FUN­DA­CIÓN SALESIANA DON BOS­CO Es­te muer­to no se llo­ra

Listin Diario - - OPINIÓN - LUIS RO­SA­RIO

Na­da de llo­ros o de pla­ñi­de­ras, al es­ti­lo de los tiem­pos an­ti­guos, que re­co­gían las lá­gri­mas en una va­si­ja pa­ra co­lo­car­la jun­to a los res­tos de la per­so­na fa­lle­ci­da, co­mo tes­ti­mo­nio del do­lor de la se­pa­ra­ción.

No. Es­te muer­to no se llo­ra, por pro­fun­do que pue­da ser el do­lor de la des­pe­di­da. En lu­gar de llo­rar, hay que le­van­tar la ca­be­za con san­to orgullo, al re­co­no­cer la gran­de­za del tes­ti­mo­nio de quien lla­ma­mos Ro­sa­rio Pi­lo­ne­ro, PI­LO ca­ri­ño­sa­men­te.

Es de Don Bos­co la ex­pre­sión, con­sig­na­da en su tes­ta­men­to es­pi­ri­tual: “Cuan­do su­ce­da que un sa­le­siano cai­ga y ce­se de vi­vir tra­ba­jan­do por las al­mas, en­ton­ces di­rán que nues­tra Con­gre­ga­ción ha te­ni­do un gran triun­fo….”. Y el maes­tro Pi­lo­ne­ro mu­rió tra­ba­jan­do, a pe­sar de sus 91 años de edad, dán­do­le a la Fa­mi­lia Salesiana la opor­tu­ni­dad de agra­de­cer in­men­sa­men­te a Dios su tes­ti­mo­nio de con­sa­gra­ción y amor.

Des­de que lle­gó co­mo mi­sio­ne­ro a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en el año 1950, no hi­zo otra co­sa sino tra­ba­jar por el bien de nues­tra ju­ven­tud, co­mo pro­fe­sor y ad­mi­nis­tra­dor de la Es­cue­la Agrí­co­la Salesiana de Mo­ca (la Gran­ja Agrí­co­la) y lue­go en La Ve­ga.

Lo mis­mo hi­zo cuan­do desem­pe­ñó, des­de 1993, su mi­sión en Ja­ra­ba­coa, don­de es­tu­vo has­ta el fi­nal de su vi­da te­rre­na. En la ciu­dad de la eter­na pri­ma­ve­ra,

Ltra­ba­jó tam­bién in­can­sa­ble­men­te en la Obra So­cial Pro­gre­so de los Pue­blos.

Con me­re­ci­da ra­zón fue re­co­no­ci­do en 1975 con la Or­den al Mé­ri­to de Duar­te, Sán­chez y Me­lla, en el gra­do de Ca­ba­lle­ro. Y en el año 2001, con la Or­den al Mé­ri­to de Duar­te Sán­chez y Me­lla con el gra­do de Ofi­cial.

Mu­chos de los re­co­no­ci­mien­tos los re­ci­bió jun­to a su com­pa­ñe­ro in­se­pa­ra­ble, el tam­bién sa­le­siano ita­liano maes­tro Es­te­ban Boz­za. Jun­tos vi­nie­ron des­de Ita­lia a ser­vir a la ju­ven­tud de nues­tro país. Y, en el mis­mo año, y a la mis­ma edad, to­ma­ron el vue­lo ha­cia el Pa­raí­so Sa­le­siano que el Se­ñor tie­ne re­ser­va­do a quie­nes le sir­ven en for­ma con­sa­gra­da al es­ti­lo de Don Bos­co.

Más que re­co­ger nues­tras lá­gri­mas en va­si­jas pa­ra co­lo­car­las jun­to al si­tio don­de re­po­san los res­tos del Sr. Pi­lo­ne­ro, hacemos aco­pio de sus obras y tra­ba­jos, que, co­mo el me­jor de los do­mi­ni­ca­nos, reali­zó en bien de nues­tra ju­ven­tud.

En lu­gar de llo­rar, aplau­di­mos y can­ta­mos de ale­gría, por­que el nom­bre de Don Bos­co ha si­do pues­to en al­to, por el ejem­plo y en­tre­ga de es­te ita­liano que vino pa­ra que­dar­se en nues­tra tie­rra, ofre­cien­do su vi­da por el país que le do­lía co­mo si fue­ra el su­yo.

Es­te muer­to no se llo­ra; más bien lo le­van­ta­mos con orgullo y ale­gría es­pi­ri­tual, pa­ra que to­dos apren­da­mos, que así, se ha­ce pa­tria. a re­vis­ta co­rres­pon­dien­te al mes de ju­nio de 1913 del Ate­neo Do­mi­ni­cano, la más an­ti­gua ins­ti­tu­ción cul­tu­ral del país, es bue­na mues­tra de la al­tu­ra de mi­ras de quie­nes la sos­te­nían por aque­llos años, y muy es­pe­cial­men­te de don Fe­de­ri­co Hen­rí­quez y Car­va­jal, su pre­si­den­te.

Va­rios do­mi­ni­ca­nos de van­guar­dia, en­tre ellos el ve­ne­ra­ble don Fe­de­ri­co, se car­tea­ban con el gran es­cri­tor uru­gua­yo Jo­sé En­ri­que Ro­dó, quien ha­bía pu­bli­ca­do su fa­mo­so en­sa­yo “Ariel” en el año de 1900, co­mo con­tun­den­te pro­tes­ta con­tra la expansión an­glo­sa­jo­na a cos­ta de las na­cio­nes de Amé­ri­ca, ini­cia­da du­ran­te la Gue­rra His­pano-Ame­ri­ca­na de 1898. Pa­ra Ro­dó, co­mo pa­ra Jo­sé Mar­tí, am­bos mo­der­nis­tas, la­ti­noa­me­ri­ca­nis­tas y pa­trio­tas, el na­cien­te im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano so­lo po­día ser fre- na­do por la ju­ven­tud la­ti­noa­me­ri­ca­na, im­bui­da de al­tos idea­les cul­tu­ra­les y de­mo­crá­ti­cos, a par­tir de la de­fen­sa de nues­tra iden­ti­dad com­par­ti­da.

En el nú­me­ro ya se­ña­la­do de la re­vis­ta, don Fe­de­ri­co le co­men­ta­ba a su ad­mi­ra­do ami­go uru­gua­yo el ha­ber re­ci­bi­do un nú­me­ro de la re­vis­ta “Mes li­te­ra­rio”, de Co­ro, Ve­ne­zue­la, don­de tu­vo la gra­ta oca­sión de leer un ar­tícu­lo de su so­brino, Pe­dro Hen­rí­quez Ure­ña, ba­jo el tí­tu­lo “La obra de Ro­dó”, y otro de es­te úl­ti­mo de­di­ca­do a Bo­lí­var, ti­tu­la­do “El Li­ber­ta­dor juz­ga­do por Ro­dó”. Con inocul­ta­ble ca­ri­ño y res­pe­to, don Fe­de­ri­co co­men­ta­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.