DIS­CUR­SO AC­TO. JO­SÉ L. CORRIPIO FU­TU­RO SE CONS­TRU­YE SO­BRE LOS CI­MIEN­TOS DEL PA­SA­DO

Em­pre­sa­rio ex­pre­sa que el do­mi­ni­cano abre su co­ra­zón co­mo muy po­cas per­so­nas sa­ben ha­cer­lo. "Es un pue­blo no­ble, so­li­da­rio y digno que en­tien­de el su­fri­mien­to ajeno y lo ha­ce su­yo", agre­gó.

Listin Diario - - LA REPÚBLICA -

Ho­no­ra­bles le­gis­la­do­res Dis­tin­gui­dos mi­nis­tros Dis­tin­gui­dos miem­bros del Cuer­po Di­plo­má­ti­co y Con­su­lar Dis­tin­gui­dos re­pre­sen­tan­tes y miem­bros de las 100 ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas ho­me­na­jea­das es­ta no­che, a las cua­les les reite­ra­mos nues­tro agra­de­ci­mien­to, y que cons­ti­tu­yen la ra­zón de ser de es­te even­to. Dis­tin­gui­dos miem­bros de la Fun­da­ción Corripio Com­pa­ñe­ros de las em­pre­sas del Gru­po Corripio Dis­tin­gui­dos in­vi­ta­dos Ami­gos de la pren­sa Que­ri­dos fa­mi­lia­res

Sean to­dos y to­das muy bien­ve­ni­dos

“Don­de no se con­ser­va pia­do­sa­men­te la he­ren­cia de lo pa­sa­do, ri­ca o po­bre, gran­de o pe­que­ña, no es­pe­re­mos que bro­te un pen­sa­mien­to ori­gi­nal, ni sur­ja una idea cau­ti­va­do­ra”.

Es­tas ex­pre­sio­nes del ilus­tre fi­ló­lo­go es­pa­ñol don Mar­ce­lino Me­nén­dez Pe­la­yo, de­bie­ran es­tar im­pre­sas en los fron­tis­pi­cios de to­dos nues­tros plan­te­les de en­se­ñan­za, pa­ra que nues­tra ju­ven­tud en­ten­die­ra y com­pren­die­ra la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen de co­no­cer su ori­gen y de cons­truir el fu­tu­ro so­bre los ci­mien­tos del pa­sa­do, que no es otra co­sa que las tra­di­cio­nes que dan sen­ti­do y con­ti­nui­dad a la obra de nues­tros pa­dres fun­da­do­res.

La an­te­rior ex­pre­sión po­dría re­du­cir­se, en bre­ves pa­la­bras, si afir­ma­mos que to­do aquel que no sa­be de dón­de vie­ne, di­fí­cil­men­te sa­be ha­cia dón­de va.

Es­ta no­che y en es­te ac­to, nues­tra fa­mi­lia se une con ale­gría al pen­sa­mien­to men­cio­na­do, más allá de los for­ma­lis­mos y so­lem­ni­da­des que im­po­ne el lu­gar y el mo­men­to.

Ha­ce 100 años, mi tío, Ra­món Corripio, y po­co tiem­po des­pués, mi pa­dre, Ma­nuel, cru­za­ron el océano de lo in­cier­to rum­bo a es­ta ben­di­ta tie­rra, en bus­ca de una me­jor vi­da pa­ra ellos y pa­ra sus fa­mi­lias.

No es una his­to­ria par­ti­cu­lar, es la sim­ple his­to­ria de to­dos los que es­ta­mos aquí pre­sen­tes y que po­de­mos con­tar. La de cual­quie­ra de nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos, por­que es la his­to­ria de los sue­ños, de los an­he­los, de la es­pe­ran­za que lle­va den­tro de sí to­do ser hu­mano cuan­do se mar­cha de su te­rru­ño, pa­ra po­der brin­dar un me­jor fu­tu­ro a su gen­te.

