Ni­ver­ka di­ce no es un cum­pli­do

Listin Diario - - EL DEPORTE - Freddy Ta­pia San­to Do­min­go

La ca­lla­da atle­ta no com­bi­na el de­por­te con los es­tu­dios con la sim­ple in­ten­ción de sa­tis­fa­cer un ego per­so­nal o el de sus pa­dres. No se tra­ta de re­ci­bir un tí­tu­lo pro­fe­sio­nal pa­ra “no que­dar­se atrás” y no ejer­cer nun­ca lo es­tu­dia­do co­mo a me­nu­do su­ce­de.

“Cla­ro que pa­ra mis pa­dres es muy im­por­tan­te que no­so­tros, los tres, es­tu­die­mos, nos pre­pa­re­mos, pe­ro tam­bién yo lo creo así”, sub­ra­ya.

“A mí tam­bién me in­tere­sa el área aca­dé­mi­ca. Quie­ro desa­rro­llar­me en to­do lo que pue­da pa­ra cuan­do con­clu­ya mi vi­da de­por­ti­va”, apun­ta la en­car­ga­da de ar­ti­cu­lar el ata­que de la se­lec­ción na­cio­nal de vo­lei­bol.

“No me gus­ta es­tu­diar pa­ra col­gar tí­tu­los. Yo he es­tu­dia­do va­rios idio­mas y es por­que me gus­ta”, en­fa­ti­za la ju­ga­do­ra de 5´10 de es­ta­tu­ra, tez cla­ra y ojos co­lor miel, con la se­gu­ri­dad del que es­tá en­fo­ca­do en lo que quie­re.

Por su ca­pa­ci­dad pa­ra po­der co­mu­ni­car­se en los dis­tin­tos com­pro­mi­sos que tie­nen “Las Rei­nas del Ca­ri­be”, el di­ri­gen­te Mar­cos Kweik sue­le lle­var­la a las con­fe­ren­cias de pren­sa que se rea­li­zan an­tes y, so­bre to­do, des­pués de los jue­gos.

La vi­da se le hi­zo fá­cil cuan­do en el 2016 re­for­zó al equi­po Le Can­net, en la Li­ga Fran­ce­sa, don­de per­ma­ne­ció va­rios me­ses ju­gan­do y, de pa­so, per­fec­cio­nan­do el lla­ma­do “idio­ma del amor”, an­te el cual que­dó se­du­ci­da y no oculta su pre­di­lec­ción so­bre los de­más.

“Soy aman­te del fran­cés. Me en­can­ta es­cu­char a las per­so­nas que sa­ben ha­blar­lo per­fec­ta­men­te. Así se oye muy lin­do. El in­glés tam­bién me gus­ta mu­cho”, con­fie­sa.

Tres años an­tes, en el 2013, fue con­tra­ta­da por el Ig­ti­sad­chi Ba­ku, en la Sú­per Li­ga de Acer­ba­yán, y aun cuan­do allí se ha­bla el ace­ri y un po­co de tur­co, ella no tu­vo pro­ble­mas por­que el in­glés es el idio­ma uni­ver­sal del de­por­te.

Em­ba­ja­do­ras

“Me gus­ta co­no­cer gen­te y tam­bien quie­ro ejer­cer mi ca­rre­ra. Me gus­ta mu­cho y quie­ro tra­ba­jar en el área di­plo­má­ti­ca. Va­mos a ver qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro”, agre­ga Mar­te, quien ini­ció su ca­rre­ra co­mo ata­can­te, po­si­ción en la que for­mó par­te del Sex­te­to Estrella del Nor­ce­ca Ju­ve­nil del 2008. Con­tra­rio a otros atle­tas que se de­can­tan por ca­rre­ras re­la­cio­na­das con el de­por­te, co­mo la Edu­ca­ción Fí­si­ca, Cien­cias Apli­ca­das al De­por­te o el pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, ella pre­fi­rió una que, de al­gu­na ma­ne­ra, le per­mi­ti­rá se­guir de­fen­dien­do o re­pre­sen­tan­do a su lar na­ti­vo.

“No­so­tras, co­mo vo­lei­bo­lis­tas y re­pre­sen­tan­tes del país, ya so­mos en sí em­ba­ja­do­ras”, des­ta­ca es­ta atle­ta de ba­jo per­fil, pe­ro pro­mi­nen­te in­te­gran­te de la po­pu­lar se­lec­ción na­cio­nal fe­me­ni­na.

Su ma­ne­jo im­pe­ca­ble del es­pa­ñol y ni­vel educa­cati­vo es­tán muy por en­ci­ma del de sus co­le­tas de­por­tis­tas y del co­mún de los do­mi­ni­ca­nos.

