Pe­ro, ¿quién o qué es el enemi­go?

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - San­to Do­min­go RI­CAR­DO PÉ­REZ FER­NÁN­DEZ ECO­NO­MIS­TA Y POLITÓGO Pa­ra co­mu­ni­car­se con el au­tor RPEREZFERNANDEZ@GMAIL.COM

Ya lo ha­bía es­ta­ble­ci­do de ma­ne­ra lú­ci­da y elo­cuen­te Um­ber­to Eco. En una con­fe­ren­cia dic­ta­da en la Uni­ver­si­dad de Bo­lo­nia en ma­yo de 2008, el fi­ló­so­fo y ex­per­to en se­mióti­ca, de­lei­tó a su pú­bli­co des­ar­ti­cu­lan­do y des­em­bro­llan­do el con­cep­to del enemi­go; la ne­ce­si­dad de su exis­ten­cia, y en su de­fec­to, de su cons­truc­ción; su evo­lu­ción en el tiem­po, en for­ma y fon­do, y de lo im­pres­cin­di­ble que re­sul­ta su pre­sen­cia en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo cuan­do se in­ten­ta ins­ta­lar al­gu­na na­rra­ti­va, o cuan­do se quie­re mo­ti­var a ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas.

En el tiem­po, el enemi­go ha de­ten­ta­do dis­tin­tos es­ta­dios y mor­fo­lo­gías, pues­to que es­te ha si­do, y pue­de aún ser, al­gu­na per­so­na fí­si­ca o una co­mu­ni­dad de es­tas, pe­ro tam­bién pue­de ser una idea, un fe­nó­meno so­cial o na­tu­ral, o un con­jun­to de nor­mas. Sien­do es­to así, el enemi­go ha si­do Ati­la el de los Hu­nos, o Hitler el de los na­zis, pe­ro tam­bién lo ha si­do el co­mu­nis­mo, el ca­pi­ta­lis­mo, el ma­chis­mo y el Is­lam.

El enemi­go pue­de ser in­terno o ex­terno, pe­ro in­dis­tin­ta­men­te, su pro­ce­so de cons­truc­ción ago­ta el mis­mo re­co­rri­do y pre­sen­ta las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas: el enemi­go se aso­cia con aque­llo que re­cha­za­mos, con lo que des­co­no­ce­mos, con lo que nos re­sul­ta ma­ni­fies­ta­men­te opues­to, con lo que desafía las cos­tum­bres que nor­man nues­tras vi­das; con lo feo, si nos cree­mos bo­ni­tos, o con lo ne­gro, si nos cree­mos blan­cos.

He­mos ne­ce­si­ta­do y siem­pre ne­ce­si­ta­re­mos de un enemi­go, por ra­zo­nes que, aun­que no asi­mi­le­mos con cla­ri­dad y or­den, ca­si to­dos po­de­mos en­ten­der: el enemi­go re­afir­ma y for­ta­le­ce la iden­ti­dad y el sen­ti­do de per­te­nen­cia de la co­mu­ni­dad que lo en­fren­ta, y co­mo bien ex­pli­ca­ba Eco, tam­bién nos brin­da la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar la pre­emi­nen­cia de nues­tro sis­te­ma de va­lo­res so­bre aquel del enemi­go, y en ese pro­ce­so, au­to­de­mos­trar­nos que po­see­mos el va­lor y la ga­llar­día pa­ra en­ros­trár­se­lo.

En geo­po­lí­ti­ca y en el cam­po de la es­tra­te­gia mi­li­tar, la uti­li­dad de cons­truir la fi­gu­ra del enemi­go es muy evi­den­te, pe­ro en po­lí­ti­ca lo es aún más. Y en el te­rreno elec­to­ral, re­sul­ta prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble un triun­fo re­so­nan­te o una cam­pa­ña me­mo­ra­ble, sin que en las an­tí­po­das del con­jun­to ga­na­dor, ha­ya que­da­do man­ci­lla­do y re­ves­ti­do del pol­vo de la de­rro­ta, un enemi­go bien de­fi­ni­do.

Iden­ti­fi­can­do al enemi­go

Des­de ha­ce al­gu­nos años, ha si­do ca­da vez más di­fí­cil iden­ti­fi­car, en el te­rreno elec­to­ral, la fi­gu­ra del irrem­pla­za­ble enemi­go. Na­tu­ral­men­te, no es que es­te ha­ya de­ja­do de exis­tir, es que el pro­ce­so de “com­ple­ji­za­ción” de nues­tras so­cie­da­des ha trans­for­ma­do lo que era un ejer­ci­cio li­neal, en uno si­nuo­so e in­trin­ca­do.