Es pro­pi­cio re­cor­dar es­tas his­to­rias de in­mi­gran­tes, por­que hoy co­mo ayer, la hu­ma­ni­dad se en­cuen­tra fren­te a gran­des desafíos. Por do­quier ve­mos flu­jos mi­gra­to­rios cons­tan­tes, po­bla­cio­nes y pue­blos com­ple­tos des­pla­za­dos co­mo con­se­cuen­cia de la gue­rra, la in­to­le­ran­cia, el ham­bre o el odio. Hoy, más que nun­ca, de­be­mos de­sen­tra­ñar el sig­ni­fi­ca­do de es­tas his­to­rias y bus­car sen­ti­do y en­se­ñan­za, pues si co­mo fa­mi­lia po­de­mos es­tar aquí, to­dos reuni­dos el día de hoy, ha si­do úni­ca y ex­clu­si­va­men­te por la Gra­cia de la Di­vi­na Pro­vi­den­cia y por la bon­dad y gran­de­za del pue­blo do­mi­ni­cano. El do­mi­ni­cano abre su co­ra­zón co­mo muy po­cas per­so­nas sa­ben ha­cer­lo. Es un pue­blo no­ble, so­li­da­rio y digno que en­tien­de el su­fri­mien­to ajeno y lo ha­ce su­yo. Por eso, mi­les de emi­gran­tes de di­fe­ren­tes y di­sí­mi­les paí­ses han po­di­do lle­gar aquí, y en­con­trar en es­ta tie­rra un ho­gar y un nue­vo co­mien­zo.

Por es­ta ra­zón, mu­chos ciu­da­da­nos de ori­gen ex­tran­je­ro po­de­mos de­cir con orgullo que so­mos do­mi­ni­ca­nos, por­que es­te país nos hi­zo su­yos. Nos abrió las puer­tas y nos per­mi­tió tra­ba­jar, cre­cer y ver cre­cer a nues­tros hi­jos, nie­tos y biz­nie­tos. No exis­ten pa­la­bras su­fi­cien­tes en to­do nues­tro idio­ma pa­ra dar las gra­cias.

Más que ce­le­brar 100 años de nues­tra lle­ga­da al país, qui­si­mos ce­le­brar un Si­glo Com­par­ti­do de sue­ños, de ilu­sio­nes, de an­he­los y es­pe­ran­zas. Y qué me­jor ma­ne­ra que enal­te­cien­do los prin­ci­pios y va­lo­res del pue­blo do­mi­ni­cano, esos que le han per­mi­ti­do le­van­tar­se des­pués de ha­ber caí­do; y no he­mos en­con­tra­do una me­jor for­ma de ha­cer­lo, que re­co­no­cien­do y ce­le­bran­do el tra­ba­jo cons­tan­te que vie­nen rea­li­zan­do 100 ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas en las 32 pro­vin­cias del país, y que tan so­lo cons­ti­tu­yen una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va del tra­ba­jo que ha­cen cien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal; un tra­ba­jo que nos ha­ce ver y creer en que un me­jor país es po­si­ble a tra­vés del sa­cri­fi­cio, la en­tre­ga y la so­li­da­ri­dad.

Con­tra­rio a lo que pu­die­ra creer­se en un prin­ci­pio, el tra­ba­jo de se­lec­ción no ha si­do fá­cil. Con gra­ta sorpresa he­mos po­di­do cons­ta­tar la enor­me di­ver­si­dad de Ins­ti­tu­cio­nes, de Or­ga­ni­za­cio­nes sin Fi­nes de Lu­cro, de Aso­cia­cio­nes de Ba­se y de per­so­nas, que han he­cho co­mo mi­sión y pro­pó­si­to en su vi­da, la ayu­da al pró­ji­mo en ca­da una de sus áreas de in­ter­ven­ción.

