Víc­ti­mas de los diag­nós­ti­cos inexac­tos na­rran vi­ci­si­tu­des

UN CA­SO FUE DE­TER­MI­NA­DO CO­MO EPI­LEP­SIA SIN SER­LO Y OTRO GAS­TRI­TIS SIEN­DO EM­BA­RA­ZO

Listin Diario - - PORTADA - Do­ris Pan­ta­león San­to Do­min­go

El es­tar a pun­to de so­me­ter­se a una biop­sia in­ne­ce­sa­ria; el diag­nós­ti­co de ma­les gás­tri­cos cuan­do en reali­dad era un em­ba­ra­zo; el dic­ta­men erra­do de una epi­lep­sia; la no de­tec­ción de un cán­cer en es­ta­do de me­tás­ta­sis; el diag­nós­ti­co tar­dío de cán­cer de ma­ma y la apli­ca­ción de un in­co­rrec­to tra­ta­mien­to den­tal, son so­lo al­gu­nos de los diag­nós­ti­cos erra­dos que han de­ja­do mar­cas en pa­cien­tes de di­fe­ren­tes eda­des.

El es­tar a pun­to de so­me­ter­se a un pro­ce­di­mien­to de biop­sia in­ne­ce­sa­rio; el diag­nós­ti­co de ma­les gás­tri­cos cuan­do en reali­dad era un em­ba­ra­zo; el dic­ta­men erra­do de una epi­lep­sia; la no de­tec­ción de un cán­cer en es­ta­do de me­tás­ta­sis; el diag­nós­ti­co tar­dío de cán­cer de ma­ma y la apli­ca­ción de un in­co­rrec­to tra­ta­mien­to den­tal, son so­lo al­gu­nas de las his­to­rias que han de­ja­do mar­cas en pa­cien­tes de di­fe­ren­tes eda­des en al­gún mo­men­to de su vi­da.

Con­fie­san que han si­do víc­ti­mas de diag­nós­ti­cos erra­dos o de dic­tá­me­nes mé­di­cos tar­díos. Al­gu­nas de esas his­to­rias fue­ron con­ta­das a Listín Dia­rio a tra­vés de la web y otras de ma­ne­ra te­le­fó­ni­ca o per­so­nal, tras ini­ciar es­ta se­ma­na la pu­bli­ca­ción de una se­rie de re­por­ta­jes so­bre el Diag­nós­ti­co Mé­di­co en el país, don­de ci­ta sus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des.

Aun­que el error en el diag­nós­ti­co es una de­bi­li­dad que se re­gis­tra en los más avan­za­dos sis­te­mas de sa­lud del mun­do, en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na no es una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da, don­de en los úl­ti­mos años la aten­ción mé­di­ca ha al­can­za­do im­por­tan­tes avan­ces en ma­te­ria de ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas y hu­ma­nas. Es­pe­cia­lis­tas en el área coin­ci­den en se­ña­lar que la inex­pe­rien­cia, las de­bi­li­da­des en la in­ter­pre­ta­ción y en los pro­gra­mas de edu­ca­ción con­ti­nua­da, y el tiem­po que se de­di­ca a la eva­lua­ción del pa­cien­te, in­flu­yen ne­ga­ti­va­men­te en la opor­tu­ni­dad del diag­nós­ti­co mé­di­co.

“Le­ván­te­se que no tie­ne na­da”

Dos so­no­gra­fías de ti­roi­des rea­li­za­das en un mis­mo cen­tro de sa­lud le in­di­ca­ban a Ma­ría que te­nía la pre­sen­cia de nó­du­los. Tras la ci­ta con el en­do­cri­nó­lo­go se lle­gó a la con­clu­sión de que ame­ri­ta­ba de una biop­sia pa­ra des­car­tar ma­lig­ni­dad. Ya en la ca­mi­lla de otro es­ta­ble­ci­mien­to don­de se le prac­ti­ca­ría el pro­ce­di­mien­to, se lle­vó una agra­da­ble sorpresa. Al pal­par el área, el nue­vo es­pe­cia­lis­ta du­dó del diag­nós­ti­co, por lo que in­di­có un nue­vo es­tu­dio que des­car­tó el re­sul­ta­do ini­cial y sus­pen­dió la biop­sia, evi­tán­do­le no só­lo la in­ter­ven­ción, sino el gas­to de bol­si­llo que im­pli­ca­ba el co­pa­go. “Le­ván­te­se de ahí que us­ted no tie­ne na­da”, le di­jo.

