En torno al gen­ti­li­cio

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Juan Da­niel Bal­cá­cer PU­BLI­CA TO­DOS LOS MIÉR­CO­LES jd­bal­ca­cer@gmail.com

El Dic­cio­na­rio de la Len­gua Es­pa­ño­la, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, de­fi­ne gen­ti­li­cio de la si­guien­te ma­ne­ra: “Del la­tín gen­ti­li­cius, de­ri­va­do de gen­ti­lis, que per­te­ne­ce a una mis­ma na­ción o a un mis­mo li­na­je”. “Di­cho de un ad­je­ti­vo o de un sus­tan­ti­vo que de­no­ta re­la­ción con un lu­gar geo­grá­fi­co” y, tam­bién, “per­te­ne­cien­te o re­la­ti­vo a las gen­tes o na­cio­nes”. Ma­ría Mo­li­ner, en su Dic­cio­na­rio de uso del es­pa­ñol, aña­de que, en lin­güís­ti­ca, gen­ti­li­cio “se apli­ca par­ti­cu­lar­men­te a los nom­bres y ad­je­ti­vos que ex­pre­san na­tu­ra­le­za o na­cio­na­li­dad, co­mo an­da­luz, cas­te­llano o bar­ce­lo­nés”. De con­for­mi­dad con es­tos sig­ni­fi­ca­dos, se in­fie­re que el gen­ti­li­cio na­tu­ral de los oriun­dos del país lla­ma­do San­to Do­min­go no es otro que “do­mi­ni­cano”, el cual se usa des­de el si­glo XVII.

Tra­yec­to­ria del gen­ti­li­cio.

Luis Jo­sé Pe­gue­ro, na­tu­ral de Ba­ní, fue el pri­mer na­ti­vo de la is­la en es­cri­bir una his­to­ria des­de el lla­ma­do des­cu­bri­mien­to has­ta me­dia­dos del si­glo XVIII, ti­tu­la­da “His­to­ria de la con­quis­ta de la is­la Es­pa­ño­la de San­to Do­min­go, tra­sum­pta­da el año de 1762”. Du­ran­te ca­si dos si­glos, el ma­nus­cri­to ori­gi­nal fue con­ser­va­do en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Madrid has­ta que fue res­ca­ta­do y pu­bli­ca­do por pri­me­ra vez en 1975, en dos to­mos, aus­pi­cia­do por el Mu­seo de las Ca­sas Reales, con es­tu­dio in­tro­duc­to­rio y no­tas del his­to­ria­dor Pe­dro Ju­lio Santiago. En el to­mo pri­me­ro apa­re­ce un Ro­man­ce en el que su au­tor con­sig­na “que los va­lien­tes do­mi­ni­ca­nos han sa­bi­do de­fen­der su is­la Es­pa­ño­la”. Más ade­lan­te, en el se­gun­do to­mo, Pe­gue­ro nueva vez lla­ma do­mi­ni­ca­nos a los oriun­dos de la is­la de San­to Do­min­go y con­sig­na “que es­te [es el] nom­bre [que]dan a los na­tu­ra­les de es­ta is­la”. Del li­bro “Seu­dó­ni­mos do­mi­ni­ca­nos”, de Emilio Ro­drí­guez De­mo­ri­zi, trans­cri­bo lo si­guien­te: “Do­mi­ni­cano, nues­tro gen­ti­li­cio. ¿Des­de cuán­do se usa en­tre no­so­tros? “Y es­te (Con­ci­lio) Pro­vin­cial le po­dréis in­ti­tu­lar do­mi­ni­cano”, di­ce una Real Cé­du­la de 1621, re­fi­rién­do­se al Con­ci­lio do­mi­ni­cano ce­le­bra­do en San­to Do­min­go en 1622… “Do­mi­ni­ca­nos o es­pa­ño­les crio­llos”, es­cri­be Sán­chez Val­ver­de en su “Idea del va­lor de la is­la Es­pa­ño­la”, pu­bli­ca­da en 1785. “Fie­les y va­le­ro­sos do­mi­ni­ca­nos”, di­ce el go­ber­na­dor Urru­tia en su pro­cla­ma con mo­ti­vo del asal­to de sus tro­pas co­lec­ti­cias a los au­da­ces ma­ri­nos de Si­món Bo­lí­var en la Bahía de Ocoa. “Fie­les do­mi­ni­ca­nos”, ex­cla­ma el Go­ber­na­dor Kin­de­lán en su Ma­ni­fies­to del 10 de di­ciem­bre de 1820. Pe­ro des­de an­tes, en tiem­po de la Re­con­quis­ta (1808-1809), ya se ha­bía he­cho fre­cuen­te el uso de nues­tro gen­ti­li­cio”.