Hay cien­tos de or­ga­ni­za­cio­nes re­par­ti­das en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal que tra­ba­jan por un me­jor país, apo­yan­do y ca­pa­ci­tan­do a los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes; tra­ba­jan­do pa­ra que per­so­nas con al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad pue­dan in­ser­tar­se en la so­cie­dad; ayu­dan­do a que las per­so­nas en­ve­je­cien­tes pue­dan so­bre­lle­var sus vi­das con dig­ni­dad; tra­ba­jan­do por una me­jor edu­ca­ción y una me­jor sa­lud; lu­chan­do por la de­fen­sa y em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer y la igual­dad de gé­ne­ro; ba­ta­llan­do dia­ria­men­te por la sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal; por pre­ser­var los va­lo­res de nues­tra iden­ti­dad cul­tu­ral; por ten­der puen­tes de en­ten­di­mien­to en­tre di­ver­sos co­lec­ti­vos, sec­to­res o na­cio­na­li­da­des; por lo­grar una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va, que ofrez­ca más opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo hu­mano pa­ra to­dos sus ha­bi­tan­tes; en con­clu­sión, tra­ba­jan­do pa­ra man­te­ner en­cen­di­da la lla­ma que Dios pu­so en el co­ra­zón de to­dos los do­mi­ni­ca­nos.

Las ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas aquí pre­sen­tes, a las que hoy ho­me­na­jea­mos y tes­ti­mo­nia­mos nues­tro agra­de­ci­mien­to, tan so­lo cons­ti­tu­yen una pe­que­ña mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va de to­das las que con­tri­bu­yen de ma­ne­ra de­ci­si­va a la me­jo­ría de nues­tro país.

A to­dos us­te­des, y en us­te­des, a to­dos los que no han po­di­do acom­pa­ñar­nos; a to­das esas ins­ti­tu­cio­nes, a to­dos esos hé­roes sin nom­bre, va­ya nues­tro re­co­no­ci­mien­to y agra­de­ci­mien­to, pues po­nen al ser­vi­cio de los de­más lo más pre­cia­do que te­ne­mos, que es la ofren­da de su de­di­ca­ción y par­te de su tiem­po, que es lo mis­mo que de­cir, par­te de sus vi­das.

Mu­chas gra­cias en nom­bre de nues­tra fa­mi­lia, y an­te to­dos los do­mi­ni­ca­nos que re­co­no­ce­mos en su tra­ba­jo dia­rio, la ge­nui­na ex­pre­sión de amor al pró­ji­mo y los va­lo­res y prin­ci­pios que han he­cho po­si­ble es­te her­mo­so país, se­pan que no so­lo cuen­tan con nues­tro re­co­no­ci­mien­to, sino tam­bién con nues­tro apo­yo; co­mo Em­pre­sa, co­mo Fun­da­ción y co­mo Fa­mi­lia. Por­que so­mos com­pro­mi­sa­rios del tra­ba­jo y cree­mos fir­me­men­te en que ca­da quien tie­ne de­re­cho a un me­jor fu­tu­ro, en ape­go a la Ley, a la ética y a los man­da­tos de nues­tros prin­ci­pios re­li­gio­sos, que cons­ti­tu­yen la esen­cia de nues­tra na­cio­na­li­dad.

Que to­da la so­cie­dad se­pa a vi­va voz lo que ha­cen, y que se­pa tam­bién que exis­ten mu­chas for­mas de ayu­dar, de apor­tar, de cons­truir. Que ca­da quien, sin im­por­tar lo pe­que­ño que pue­da ver­se a sí mis­mo, pue­de su­mar es­fuer­zos en es­te pro­ce­so dia­rio y con­ti­nuo de cons­truc­ción de una me­jor so­cie­dad, co­mo Es­ta­do, co­mo na­ción.

Te­ne­mos mu­chos desafíos por de­lan­te, pe­ro nin­guno tan com­pli­ca­do o pe­li­gro­so co­mo los que ya he­mos su­pe­ra­do en nues­tra his­to­ria. De­be­mos mi­rar ha­cia atrás pa­ra po­der ver ha­cia ade­lan­te. De­be­mos bus­car en no­so­tros mis­mos las cla­ves de nues­tro éxi­to co­mo pue­blo.

