Con­si­de­ra PLD pu­so vo­tos pa­ra que Xio­ma­ra triun­fa­ra en ADP

Listin Diario - - LA REPÚBLICA - San­to Do­min­go GUARIONEX RO­SA ANA­LIS­TA PO­LÍ­TI­CO

El triun­fo de la pro­fe­so­ra Xio­ma­ra Guan­te co­mo nue­va pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Pro­fe­so­res, ADP, sig­ni­fi­ca una pér­di­da di­fí­cil de ex­pli­car pa­ra el dipu­tado y líder de la or­ga­ni­za­ción Eduar­do Hi­dal­go y pa­ra el Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na, PLD.

La maes­tra Guan­te no po­dría ga­nar las elec­cio­nes de la ADP sin el apo­yo de par­te de la ba­se pe­le­deís­ta, que de se­gu­ro veía con es­tu­por có­mo el pro­fe­sor Hi­dal­go le abrió fue­go des­de el pri­mer día de su de­sig­na­ción al mi­nis­tro An­drés Na­va­rro, del mis­mo PLD.

El ga­na­dor ha si­do el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno, PRM, em­bar­ca­do en su lucha pa­ra es­co­ger al candidato pre­si­den­cial y en bús­que­da de sec­to­res que le ayu­den a man­te­ner una opo­si­ción con­tra el go­bierno y con­tra cual­quier candidato pa­ra las elec­cio­nes del 2020.

El re­cha­zo de los maes­tros a los mé­to­dos de Hi­dal­go se man­te­nía en si­len­cio. Los maes­tros al pa­re­cer re­pu­dia­ban la for­ma en que el dipu­tado di­ri­gía el gre­mio y pro­po­nía huel­gas a po­cos días de ini­ciar el año es­co­lar, de­jan­do a los ni­ños huér­fa­nos de cla­ses.

Pa­ra el pro­fe­sor Hi­dal­go, aco­mo­da­do en su pol­tro­na bien ren­ta­da de dipu­tado y afe­rra­do al man­do de la ADP que con su her­ma­na la Coope­ra­ti­va de los Maes­tros, son un em­po­rio, no im­por­ta­ba que los ni­ños no re­ci­bie­ran de­sa­yuno y me­rien­da por las huel­gas.

Hi­dal­go se con­fió de­ma­sia­do en su dis­cur­so agre­si­vo y a ve­ces re­pug­nan­te que pre­ten­día de­fen­der los in­tere­ses de los maes­tros. Ol­vi­dó que pa­ra mu­chos maes­tros el com­pro­mi­so con sus es­tu­dian­tes y los pa­dres, es tan fuer­te co­mo el po­lí­ti­co.

El re­co­no­ci­mien­to tem­prano de su de­rro­ta fren­te a la maes­tra Guan­te le salva un po­co la si­tua­ción. No ha­bía po­si­bi­li­dad de pa­ta­leo en lo que pa­re­ció un re­cha­zo cla­ro de su ges­tión por par­te de la ma­yo­ría de los miem­bros de la ADP.

Hi­dal­go al pa­re­cer tra­zó una es­tra­te­gia en com­bi­na­ción con el dipu­tado Rad­ha­més Ca­ma­cho, aho­ra pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, pa­ra mon­tar una cam­pa­ña mor­tal con­tra el mi­nis­tro Na­va­rro, re­me­near la ADP y ga­nar los co­mi­cios.

Con ese plan en mar­cha, se pro­pon­dría a Ca­ma­cho co­mo el nue­vo mi­nis­tro de Edu­ca­ción, po­si­ción que al pa­re­cer ha bus­ca­do con de­ses­pe­ra­ción, qui­zás al co­rrien­te de que lo que ver­da­de­ra­men­te cuen­ta pa­ra ob­te­ner un car­go es su vin­cu­la­ción po­lí­ti­ca.

