¿La úl­ti­ma?

Listin Diario - - LA VIDA - ALI­CIA ES­TÉ­VEZ Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra ali­cia.es­te­vez@lis­tin­dia­rio.com www.lis­tin­dia­rio.com

Se de­rrum­bó la ima­gen que te­nía de una per­so­na. Bas­tó una fra­se su­ya pa­ra que se le­van­ta­ra un abis­mo en­tre mi opi­nión pa­sa­da y la ac­tual. Fue una sorpresa des­cu­brir que le ad­mi­ré has­ta ese ins­tan­te, ni un se­gun­do más.

Lue­go de esa ex­pe­rien­cia, me asal­tó un pen­sa­mien­to, cual­quier día pue­den cam­biar mis afec­tos, mi vi­sión del mun­do o po­dría es­tar es­cri­bien­do mi úl­ti­ma co­lum­na. ¡Quién sa­be!

Lo cier­to es que ig­no­ras cuán­do ter­mi­na­rá una amis­tad que pa­re­cía eter­na. Tam­po­co sa­bes cuán­do de­ja­rás de amar a al­guien a quien amas­te por mu­cho tiem­po, tan­to que nun­ca cal­cu­las­te que lle­ga­ría el mo­men­to del ol­vi­do, pe­ro lle­ga. Y te pue­de to­mar por sorpresa, sin avi­so pre­vio, co­mo un re­ga­lo de Dios, de so­pe­tón, idén­ti­co a una ci­ru­gía que cor­ta to­do lo da­ña­do y, en­ton­ces, te de­cla­ran li­bre de una en­fer­me­dad, que ade­más, ni de­ja se­cue­las.

Y, co­mo Dios es im­pre­de­ci­ble, pue­de pa­sar, tam­bién, que cual­quier día, uno de esos que em­pie­zan co­mo to­dos, con atas­cos de trán­si­to, sol, tra­ba­jo, pro­ble­mas en la plo­me­ría, el ca­be­llo su­cio y el tiem­po ape­nas ne­ce­sa­rio pa­ra ma­qui­llar­te la ca­ra, te en­cuen­tres de nue­vo con el amor, sin pro­po­nér­te­lo, sin sos­pe­char­lo. O des­cu­bras una per­so­na fan­tás­ti­ca con la que en­ta­blas una nueva amis­tad.

Sin anun­ciar­se, ese amor, o esa amis­tad, se me­ten en tu co­ra­zón. Y pue­de, la vi­da de­fi­ni­ti­va­men­te no otor­ga pre avi­sos, que tam­bién un día se mar­chen co­mo lle­ga­ron, y el tiem­po no al­can­ce ni pa­ra des­pe­dir­los.

Igual que se va, cual­quier día, la per­so­na que más has ama­do, el pa­rien­te más que­ri­do, el ve­cino más sim­pá­ti­co, el com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo al que te sen­tías más uni­da, o gen­te que so­lo for­ma­ba par­te del pai­sa­je de tu exis­ten­cia y, co­mo ocu­rre con to­do, un día se bo­rra, des­apa­re­ce, mar­cha, tan inad­ver­ti­da­men­te co­mo los que sí te im­por­tan.

Lo cier­to es que el Se­ñor, el úni­co que co­no­ce nues­tras sen­das an­tes de que las re­co­rra­mos, nos sor­pren­de ca­si siem­pre. De ma­ne­ra que sa­bes tan po­co del pró­xi­mo año co­mo del si­guien­te se­gun­do. Aquel en que se rom­pe­rá tu ta­za fa­vo­ri­ta o so­na­rá el te­lé­fono con una úl­ti­ma o una pri­me­ra lla­ma­da. El si­guien­te mi­nu­to cuen­ta con un cin­cuen­ta por cien­to de po­si­bi­li­da­des de que ocu­rra tal y co­mo lo pla­neas­te o su­ce­da lo inima­gi­na­ble. El día de ma­ña­na, tam­bién. Y el pró­xi­mo año y los pró­xi­mos vein­te se­gun­dos, vein­te días o vein­te años. Igual a la pa­rá­bo­la bí­bli­ca del hom­bre ne­cio, que pla­ni­fi­có ex­pan­dir su gra­ne­ro y sen­tar­se a des­can­sar, pe­ro la muer­te se lo lle­vó esa mis­ma no­che, nues­tros pla­nes son frá­gi­les co­mo el em­pe­ño que po­ne­mos en con­tro­lar un ma­ña­na que na­die sa­be si al­can­za­rá a vi­vir. O la cer­te­za que da­mos a otros de unos sen­ti­mien­tos tan va­ria­bles co­mo ca­da ser hu­mano.

Yo, por ejem­plo, de ma­ne­ra sú­bi­ta e inima­gi­na­ble, vi ha­cer­se añi­cos mi bue­na opi­nión de al­guien. De ahí que cuan­do pla­ni­fi­ca­ba mi pró­xi­ma co­lum­na, me asal­tó un pen­sa­mien­to, ¿qué tal si es­ta fue­ra la úl­ti­ma? So­lo Dios sa­be.

La­vi­da@lis­tin­dia­rio.com ISTOCK/LD

PU­BLI­CA LOS MIÉR­CO­LES + VIER­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.