Ven­det­ta con­tra Ro­ber­to

Listin Diario - - OPINIÓN - Ruddy L. Gon­zá­lez PU­BLI­CA TO­DOS LOS MIÉR­CO­LES

Ro­ber­to Ro­sa­rio, con vir­tu­des y de­fec­tos, fue un gran eje­cu­ti­vo de la Jun­ta Cen­tral Elec­to­ral, un gran fun­cio­na­rio de la na­ción.

Te­nía que ser un hom­bre rí­gi­do, de­ci­si­vo y de­ci­di­do pa­ra po­der or­ga­ni­zar y di­ri­gir con éxi­to unos co­mi­cios ca­da vez más com­ple­jos y com­pe­ti­ti­vos co­mo los ce­le­bra­dos en los úl­ti­mos pro­ce­sos en que he­mos es­co­gi­do Pre­si­den­te y Vi­ce, le­gis­la­do­res y au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les.

Las elec­cio­nes de las au­to­ri­da­des del país se com­pli­ca ca­da vez más. Has­ta los años ’80 los co­mi­cios se con­cen­tra­ban, prin­ci­pal­men­te, en la es­co­gen­cia del Pre­si­den­te y Vi­ce. Hoy la lu­cha por los pues­tos en el Se­na­do y la Cá­ma­ra de Dipu­tados y en es­pe­cial en los ayun­ta­mien­tos, se ha con­ver­ti­do en una gran com­pe­ten­cia na­cio­nal más du­ra y com­ple­ja.

Ro­ber­to Ro­sa­rio fue un gran eje­cu­ti­vo de la Jun­ta por­que no so­lo cum­plió el com­pro­mi­so de elec­to­ral, sino que ju­gó el rol de prin­ci­pa­lía en el con­flic­ti­vo te­ma del pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción y re­co­no­ci­mien­to del sta­tus de mi­lla­res de in­mi­gran­tes, la gran ma­yo­ría in­do­cu­men­ta­dos y/o en con­di­ción de ile­ga­les, dan­do cum­pli­mien­to a la sen­ten­cia 168-13 del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

El cum­pli­mien­to de su de­ber so­bre el sta­tus de los in­do­cu­men­ta­dos, en es­pe­cial el es­pi­no­so te­ma de los hai­tia­nos, le gano a Ro­ber­to Ro­sa­rio se­rios cho­ques con sec­to­res de po­der, co­mo la Em­ba­ja­da de Es­ta­dos Uni­dos, y/ o de una cla­que me­diá­ti­ca, co­mo mu­cha in­ci­den­cia en im­por­tan­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción, quie­nes pre­ten­dían que se le­ga­li­za­ran, in­clu­so que se les die­ra la na­cio­na­li­dad do­mi­ni­ca­na, a mi­lla­res de ex­tran­je­ros que vi­ven en el país sin un sta­tus le­gal y/o a mi­lla­res que na­cie­ron en el país, hi­jo de ex­tran­je­ros en con­di­cio­nes de ile­ga­les.

Es­ta po­si­ción ta­jan­te le cos­tó lo que al­gu­nos con­si­de­ran una ig­no­mi­nia: la can­ce­la­ción del vi­sa­do a Es­ta­dos Uni­dos, lo que fue he­cho en me­dio de una ac­ción de es­pec­tácu­lo sin pre­ce­den­tes, con­tra un fun­cio­na­rio de esa ca­te­go­ría. Hoy, fue­ra de la Jun­ta, los de­mo­nios se arre­mo­li­nan en torno a un com­plot, una ven­det­ta, en que par­ti­ci­pan sus enemi­gos pú­bli­cos, in­clui­dos al­gu­nos que se pre­sen­tan co­mo ‘ami­gos’ y has­ta ‘co­rre­li­gio­na­rios’, por pro­fe­sión o sim­pa­tías po­lí­ti­cas, y su ob­je­ti­vo es des­truir­lo, ani­qui­lar­lo, ha­cer­lo un gui­ña­po. Los que co­no­cen a Ro­ber­to Ro­sa­rio sa­ben que no se que­da­rá de bra­zos cru­za­dos pa­ra ser sa­cri­fi­ca­do. Los que no lo co­no­cen, es­toy se­gu­ro, ten­drán un ‘hue­so du­ro de roer’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.