Cár­cel a jue­ces de­lin­cuen­tes

Listin Diario - - OPINIÓN - Al­fre­do Frei­tes PU­BLI­CA DE LU­NES A VIER­NES

El Con­se­jo del Po­der Ju­di­cial anun­cia la des­ti­tu­ción co­mo jue­za en la Cá­ma­ra Ci­vil y Co­mer­cial del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia del Dis­tri­to Ju­di­cial de San Pe­dro de Ma­co­rís, de Mar­cia Re­yes Silvestre, por cul­pas gra­ves en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes pe­ro se omi­te có­mo se lle­gó a esas con­clu­sio­nes y si hu­bo el de­bi­do pro­ce­so pa­ra que la ma­gis­tra­da de­fen­die­ra su hon­ra. Ya es fre­cuen­te que a jue­ces se le car­guen cul­pas y sean ba­rri­dos del tren ju­di­cial sin mu­chos mi­ra- mien­tos, pe­ro to­do que­da en la can­ce­la­ción del nom­bra­mien­to. Al pa­re­cer pa­ra los ma­gis­tra­dos de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia la des­ti­tu­ción y la sub­si­guien­te se­pa­ra­ción del car­go, son su­fi­cien­te cas­ti­go y tam­bién se per­ci­be co­mo de apli­ca­ción su­ma­ria.

Va­rios ac­tos de di­fe­ren­tes impu­tacio­nes se han atri­bui­do a jue­ces que ejer­cían en dis­tin­tas lo­ca­li­da­des del país. En mu­chos de los ca­sos les se­ña­lan com­pli­ci­dad con de­lin­cuen­tes has­ta cha­pu­zas con ma­ti­ces de co­lu­sión de­lic­ti­va en el dic­ta­do de sen­ten­cias.

Se ha cri­ti­ca­do que a los pre­sun­tos im­pli­ca­dos se les ha san­cio­na­do sin una con­vo­ca­to­ria a un jui­cio don­de pu­die­ran ha­cer va­ler sus ar­gu­men­tos, al­go que de ser cier­to se­ría una vio­la­ción ele­men­tal a los de­re­chos in­di­vi­dua­les, y co­me­ti­dos por los más al­tos jue­ces de la Re­pú­bli­ca.

Sin em­bar­go, lo que más lla­ma a la aten­ción ciu­da­da­na es que los ha­lla­dos cul­pa­bles y san­cio­na­dos con la ex­pul­sión del sis­te­ma ju­di­cial no son en­cau­za­dos por com­pli­ci­dad en de­li­tos. Un juez que se con­vi­da y usa su po­der pa­ra fa­vo­re­cer a de­lin­cuen­tes de­bía ser lle­va­do a la jus­ti­cia co­mo cóm­pli­ce de los de­li­tos atri­bui­dos a los fa­vo­re­ci­dos y ade­más por vio­la­ción a las nor­mas pro­ce­sa­les y los có­di­gos pe­na­les y éti­cos.

Un ofi­cial de la ley con­tra quien se ob­tie­nen prue­bas de ha­ber vio­la­do la ley tie­ne que ser cas­ti­ga­do con más ri­gor que un ciu­da­dano co­mún, por­que usa de sus pri­vi­le­gios pa­ra im­par­tir jus­ti­cia y se in­ser­ta en una aso­cia­ción de mal­he­cho­res pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos. Na­die ig­no­ra que los so­bor­nos que pa­gan esos de­lin­cuen­tes de­ben ser al­tí­si­mos por­que el juez se jue­ga su car­go y hon­ra.

El fla­man­te ca­so que afec­ta a una abo­ga­da de San Pe­dro de Ma­co­rís es uno más. Ya es ru­ti­na­rio que po­li­cías, jue­ces y fis­ca­les sean atra­pa­dos en fal­ta sin ma­yo­res con­se­cuen­cias que per­der el em­pleo e in­ha­bi­li­ta­ción por un tiem­po. Así no de­be ser. Es­to ame­ri­ta re­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.