El rom­pe­ca­be­zas de la ADP pon­drá a mu­chos co­men­ta­ris­tas a bus­car el sen­ti­do de que sien­do Na­va­rro, Hi­dal­go y Ca­ma­cho de la mis­ma co­rrien­te del pre­si­den­te Medina, en­tre­ga­ran la pre­si­den­cia del im­por­tan­te gre­mio al Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Mo­derno, PRM.

Pa­ra Hi­dal­go ga­nar las elec­cio­nes que aca­ban de trans­cu­rrir te­nía que con­tar con los vo­tos de mu­chos maes­tros pe­le­deís­tas que re­cha­za­ban sus mé­to­dos tru­cu­len­tos, o que fue­ran de la ten­den­cia si­len­te que tie­ne el ex­pre­si­den­te Leo­nel Fer­nán­dez en cual­quier fren­te.

Si ga­na­ba la re­elec­ción en la ADP le ha­bría ases­ta­do un gol­pe irre­pa­ra­ble al mi­nis­tro Na­va­rro, por­que el triun­fo ra­ti­fi­ca­ría el apo­yo a su lucha pug­naz, lo que hu­bie­se pues­to en jue­go no so­la­men­te el Mi­nis­te­rio sino tam­bién la as­pi­ra­ción pre­si­den­cial por el PLD.

Se re­pi­te la his­to­ria

La de­rro­ta de Hi­dal­go en la ADP es una re­pe­ti­ción de la his­to­ria de las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les cuan­do el no­va­to candidato a la al­cal­día del Dis­tri­to Na­cio­nal, Da­vid Co­lla­do, se postuló em­pu­ja­do por ami­gos por­que no con­fia­ba tan­to en la po­lí­ti­ca.

Su triun­fo abru­ma­dor en la ca­pi­tal fue po­si­ble por una alian­za si­len­cio­sa de pe­le­deís­tas, el PRM y sec­to­res que veían im­po­si­ble la con­ti­nua­ción del an­te­rior al­cal­de que no re­co­gió la ba­su­ra ni lim­pió los ce­men­te­rios, co­mo obras bá­si­cas de la mu­ni­ci­pa­li­dad.

An­tes de pos­tu­lar al al­cal­de re­ele­gi­do múl­ti­ples ve­ces, el PLD no aus­cul­tó lo que pen­sa­ba la ca­pi­tal res­pec­to a la obra del po­lí­ti­co, o qui­zás no te­nía a quién pro­po­ner pe­se a que el pues­to tie­ne pres­ti­gio y un pre­su­pues­to atrac­ti­vo pa­ra los ti­ra­do­res de la co­rrup­ción.

Mu­chos ob­ser­va­do­res cree­rán que la de­rro­ta de Hi­dal­go, aun­que era del mis­mo sec­tor que el pre­si­den­te Medina en el seno del PLD, pue­da dar una se­ñal aun­que le­ve de lo que ocu­rri­ría en ese par­ti­do con mo­ti­vo de las pri­ma­rias y la cam­pa­ña elec­to­ral del 2020.

Hi­dal­go se arries­ga a que la pri­me­ra de­ci­sión que adop­te la di­rec­ti­va de la ADP que pre­si­di­rá la pro­fe­so­ra Guan­te, sea or­de­nar una au­di­to­ría del ma­ne­jo de los cuan­tio­sos fon­dos de la or­ga­ni­za­ción, ex­ten­di­da por to­do el país y fuen­te si no de en­ri­que­ci­mien­to, de bie­nes­tar.

Cuan­do Ca­ma­cho pre­sen­tó a Hi­dal­go co­mo el candidato di­jo que “con la vo­lun­tad de Dios y la va­lo­ra­ción de ese ejér­ci­to de hom­bres y mu­je­res que se la jue­gan, va­mos a par­ti­ci­par en las elec­cio­nes de la ADP”. La apos­ta­sía fue te­me­ra­ria por­que al pa­re­cer Dios era con­tra.