Cán­cer de ma­ma

En su his­to­ria de so­bre­vi­vien­te de cán­cer de ma­ma, Ana Ri­ta Guz­mán na­rra que se ha­cía sus che­queos mé­di­cos pre­ven­ti­vos con re­gu­la­ri­dad y que cuan­do se le de­tec­tó una bo­li­ta en un seno el pri­mer mé­di­co que la tra­tó sim­ple­men­te le qui­tó el ca­fé y le in­di­có que to­ma­ra vi­ta­mi­na E, lo que hi­zo du­ran­te tres me­ses. Cuan­do vol­vió a con­sul­tar, en­ton­ces le di­jo que ella no te­nía na­da y que vol­vie­ra en un año. En reali­dad era un cán­cer de ma­ma in­ci­pien­te, que ase­gu­ra pu­do ha­ber­se diag­nos­ti­ca­do tem­prano si el mé­di­co no hu­bie­se co­me­ti­do ese error. En­tien­de que la cam­pa­ña pre­ven­ti­va que se ha­ce ca­da mes de oc­tu­bre de­be ser más in­te­gral. “Es­tar di­ri­gi­da no só­lo a la mu­jer, sino tam­bién a los mé­di­cos, por­que se co­me­ten mu­chos erro­res co­mo en mi ca­so que pu­de ha­ber­lo de­tec­ta­do más a tiem­po”.

A tra­vés de las re­des so­cia­les, Duar­te Ama­do Fi­gue­roa con­tó a Listín Dia­rio que a su hi­ja de tres años la diag­nos­ti­ca­ron epi­lep­sia y que le in­di­ca­ron has­ta tra­ta­mien­to, pe­ro que co­mo pa­dre pre­ca­vi­do bus­có otra opi­nión, y lue­go de aná­li­sis es­pe­cia­li­za­dos se com­pro­bó que real­men­te era un diag­nós­ti­co erra­do. El pa­dre aún se pre­gun­ta ¿qué con­se­cuen­cias hu­bie­ra te­ni­do pa­ra mi hi­ja si le doy ese tra­ta­mien­to sin con­fir­mar?

“Fui a tra­tar­me una mue­la y sa­lí sin tres”

Dos ex­pe­rien­cias dis­tin­tas, que no só­lo abar­can diag­nós­ti­cos, sino tam­bién tra­ta­mien­to, fue­ron de­ta­lla­das por Cán­di­da. Di­ce que ocho años atrás, un cen­tro clí­ni­co pu­so en mar­cha un pro­gra­ma de im­plan­tes den­ta­les y que en su ca­so tu­vo que po­ner­se hue­so ar­ti­fi­cial, el cual le pro­vo­có re­cha­zo que obli­gó a una ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial y un tra­ta­mien­to cos­to­so; le cam­bió la fac­ción del ros­tro por­que hu­bo que sa­car­le ma­sa pa­ra

AR­CHI­VO/LISTÍN DIA­RIO

FA­LLO. Otra pa­cien­te na­rró que le diag­nos­ti­ca­ron nó­du­los en un exa­men de ti­roi­des y en un se­gun­do es­tu­dio se de­tec­tó que no te­nía na­da.

RAÚL ASEN­CIO/LISTÍN DIA­RIO

re­lle­nar. La­men­ta que fue en bus­ca de sa­lud pa­ra una mue­la y sa­lió sin tres de ellas.

Otra ex­pe­rien­cia ne­ga­ti­va que re­cuer­da es que en un cen­tro es­pe­cia­li­za­do fue in­ter­ve­ni­da de la co­lum­na ver­te­bral pa­ra ope­rar­se de una her­nia lum­bar. Tras dos años y me­dio de la ci­ru­gía so­me­ti­da a tra­ta­mien­to y te­ra­pias, vol­vió a pre­sen­tar los mis­mos sín­to­mas, fue in­ter­ve­ni­da nue­va­men­te, don­de ade­más de ad­qui­rir una bac­te­ria no­so­co­mial re­sis­ten­te que­dó sin mo­vi­li­dad en su pier­na de­re­cha. Eso le con­lle­vó a tres me­ses hos­pi­ta­li­za­da, tres me­ses in­ca­pa­ci­ta­da en la ca­sa y un gas­to pro­me­dio de 100,000 pe­sos men­sua­les.

Esas dos ex­pe­rien­cias, ase­gu­ra, la de­ja­ron frus­tra­da, im­po­ten­te y con la cer­te­za de que en el país no hay es­ta­do de de­re­cho, que es lo que ha­ce que la gen­te que pue­de sal­ga fue­ra en bus­ca de aten­ción. Des­ti­nos de sa­lud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.