Duar­te y el gen­ti­li­cio. Du­ran­te el pe­río­do de la lla­ma­da “Unión con Hai­tí (1822-1844)” se pro­du­jo una suer­te de hia­to his­tó­ri­co res­pec­to del uso de nues­tro gen­ti­li­cio y el co­lec­ti­vo es­tu­vo a pun­to de per­der ese ras­go dis­tin­ti­vo de la iden­ti­dad na­cio­nal de­bi­do, prin­ci­pal­men­te, a que en los do­cu­men­tos ofi­cia­les los do­mi­na­do­res ca­si nun­ca se re­fe­rían a nues­tros an­ces­tros co­mo do­mi­ni­ca­nos, sino co­mo “his­pano hai­tia­nos”. Con el fin de con­tra­rres­tar esa prác­ti­ca des­na­cio­na­li­zan­te fue que Juan Pa­blo Duar­te, años an­tes de ini­ciar su apos­to­la­do re­vo­lu­cio­na­rio, reivin­di­có nues­tro gen­ti­li­cio. En efec­to, Ro­sa Duar­te, en su cé­le­bre “Dia­rio”, re­fie­re que: “Juan Pa­blo nos di­jo va­rias ve­ces que el pen­sa­mien­to de li­ber­tar su pa­tria se lo hi­zo con­ce­bir el Ca­pi­tán del bu­que es­pa­ñol en don­de iba pa­ra el Nor­te de Amé­ri­ca en com­pa­ñía de Dn. P. Pu­jol; nos de­cía que al otro día de em­bar­ca­dos, el ca­pi­tán y D. Pa­blo se pu­sie­ron a ha­blar de Sto. Dgo., su­ma­men­te mal y el Ca­pi­tán le pre­gun­tó a él si no le da­ba pe­na de­cir que era hai­tiano. [Juan Pa­blo le con­tes­tó: yo soy do­mi­ni­cano. A lo que con des­pre­cio le con­tes­tó el ca­pi­tán: tú no tie­nes nom­bre, por­que ni tú ni tus pa­dres me­re­cen te­ner­lo, por­que co­bar­des y ser­vi­les in­cli­nan la ca­be­za ba­jo el yu­go de sus es­cla­vos.” To­do es­tu­dio­so de la vi­da y obra del fun­da­dor de la Re­pú­bli­ca sa­be que pa­ra es­cri­bir sus “Apun­tes”, Ro­sa uti­li­zó do­cu­men­tos y ma­nus­cri­tos de su her­mano, y que hay pa­sa­jes en los que ella ha­bla de Duar­te en ter­ce­ra per­so­na y otros en los que es el pro­pio Duar­te quien ha­bla. Pues bien, al hi­rien­te co­men­ta­rio del ca­pi­tán del bar­co, Duar­te re­fle­xio­nó de es­ta ma­ne­ra: “La ver­güen­za, la de­ses­pe­ra­ción, que me cau­só tal con­fe­sión de que me­re­cía­mos ser tra­ta­dos tan sin nin­gu­na con­si­de­ra­ción, me im­pi­dió pro­nun­ciar una pa­la­bra, pe­ro ju­ré en mi co­ra­zón no pen­sar ni ocu­par[me] de pro­por­cio­nar[me] los me­dios, sino de pro­bar­le al mun­do en­te­ro que no tan so­lo te­nía­mos un nom­bre pro­pio, do­mi­ni­ca­nos, sino que no­so­tros (tan cruel­men­te vi­li­pen­dia­dos) éra­mos dig­nos de lle­var­lo”. ¡Y por el orgullo de ser y sen­tir­se do­mi­ni­cano fue que Juan Pa­blo Duar­te dio al Es­ta­do que con­tri­bu­yó a fun­dar en 1844 el nom­bre de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na! Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.