¿Por qué ha sur­gi­do elec­to­ral­men­te el neo­fas­cis­mo en to­da Eu­ro­pa? Es de­cir, ¿cuál ha si­do el enemi­go que lo ha en­gen­dra­do? ¿los flu­jos mi­gra­to­rios pro­ve­nien­tes de Orien­te Me­dio y Áfri­ca? ¿la len­ta re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca a raíz de la cri­sis glo­bal de 2008? ¿el rei­na­do de co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas de Cen­tro-Iz­quier­da?

Pa­ra ca­da una de las po­si­bi­li­da­des plan­tea­das an­te­rior­men­te, co­mo res­pues­ta a la in­te­rro­gan­te ori­gi­nal, exis­ten ejem­plos y prue­bas de lo con­tra­rio, lo que ha­ce im­pro­ce­den­te ex­pre­sar con ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual, que a es­ta exis­te una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va.

El fe­nó­meno Trump en Es­ta­dos Uni­dos nos pre­sen­ta el mis­mo desafío. ¿Qué ex­pli­ca su sur­gi­mien­to y con­so­li­da­ción elec­to­ral? ¿las con­se­cuen­cias de la cri­sis fi­nan­cie­ra de 2008? ¿los Clin­ton y Oba­ma co­mo enemi­gos ju­ra­dos? ¿la per­cep­ción de pér­di­da de pre­emi­nen­cia so­cial de los es­ta­dou­ni­den­ses blan­cos ver­sus los de­más? ¿las se­cue­las en el sec­tor de los tra­ba­ja­do­res de la glo­ba­li­za­ción, el li­bre co­mer­cio y la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca? ¿el har­taz­go que pro­vo­ca ob­ser­var una co­rrec­ción po­lí­ti­ca que nos prohí­be ex­pre­sar abier­ta­men­te nues­tros pre­jui­cios y ver­da­de­ros sen­ti­mien­tos?

Aquí tam­po­co hay res­pues­tas cla­ras. La re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ini­ció con Oba­ma y es­to no im­por­tó; Clin­ton ob­tu­vo más vo­tos y Oba­ma si­gue sien­do la fi­gu­ra po­lí­ti­ca más po­pu­lar de su país, y es­to no im­por­tó; los cau­cá­si­cos di­cen ma­yo­ri­ta­ria­men­te (en en­cues­tas) no preo­cu­par­se por el pro­ce­so de mes­ti­za­je de su na­ción, y el em­pleo se ex­pan­de a pe­sar de los da­ños irre­ver­si­bles de la glo­ba­li­za­ción y la tec­no­lo­gía. Así pues, tal co­mo en el ca­so del re­sur­gi­mien­to de la de­re­cha tro­glo­di­ta y re­cal­ci­tran­te de Eu­ro­pa, pa­ra el fe­nó­meno Trump tam­po­co po­de­mos iden­ti­fi­car, con cer­te­za de­fi­ni­ti­va, la fi­gu­ra del enemi­go que des­cri­be Um­ber­to Eco… y lue­go lle­ga­mos al ca­so de Jair Bol­so­na­ro en Bra­sil, don­de aún se es­tán for­mu­lan­do pre­gun­tas sin nin­gún ti­po de res­pues­tas.

Bol­so­na­ro con­tra quién o con­tra qué

¿El an­ti­po­lí­ti­co? Iló­gi­co, lue­go de 28 años co­mo dipu­tado fe­de­ral. ¿Sím­bo­lo de la an­ti­co­rrup­ción? Le ayu­da que es y siem­pre ha si­do an­ta­gó­ni­co al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, sin em­bar­go, su prin­ci­pal ase­sor fi­nan­cie­ro es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por fis­ca­les fe­de­ra­les por de­frau­da­ción de fon­dos de pen­sio­nes de va­rias em­pre­sas es­ta­ta­les, y él mis­mo ha si­do cues­tio­na­do por la uti­li­za­ción de al­gu­nos in­cen­ti­vos a los que te­nía de­re­cho co­mo dipu­tado, pe­ro que re­sul­tan in­com­pa­ti­bles con quien en­tien­de que el Es­ta­do, con sus ins­ti­tu­cio­nes y sus be­ne­fi­cios e in­cen­ti­vos, de­ben ser re­du­ci­dos a su mí­ni­ma ex­pre­sión. No se le acu­sa de ro­bar na­da, pe­ro tam­po­co ex­hi­be la tra­yec­to­ria pu­ra y vir­gi­nal del ti­po que abre­va de las olas de la an­ti­co­rrup­ción.

