Res­ca­tar la po­lí­ti­ca

Listin Diario - - OPINIÓN - YVELISSE PRATS RA­MÍ­REZ DE PÉ­REZ Pa­ra co­mu­ni­car­se con la au­to­ra yve­pra@hot­mail.com

¿Quién que es, no es po­lí­ti­co?

No re­cuer­do exac­ta­men­te cuan­do oí esa fra­se, que in­te­gra en la in­te­rro­ga­ción su res­pues­ta.

Aris­tó­te­les lo ha­bía afir­ma­do ya ta­xa­ti­va­men­te en el si­glo IV an­tes de Cris­to: “El hom­bre es un ani­mal po­lí­ti­co”.

Si acep­ta­mos que lo so­mos y agre­ga­mos a la ex­clu­yen­te sen­ten­cia aris­to­té­li­ca las mu­je­res, se su­po­ne que no­so­tros, los po­lí­ti­cos de am­bos se­xos, de­be­mos co­no­cer ¡y has­ta apli­car! el sig­ni­fi­ca­do del con­cep­to PO­LÍ­TI­CA.

Cien­cia, ya lo di­jo nues­tro Juan Pa­blo Duar­te. “Dig­na”, la ca­li­fi­có, y ese ad­je­ti­vo le con­ce­dió un va­lor que la co­lo­ca den­tro de la ta­xo­no­mía axio­ló­gi­ca, en una po­si­ción muy ele­va­da.

Ejer­cer­la, si se eli­ge co­mo pro­fe­sión, y es mi ca­so, aun­que la com­par­to con la edu­ca­ción, obli­ga aún más a co­no­cer­la y res­pe­tar­la. Por fuer­za, así co­mo es­tu­dié Cien­cias de la Edu­ca­ción y me gra­dué, pe­ro con­ti­nué es­tu­dián­do­las, ocu­po par­te de mi tiem­po en apren­der más so­bre la po­lí­ti­ca, esa vo­ca­ción hu­ma­na, que al con­ver­tir­se en pro­fe­sión me reta mo­ral­men­te a ejer­cer­la con las com­pe­ten­cias que exi­ge su com­ple­ji­dad, y re­cha­zan­do ver­sio­nes e in­ter­pre­ta­cio­nes per­ver­sas, que, la pre­sen­tan co­mo in­ne­ce­sa­ria, sus­ti­tui­da por el Mer­ca­do, o la vuel­ve obs­ce­na al con­ver­tir­la en par­te de él.

En un vie­jo li­bro edi­ta­do en es­pa­ñol en 1960, “Aná­li­sis de la Cien­cia Po­lí­ti­ca”, de Jean Mey­naud, leí ha­ce tiem­po, lo que lue­go, a par­tir de mi in­gre­so en el PRD un año des­pués, me sir­vió de guía pa­ra la ac­ción, que siem­pre, eso lo prac­ti­co aun, de­be es­tar guia­da por la idea. Se­pa­rar los que ha­cen po­lí­ti­ca sin pen­sa­mien­to pre­vio, o sea sin una teo­ría po­lí­ti­ca, a ve­ces acier­tan co­yun­tu­ral­men­te, pe­ro ter­mi­nan fra­ca­san­do, in­mer­sos, en el des­pro­pó­si­to neo­li­be­ral de en­ten­der el ejer­ci­cio del po­der po­lí­ti­co co­mo ins­tru­men­to fá­cil pa­ra in­ser­tar­se en un po­der eco­nó­mi­co to­tal­men­te des­pro­vis­to de éti­ca.

En­con­tré el li­bro que leí ha­ce 58 años en un es­tan­te, es­con­di­do en­tre obras más mo­der­nas. Me emo­cio­né. Era de mi pa­pá, co­mo lo anun­cia su fir­ma es­tam­pa­da en la pri­me­ra pá­gi­na.

Me pu­se a re­leer­lo, qui­zás por­que ha pa­sa­do mu­cha agua de­ba­jo del puen­te, o por eso mis­mo, qui­se con­fir­mar en un tex­to clá­si­co al­gu­nas no­cio­nes so­bre po­lí­ti­ca cu­ya in­ter­pre­ta­ción ac­tual no cua­dra con mis con­vic­cio­nes.