Apren­da­mos de es­tas ins­ti­tu­cio­nes y per­so­nas que hoy re­co­no­ce­mos. En­con­tre­mos las en­se­ñan­zas de es­tas 100 obras tras­cen­den­tes en es­te si­glo de his­to­ria. Ha si­do mu­cho el ca­mi­nar pa­ra lle­gar has­ta aquí. Pa­ra nues­tra fa­mi­lia, to­do em­pe­zó en una pe­que­ña al­dea per­di­da en los mon­tes de As­tu­rias. Ha­ga­mos un al­to, re­ajus­te­mos la car­ga, y con­ti­nue­mos jun­tos -co­mo has­ta aho­ra- el ca­mino que nos lle­va ha­cia la dig­ni­dad, la jus­ti­cia y la li­ber­tad que to­dos an­he­la­mos.

No quie­ro con­cluir, sin men­cio­nar por sus nom­bres, a al­gu­nos de nues­tros an­te­pa­sa­dos cu­yos res­tos re­po­san el sue­ño eterno, uni­dos pa­ra siem­pre con la tie­rra do­mi­ni­ca­na: Ma­nuel Corripio y Sara Estrada de Corripio, Ra­món Corripio y Leo­nor Ca­ya­do de Corripio, Mer­ce­des Corripio y Ma­nuel Gon­zá­lez Cues­ta, Iso­li­na Corripio, Al­fre­do Alon­so y Lu­cía Gar­cía y con ellos, tam­bién a to­dos aque­llos que en su mo­men­to -co­mo co­la­bo­ra­do­res, han con­tri­bui­do du­ran­te es­tos 100 años a que hoy po­da­mos es­tar an­te us­te­des ex­pre­san­do las gra­cias in­fi­ni­tas a nues­tro pue­blo, co­mo do­mi­ni­ca­nos que so­mos, sin ol­vi­dar nues­tros orí­ge­nes his­pá­ni­cos, que son a la vez la esen­cia del pue­blo do­mi­ni­cano.

Igual­men­te, de­be­mos re­cor­dar a to­dos aque­llos miem­bros de la fa­mi­lia, ami­gos, y co­la­bo­ra­do­res que, des­de los ini­cios de es­ta his­to­ria y en el trans­cur­so de es­tos 100 años, nos han acom­pa­ña­do, así co­mo tam­bién a quie­nes han tra­ba­ja­do fe­bril­men­te en la or­ga­ni­za­ción de es­te ac­to, en es­pe­cial a mi que­ri­da es­po­sa Ana Ma­ría, quien es el dis­cre­to y si­len­cio­so án­gel cus­to­dio de nues­tra só­li­da unión fa­mi­liar; a mis que­ri­dos hi­jos, Ana, Lu­cía, Jo­sé Al­fre­do y Ma­nuel, por su va­lio­sí­si­ma par­ti­ci­pa­ción. Tam­bién, nues­tros agra­de­ci­mien­tos pa­ra Fe­de­ri­co Jo­vi­ne Ri­jo, Mi­guel Jo­sé Mo­ya, Edi­le­nia Tac­tuk, Pilar Al­biac y Jo­sé En­ri­que Pin­tor, por su in­va­lua­ble co­la­bo­ra­ción.

Fi­nal­men­te, es nues­tra in­ten­ción -pa­ra que es­te ac­to no so­lo cons­ti­tu­ya un ejem­plo, sino un man­da­to irre­nun­cia­ble-, que nues­tros des­cen­dien­tes asu­man el re­le­vo fa­mi­liar, con la pe­ren­ne obli­ga­ción de la so­li­da­ri­dad y apo­yo pa­ra con los de­más.

Con­clu­yo mis pa­la­bras, que tan so­lo son un pá­li­do re­fle­jo de la emo­ti­va lla­ma que ar­de en nues­tro co­ra­zón, y una ima­gen im­per­fec­ta de la ex­pre­sión del eterno agra­de­ci­mien­to de nues­tra fa­mi­lia pa­ra con to­do el pue­blo do­mi­ni­cano.

Que la Pro­vi­den­cia Di­vi­na, ben­di­ga a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, a sus pro­pó­si­tos, a su gen­te, y a to­das las fa­mi­lias do­mi­ni­ca­nas.

Mu­chas gra­cias.

ARTURO PÉREZ/LISTÍN DIA­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.