“Cuan­do sa­les por ahí lle­vas una ban­de­ra, un país so­bre tus hom­bros”, ex­pre­sa la es­te­lar aco­mo­da­do­ra, quien sue­le pa­sar va­rios me­ses del año cum­plien­do com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les con el equi­po en Ja­pón, Chi­na, Co­rea, Ru­sia, Ita­lia, Bra­sil, Es­pa­ña, Holanda, Serbia, Fran­cia, Mé­xi­co, Puer­to Ri­co, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, prin­ci­pal­men­te.

“Uno se sien­te im­por­tan­te pa­ra su país por­que lo es­tás re­pre­sen­tan­do, tra­tan­do de lle­var­lo en lo más al­to. Eso tam­bién quie­ro ha­cer­lo en el área aca­dé­mi­ca”, ma­ni­fies­ta la atle­ta, quien apren­dió el por­tu­gués pla­ti­can­do con el en­tre­na­dor Kwiek, el asis­ten­te Wág­ner Pa­che­co y otros miem­bros del cuer­po téc­ni­co que son de na­cio­na­li­dad bra­si­le­ña. Los en­tre­na­mien­tos, reuniones en sa­las de vi­deo rea­li­za­das con el ob­je­ti­vo de co­no­cer me­jor a sus ri­va­les y tra­zar es­tra­te­gias, les de­jan po­co es­pa­cio a las ju­ga­do­ras pa­ra en­ri­que­cer el in­te­lec­to.

“El tiem­po uno lo re­ci­cla en en­tre­na­mien­to, des­can­so y jue­go, pe­ro uno apro­ve­cha el po­co que le que­da”, di­ce Ni­ver­ka, quien en la me­di­da de lo po­si­ble se in­cli­na por re­la­cio­nar­se con ju­ga­do­ras ex­tran­je­ras a los fi­nes de ha­blar en otros idio­mas y apren­der de sus cul­tu­ras.

“No via­jo a otros paí­ses so­la­men­te pa­ra ju­gar y que­dar­me en el ho­tel”, se­ña­la “Ni­ve”, quien tie­ne en men­te ju­gar en dos mun­dia­les más y pen­sar en el retiro lue­go de las Olim­pía­das de Ja­pón (2020), fe­cha en la que se vi­sua­li­za gra­dua­da de Di­plo­ma­cia y Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, así co­mo lis­ta pa­ra ca­sar­se y for­mar un nue­vo ho­gar. Ya es­tu­vo en las de Lon­dres, In­gla­te­rra (2012) y Rio de Janeiro 2016.

“Es bueno en el fu­tu­ro te­ner gen­te de otros paí­ses que en un fu­tu­ro tú pue­des con­tar con ella. Eso es muy im­por­tan­te pa­ra la ca­rre­ra y los idio­mas”, ar­gu­men­ta.

Ni­ver­ka es un re­fe­ren­te de la atle­ta ideal que Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na siem­pre as­pi­ra te­ner. Ella de­mues­tra en la can­cha y en el au­la que sí se pue­de mez­clar el de­por­te con los es­tu­dios, aun­que pa­ra es­to úl­ti­mo se vea pre­ci­sa­da de­di­car las ho­ras en que sus com­pa­ñe­ras duer­men pa­ra des­can­sar y re­pa­rar ener­gías per­di­das.

Y pa­ra el amor, ¿de­ja tiem­po el vo­lei­bol?

“Ja­ja­ja...sí, cla­ro, Dios me dio una pa­re­ja com­pren­si­va y que le gus­ta lo que ha­go. Por lo tan­to me apo­ya un cien­to por cien­to”.

Ni­ver­ka Mar­te, una aco­mo­da­do­ra de ca­li­dad mun­dial, co­men­zó su ca­rre­ra co­mo ju­ga­do­ra de pun­ta.

Mar­te ha­ce re­ve­ren­cia al himno na­cio­nal jun­to a las cen­tra­les y Ma­ria­ne Fer­so­la y An­nerys Var­gas Val­dez. “Uno tie­ne que sa­ber que la del atle­ta es una ca­rre­ra bien cor­ta” “No me gus­ta es­tu­diar pa­ra col­gar tí­tu­los. Yo he es­tu­dia­do va­rios idio­mas y es por­que me gus­ta” “Quie­ro tra­ba­jar en el área di­plo­má­ti­ca. Va­mos a ver qué nos de­pa­ra el fu­tu­ro”, “No­so­tras, co­mo vo­lei­bo­lis­tas y re­pre­sen­tan­tes del país, ya so­mos en sí em­ba­ja­do­ras” Ni­ver­ka Mar­te ar­ma­do­ra de la se­lec­ción de vo­lei­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.