En mi re­lec­tu­ra, cons­ta­to la com­ple­ji­dad de la po­lí­ti­ca; in­clu­so de su aná­li­sis co­mo cien­cia, que con­lle­va atri­bu­tos de ar­te, y se va­le ca­da vez más aho­ra de la tec­no­lo­gía, es, tam­bién,exi­gen­te: re­quie­re de una me­to­do­lo­gía se­ve­ra.

Mien­tras me aden­tra­ba en sus pá­gi­nas, man­cha­das por el óxido del tiem­po, con­fir­mé, re­cor­dé, la in­di­vi­si­ble re­la­ción de la Cien­cia Po­lí­ti­ca, con las Cien­cias So­cia­les, con la Eco­no­mía, con las Cien­cias Ma­te­má­ti­cas, la Es­ta­dís­ti­ca.

Cien­cia, la po­lí­ti­ca lo es, por to­do lo al­to. Y, co­mo to­das las otras cien­cias, no me lo di­ce so­la­men­te es­te vo­lu­men es­cri­to por un sa­bio; me lo afir­ma mi con­cien­cia, es­tá in­trín­se­ca­men­te uni­da con la éti­ca, que es tam­bién una cien­cia, co­mo lo asu­me la fi­lo­so­fía grie­ga.

La po­lí­ti­ca sin la éti­ca, con­du­ce di­rec­ta­men­te, justifica y aplau­de, su prác­ti­ca in­mo­ral. Sa­be­mos que la éti­ca es la cien­cia que pos­tu­la, y la mo­ral es la ac­ción que con­fir­ma la ad­he­sión a de­ter­mi­na­dos va­lo­res, y, so­bre to­do, que ha­ce di­fe­ren­ciar cla­ra­men­te el bien del mal. “im­pe­ra­ti­vo ca­te­gó­ri­co” le lla­mó Kant.

A ese apre­mio in­terno, a ese dis­ci­pli­nar de las ba­jas pa­sio­nes, que de­be an­dar de ma­nos co­gi­das con la prác­ti­ca po­lí­ti­ca, yo la lla­mo “mi gri­llo de Pi­no­cho”.

Ese bi­chi­to sa­bio le avi­sa­ba al Mu­ñe­co de Ma­de­ra con co­ra­zón hu­mano cuan­do una ten­ta­ción lo to­ca­ba. En mí se ma­ni­fies­ta cuan­do la ten­ta­ción del desáni­mo se aso­ma, con el mal pen­sa­mien­to so­bre lo in­fe­cun­do de la lucha. En­ton­ces sien­to, fí­si­ca­men­te, una pun­za­da de mi gri­llo que me avi­sa “no te rin­das, si­gue”... ¡y yo si­go!

Con­clu­yo es­te En Plu­ral con dos re­fle­xio­nes bre­ves, que me re­fuer­za Jean Mey­naud, y que ya ge­ne­ró en mí, des­de que en mi ba­chi­lle­ra­to leí la Mo­ral So­cial del Sr. Hos­tos.

Pri­me­ra: la po­lí­ti­ca si­gue sien­do una “cien­cia dig­na”, pe­se a la de­for­ma­ción que su­fre por ma­las prác­ti­cas, y por la ne­ga­ción que ha­ce de ella el Neo­li­be­ra­lis­mo. Pe­ro hay que res­ca­tar­la en su esen­cia.

Se­gun­da: la re­la­ción en­tre po­lí­ti­ca y éti­ca es ín­si­ta, pe­ro de­be ma­ni­fes­tar­se en la pra­xis, en la mo­ral ate­rri­za­da que lle­va a pre­si­dir la vi­da pú­bli­ca y pri­va­da de los po­lí­ti­cos, so­bre to­do los que de­ten­tan po­der.

¡Cuán­to qui­sie­ra que es­tas con­clu­sio­nes las com­par­tie­ran en plu­ral to­dos mis co­le­gas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.