Lo que sí sa­be­mos a cien­cia cier­ta de Bol­so­na­ro es que es in­de­cen­te, xe­nó­fo­bo, ra­cis­ta, mi­só­gino, vio­len­to, en­sal­za­dor de la dic­ta­du­ra mi­li­tar que go­ber­nó su país, y na­tu­ral­men­te, neo-fas­cis­ta.

A pe­sar de ello, Bol­so­na­ro y su Par­ti­do So­cial Li­be­ral su­pe­raron en más de 18 mi­llo­nes de vo­tos a Fer­nan­do Had­dad, exal­cal­de de Sao Pao­lo y candidato del PT del en­car­ce­la­do Lu­la y de la do­ble­men­te de­rro­ta­da Dil­ma Rous­seff. Y aun­que los es­tu­dios de opi­nión de­mues­tran, de ma­ne­ra trans­ver­sal, que al mo­men­to de ele­gir­lo ga­na­dor de la pri­me­ra vuel­ta de es­tas elec­cio­nes pre­do­mi­nó la teo­ría del mal me­nor, y la de que “al me­nos es­te no es la­drón”, si­gue des­lum­bran­do el he­cho de que ca­si 50 mi­llo­nes de bra­si­le­ños de­ci­die­ron de­po­si­tar en él el fu­tu­ro de sus vi­das y su país.

Ca­tó­li­cos y evan­gé­li­cos (es­tos úl­ti­mos en ma­yor pro­por­ción) le fa­vo­re­cie­ron. Jó­ve­nes, a lo lar­go y an­cho de to­das las sub­cla­si­fi­ca­cio­nes, le vo­ta­ron; hom­bres y mu­je­res de cla­se me­dia ba­ja en ade­lan­te y con ma­yo­res ni­ve­les de edu­ca­ción, por igual. El po­der eco­nó­mi­co y los mer­ca­dos, to­dos, han reac­cio­na­do fa­vo­ra­ble­men­te a su pro­ba­ble elec­ción co­mo Pre­si­den­te de Bra­sil en se­gun­da vuel­ta. Uno de sus hi­jos re­sul­tó el dipu­tado más vo­ta­do de to­da la his­to­ria; otro pa­só a ser se­na­dor por el es­ta­do de Río de Janeiro.

Lo lo­gra­do por Jair Bol­so­na­ro hay que in­ten­tar con­tex­tua­li­zar­lo, por­que a par­tir de es­te, se de­ri­van una se­rie de in­te­rro­gan­tes que tras­cien­den un sim­ple tor­neo elec­to­ral, y que abren una dis­cu­sión in­te­lec­tual tan desafian­te co­mo im­por­tan­te.

¿Ga­na Bol­so­na­ro por har­taz­go an­te la co­rrup­ción? Si fue así, ¿po­de­mos en­ton­ces con­cluir que la an­ti­co­rrup­ción os­ten­ta ma­yor va­lor je­rár­qui­co pa­ra los bra­si­le­ños que el res­pe­to ha­cia las mu­je­res, que la su­je­ción a las le­yes y al de­bi­do pro­ce­so; que el res­pe­to a la de­mo­cra­cia, y las con­se­cuen­cias de una bru­tal cri­sis eco­nó­mi­ca?

En­ton­ces, ¿de­be­mos con­cluir que en­tre los bra­si­le­ños ge­ne­ra más re­cha­zo la co­rrup­ción que la xe­no­fo­bia, el ra­cis­mo y la vio­len­cia? ¿Es esa la con­clu­sión co­rrec­ta?

En re­la­ción a lo plan­tea­do por Um­ber­to Eco, en cuan­to a la sem­pi­ter­na ne­ce­si­dad de cons­truir al enemi­go, Bol­so­na­ro de­mar­có sus ob­je­ti­vos de des­truc­ción y es­car­nio: la co­rrup­ción, Lu­la y su PT, y el tras­fon­do ideo­ló­gi­co de am­bos (no ol­vi­de­mos cuan­tas ve­ces ha des­po­tri­ca­do con­tra el co­mu­nis­mo). Pe­ro, en ese mis­mo mar­co ¿que­da cla­ro quién o qué es el enemi­go? En Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, aca­dé­mi­cos y ana­lis­tas, aún tra­tan de en­ten­der. Lo de Bra­sil, es y se­rá, al me­nos en el cor­to pla­zo, un re­to sin con­clu­sión vi­si­ble. El enemi­go si­gue exis­tien­do, eso no lo du­da­mos, lo di­fí­cil en es­tos tiem­pos es lo­grar se­ña­lar­lo con cer­ti­dum­bre y exac­ti­tud.

FUEN­TE EX­TER­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.