nen ma­ne­ras y no el par­ti­do en su con­jun­to? Sin du­da que los in­tere­ses de la fac­ción es­tán pri­me­ros y por en­ci­ma de la cir­cuns­tan­cia de la or­ga­ni­za­ción. Lo par­ti­cu­lar an­tes que lo ge­ne­ral. Lo im­por­tan­te es que ga­ne Luis Abi­na­der o Hi­pó­li­to Me­jía y no que el PRM lle­ne, co­mo se­ría lo jus­to, las ex­pec­ta­ti­vas. Si el par­ti­do fue­ra la ins­tan­cia prin­ci­pal, es­tas pu­jas no ten­drían ra­zón de ser y mu­cho me­nos se­rían de­ci­si­vas. Aun­que na­die pue­de que­jar­se, pues­to que son fuer­zas mo­tri­ces, to­do lo mue­ven y sin ellas no exis­ti­ría di­ná­mi­ca in­te­rior ni vi­da pro­pia…

FAL­TA VO­CE­RO.-

¿Qué di­rá la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra cuan­do anun­cie la pos­po­si­ción de la con­ven­ción? El pun­to es in­tere­san­te, pues los que van ha­blan­do ba­jo cuer­da son di­ri­gen­tes del par­ti­do y no ne­ce­sa­ria­men­te par­te de la coor­di­na­ción. No se co­no­ce de un ac­to for­mal en que la di­rec­ción del par­ti­do ha­ya en­tre­ga­do el po­der o la autoridad a la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra. La voz can­tan­te, aun­que no se oi­ga, no es la de To­ni Ra­ful, sino la de An­drés Bau­tis­ta. O en su de­fec­to, la de Je­sús –Chu– Vás­quez. Na­da ex­tra­or­di­na­rio, pe­ro no es lo jus­to, lo ade­cua­do, lo con­ve­nien­te. Cuan­do la pren­sa re­fie­re la po­si­bi­li­dad de que Bau­tis­ta y Vás­quez con­ti­núen al fren­te del par­ti­do, ¿con quién ha­bla? De se­gu­ro que no con Ra­ful, y no ne­ce­sa­ria­men­te con Bau­tis­ta o con Vás­quez, pe­ro sí con en­te­ra­dos, y pa­ra es­tar en co­no­ci­mien­to de la si­tua­ción de­be ser­se par­te de la cú­pu­la. Ese de­cir por de­más crea con­fu­sión, pues na­die lo asu­me pú­bli­ca­men­te, y ade­más al­te­ra el or­den es­ta­ble­ci­do. Los es­ta­tu­tos man­dan que cuan­do un al­to car­go pro­cu­re re­pe­tir, es­to es, re­ele­gir­se, de­be re­nun­ciar con seis me­ses de an­ti­ci­pa­ción. Bau­tis­ta pu­do, y no lo hi­zo. Vás­quez tam­bién, y tam­po­co. Tal vez eso sea lo di­fí­cil de in­for­mar y no la pos­po­si­ción de la con­sul­ta. Co­mo la co­mi­sión or­ga­ni­za­do­ra no ejer­ce, no hay a quién pre­gun­tar…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.