Por un Ins­ti­tu­to del Pollo

Listin Diario - - OPINIÓN -

El pollo es el úni­co ali­men­to que se ven­de “fiao” des­de la gran­ja has­ta el po­lle­ro del ba­rrio, pe­ro tam­bién es la úni­ca pro­teí­na ac­ce­si­ble, día por día, a po­bres y gen­tes de cla­se me­dia.

Es­ta es una ca­de­na de in­ter­me­dia­ción be­ne­vo­len­te, pues las gran­jas en­tre­gan sus pollos al ma­yo­ris­ta sin que es­te ten­ga que apor­tar de in­me­dia­to el efec­ti­vo, y des­de es­te ni­vel lle­ga a los de­ta­llis­tas y las im­pro­vi­sa­das car­ni­ce­rías ba­rria­les, con igual pa­trón de en­ten­di­mien­to.

En al­gu­nos ve­cin­da­rios, los po­lle­ros “fían” el pro­duc­to a la do­ñi­ta que le com­pra to­dos los días, en una ca­de­na que in­vo­lu­cra más de 600 mil pollos que lle­gan a las me­sas de los do­mi­ni­ca­nos, des­de las gran­jas, en cues­tión de ho­ras, por­que no son con­ge­la­dos. To­do es­te cua­dro de re­la­cio­nes en­tre pro­duc­tor, intermediario y con­su­mi­dor, po­ne de re­lie­ve las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­ta in­dus­tria, muy vi­tal pa­ra el desa­rro­llo del país y pa­ra la sa­lud de sus ciu­da­da­nos, ya que por el mo­men­to mue­ve en el país seis mi­llo­nes de hue­vos dia­rios y 336 mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­ne de pollo al año. Aho­ra que los pro­duc­to­res se han aso­cia­do pa­ra de­fen­der, uni­dos, la ca­li­dad del pollo do­mi­ni­cano, han crea­do el se­llo “Co­me pollo de aquí”, pa­ra alen­tar su con­su­mo an­te las im­por­ta­cio­nes, ca­da vez cre­cien­tes, de los pollos ex­tran­je­ros, que se so­me­ten a pro­ce­sos de con­ge­la­ción des­de que sa­len de las gran­jas has­ta que se ven­den en los su­per­mer­ca­dos. Cree­mos que, en apo­yo a es­te es­fuer­zo por fo­men­tar una “mar­ca-na­cio­nal”, de­be­ría crear­se un Ins­ti­tu­to del Pollo, que se ocu­pe de di­se­ñar es­tán­da­res de ca­li­dad, tan­to pa­ra el pollo co­mo pa­ra el hue­vo, nor­mas de in­cu­ba­ción y crian­za, pro­to­co­los de sa­ni­dad y mo­ni­to­reo de pre­cios y mer­ca­dos, pa­ra que el sec­tor que­de for­mal­men­te or­ga­ni­za­do y pa­ra­me­tra­do y en ca­pa­ci­dad de emi­tir cer­ti­fi­ca­cio­nes.

El Ins­ti­tu­to del Pollo po­dría con­ver­tir­se en una es­pe­cie de rec­tor del sec­tor, aglu­ti­nan­do a to­dos sus au­to­res, pro­mo­vien­do in­ves­ti­ga­cio­nes y cen­tros de adies­tra­mien­to co­mo fuen­tes de nue­vos em­pleos y co­no­ci­mien­tos. Y, so­bre to­do, co­mo el gran es­cu­do pro­tec­tor de los in­tere­ses de es­te sec­tor es­tra­té­gi­co de la eco­no­mía do­mi­ni­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.