Por cier­ta ló­gi­ca el PLD no de­bía per­der las elec­cio­nes de la ADP, por­que gra­cias al pre­sen­te ré­gi­men que apro­bó el 4% pa­ra la edu­ca­ción y al me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vi­da de los maes­tros y de las es­cue­las, se cree­ría que con cual­quie­ra ese par­ti­do ga­na­ría.

El pú­bli­co se re­be­la

La re­be­lión de las ma­sas de la ADP con­tra su li­de­raz­go ran­cio se pa­re­ce al re­cha­zo ge­ne­ral de los ciu­da­da­nos a los au­men­tos de pa­sa­jes de los trans­por­tes en la ca­pi­tal y a los pa­ros re­pen­ti­nos que de­jan a los ciu­da­da­nos im­po­si­bi­li­ta­dos de ha­cer sus di­li­gen­cias.

Con sus cuen­tas o ca­le­tas bien nu­tri­das en sus re­si­den­cias, los di­ri­gen­tes sin­di­ca­les vie­nen tor­cien­do el bra­zo del go­bierno des­de los pri­me­ros días de la era ba­la­gue­ris­ta. Han im­pe­di­do que se es­ta­blez­ca el sis­te­ma de bu­ses co­lec­ti­vos y se eli­mi­ne el ade­fe­sio de los con­chos.

Ha­ce al­gu­nos años una de las em­pre­sas que par­ti­ci­pa en el trans­por­te in­ter­ur­bano que lo ha­ce muy bien, se pro­pu­so traer tres­cien­tos au­to­bu­ses pa­ra las ru­tas de San­to Do­min­go. La re­be­lión de quie­nes el pe­rió­di­co El Na­cio­nal bau­ti­zó co­mo los “due­ños del país” lo im­pi­dió.

Cuan­do el pre­si­den­te Fer­nán­dez pro­pu­so la cons­truc­ción del Me­tro de San­to Do­min­go co­mo una for­ma de des­con­ges­tio­nar el trá­fi­co y ci­vi­li­zar la ca­pi­tal, los sin­di­ca­lis­tas que aho­ra son prós­pe­ros em­pre- sa­rios de ar­mas to­mar, mon­ta­ron una cam­pa­ña na­cio­nal.

Lo se­rio de ese ca­so es que eco­no­mis­tas y po­lí­ti­cos de su­pues­to re­nom­bre se aso­cia­ron a la idea de que el Me­tro de San­to Do­min­go se­ría da­ñino. Se gas­ta­ron ríos de tin­ta en los me­dios es­cri­tos y lar­gos es­pa­cios en los elec­tró­ni­cos pa­ra des­ca­li­fi­car la idea de Fer­nán­dez.

Tras su aper­tu­ra en el 2009, el Me­tro de San­to Do­min­go re­sol­vió el pro­ble­ma a mu­chos ciu­da­da­nos, re­pre­sen­tó un au­men­to sa­la­rial pa­ra los tra­ba­ja­do­res por­que sus ta­ri­fas son mó­di­cas res­pec­to a lo que co­bran los trans­por­tes y sen­tó a los po­bres “co­mo la gen­te”.

Tras el pre­si­den­te Medina anun­ciar la cons­truc­ción de un Te­le­fé­ri­co que se inau­gu­ra­ría en ma­yo del 2018, el gri­te­río de los “due­ños del país” fue ge­ne­ral. Ol­vi­da­ron el in­te­rés de los con­tri­bu­yen­tes, pe­ro an­tes del año se ha vis­to el trans­por­te co­mo una obra exi­to­sa.

En­tre el Me­tro de San­to Do­min­go y el Te­le­fé­ri­co son trans­por­ta­dos dia­ria­men­te más de 700 mil per­so­nas que an­tes te­nían que ti­rar­se a las ca­lles, mon­tar mi­ni­bu­ses des­tar­ta­la­dos y au­to­mó­vi­les su­cios, cha­ta­rras des­car­ta­das en Ja­pón y Co­rea del Sur y su­frir las huel­gas.

FUEN­TE EX­TER­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.