Hu­bo 74 lla­ma­das el día que Emely fue ase­si­na­da

PRO­CE­SO. ABO­GA­DO DE LA FA­MI­LIA DI­CE QUE AÚN FAL­TAN SEIS TES­TI­GOS

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - Es­car­lin Po­zo es­car­lin.po­zo@lis­tin­dia­rio.com San Fran­cis­co de Macorís LEA LA HIS­TO­RIA COM­PLE­TA EN www.lis­tin­dia­rio.com

(+) El Se­gun­do Tri­bu­nal Co­le­gia­do de la pro­vin­cia Duar­te re­ce­só pa­ra el pró­xi­mo miér­co­les 17, a las 10:00 de la ma­ña­na, el jui­cio de fon­do.

Aquel miér­co­les 23 de agos­to de 2017, día en que des­apa­re­ció la ado­les­cen­te Emely Pe­gue­ro, de 16 años, quien lle­va­ba en su vien­tre un fe­to de 22 se­ma­nas, y que ocho días des­pués fue en­con­tra­da sin vi­da en el in­te­rior de una ma­le­ta. El te­lé­fono ce­lu­lar y el de su ex­no­vio, Mar­lon Mar­tí­nez, se co­nec­ta­ron por me­dio de 74 lla­ma­das que se rea­li­za­ron aquel día. Esa in­for­ma­ción fue re­ve­la­da ayer du­ran­te la con­ti­nui­dad del jui­cio de fon­do. Des­de la ma­ña­na de es­te vier­nes, los im­pli­ca­dos en la muer­te de Emely, Mar­lon y Mar­lin Mar­tí­nez, lle­ga­ron a las 10:10 de la ma­ña­na a la sa­la del Pa­la­cio de Jus­ti­cia de San Fran­cis­co de Macorís, que ini­ció con la par­ti­ci­pa­ción de un pe­ri­to de la Po­li­cía Na­cio­nal y con­ti­nuó con va­rios tes­ti­gos de am­bas fa­mi­lias. Pa­sa­do 5 mi­nu­tos la au­dien­cia que­dó abier­ta. Des­po­sa­ron a los impu­tados y el jui­cio for­mal­men­te ini­ció con el téc­ni­co de in­ves­ti­ga­ción, Danny Fer­nán­dez, quien fun­gió co­mo tes­ti­go del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. Fer­nán­dez pre­sen­tó un do­cu­men­to que cons­ta­ba de 106 pá­gi­nas.

DU­RAN­TE EL JUI­CIO:

Mar­lon Mar­tí­nez se man­tu­vo siem­pre ca­biz­ba­jo, con las ma­nos en el cue­llo y la ca­be­za pe­ga­da en el pu­pi­tre. No pu­do mi­rar a la ma­dre, pa­dre y her­ma­na de Emely Pe­gue­ro, En es­tas ho­jas se im­preg­nó un aná­li­sis de las co­mu­ni­ca­cio­nes rea­li­za­das des­de el día 21 al 28 de agos­to de 2017, en los nú­me­ros te­le­fó­ni­cos de Mar­lin, Mar­lon y Emely, así co­mo los even­tos de lla­ma­das en­tran­tes y sa­lien­tes, e in­ter­ac­cio­nes sos­te­ni­das vía

“Nun­ca ima­gi­né que pu­die­ran ha­cer­le eso a mi ni­ña. Y me­nos que pu­die­ran vol­ver a ver­me”, di­jo la ma­dre de Emely Pe­gue­ro mien­tras llo­ra­ba.

re­des so­cia­les con otras per­so­nas. El in­for­me es­pe­ci­fi­ca que las lla­ma­das rea­li­za­das por Emely y Mar­lon fue­ron he­chas des­de San Fran­cis­co de Macorís, Ce­no­ví, pro­vin­cia Duar­te y la ave­ni­da pre­si­den­te An­to­nio Guzmán Fer­nán­dez, pró­xi­mo al re­si­den­cial Nef­ta­lí. Asi­mis­mo, in­di­ca que en­tre Mar­lin y su hi­jo hu­bo co­mu­ni­ca­ción ese día. La ubi­ca­ción de es­tas lla­ma­das inicia des­de la ave­ni­da An­to­nio Guzmán, pa­sa a San Fran­cis­co de Macorís, lue­go a Bo­nao has­ta lle­gar a San­to Do­min­go. Du­ran­te las si­guien­tes ho­ras, la tris­te­za, do­lor e im­po­ten­cia ca­rac­te­ri­za­ron las tres ho­ras y me­dia que trans­cu­rrie­ron, mien­tras Adal­gi­sa Po­lan­co, Ge­na­ro Pe­gue­ro y Leidy Pe­gue­ro Po­lan­co na­rra­ban có­mo pa­sa­ron los días que sig­ni­fi­có pa­ra ellos “una pe­sa­di­lla”. La pér­di­da de una hi­ja, una her­ma­na y, pa­ra la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na, una ado­les­cen­te con to­do un ca­mino por de­lan­te, se vio re­fle­ja­do en los ojos llo­ro­sos de mu­chos de los es­pec­ta­do­res y has­ta pe­rio­dis­tas que allí se en­con­tra­ban. A la sa­li­da del tri­bu­nal, Jo­sé Hoe­pel­man, abo­ga­do de la fa­mi­lia de Emely, con­si­de­ró que se ha avan­za­do con el ca­so res­pec­to a la mues­tra de evi­den­cias y es­ti­ma que a me­dia­dos de oc­tu­bre se ten­ga una con­clu­sión del ca­so. Di­jo que fal­tan unos seis tes­ti­gos apro­xi­ma­da­men­te.

LIS­TÍN DIA­RIO

Tri­bu­nal. El Se­gun­do Tri­bu­nal Co­le­gia­do de la pro­vin­cia Duar­te con­ti­nuó ayer el jui­cio de fon­do con­tra los acu­sa­dos de ma­tar a la ado­les­cen­te Emely Pe­gue­ro. quien era la pro­ge­ni­to­ra de aquel hi­jo pro­crea­do por am­bos y, que lle­va­ría por nom­bre: Ja­cob Moi­sés. Mar­lin llo­ra­ba. Las lá­gri­mas se des­li­za­ban por su ros­tro. Es­cu­char las pa­la­bras de la ma­dre de Emely de có­mo era la re­la­ción de am­bas fa­mi­lias le hi­zo so­llo­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.