“UN ES­PA­CIO ABIER­TO A LAS IDEAS”

Ar­qui­tec­tos, lec­to­res y ami­gos: Yu­lis­sa Ál­va­rez, Sa­ra Her­nán­dez y Ri­car­do Mar­tí­nez con­for­man el es­pí­ri­tu tri­cé­fa­lo que coor­di­na Ter­tu­lia Ur­ba­na ca­da 15 días.

Listin Diario - - LA VIDA - Cli­dia Díaz Ga­brie­la Lla­nos San­to Do­min­go

La amis­tad de Yu­lis­sa Ál­va­rez y Ri­car­do Mar­tí­nez co­men­zó a tem­pra­na edad en­tre zan­ca­di­llas y bro­mas. Pa­sa­ron los años y se su­mó Sa­ra Her­nán­dez, la es­po­sa de Ri­car­do, tam­bién ar­qui­tec­ta, fer­vien­te lec­to­ra y aman­te de la bue­na con­ver­sa­ción. Los tres jun­tos, ha­ce ya seis años, de­ci­die­ron crear un es­pa­cio de con­fron­ta­ción de ideas en la tien­da de mue­bles y de­co­ra­ción Ur­ba­na. “La idea fue de Sa­ra”, nos cuen­ta Yu­lis­sa, “que que­ría dar­le una vo­ca­ción cul­tu­ral a su tien­da”, aña­dien­do que las pri­me­ras “ter­tu­lia­nas” fue­ron un gru­po de jó­ve­nes (en­tre ellas sus res­pec­ti­vas hi­jas) quie­nes, ha­bien­do ter­mi­na­do la uni­ver­si­dad, con­ta­ban con el tiem­po y las ga­nas de ini­ciar­se en la lec­tu­ra com­par­ti­da.

Tras un año de en­fren­tar­se a los tex­tos fun­da­men­ta­les de la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal, el gru­po fue cre­cien­do, ma­du­ran­do, vol­vién­do­se he­te­ro­gé­neo. Un in­vi­ta­do por aquí y otro por allá, los lle­vó a de­ci­dir que Ter­tu­lia Ur­ba­na fue­se un gru­po abier­to que per­mi­te la asis­ten­cia de quién así lo desee, con la po­si­bi­li­dad de in­te­grar­se en “nomina fi­ja” (“un nú­cleo du­ro de quin­ce per­so­nas”) o de asis­tir so­la­men­te a la dis­cu­sión de los li­bros, las cla­ses o los mó­du­los que más dis­fru­te. Al prin­ci­pio, los tí­tu­los es­co­gi­dos y las ac­ti­vi­da­des pro­gra­ma­das se di­fun­dían me­dian­te el tí­pi­co bo­ca a bo­ca, pe­ro “la pre­sión de los ami­gos” les lle­vó a abrir una cuen­ta en Ins­ta­gram (@ter­tu­liaur­ba­na) en la que com­par­ten su agen­da con to­dos los interesados.

Su mé­to­do es va­rio­pin­to: in­vi­tan es­cri­to­res, or­ga­ni­zan mó­du­los te­má­ti­cos, cla­ses y ta­lle­res, dis­cu­ten pe­lí­cu­las, ópe­ra o poe­sía. “Una de las ac­ti­vi­da­des que más apre­cia­mos es cuan­do al­guno de los ter­tu­lia­nos pro­po­ne di­ri­gir la se­sión”, con­fie­sa Ju­lis­sa, aña­dien­do que les con­ce­den li­ber­tad pa­ra pre­sen­tar el te­ma; “hay gen­te que lo ha­ce de ma­ne­ra más aca­dé­mi­ca, otros se apo­yan en el ma­te­rial au­dio­vi­sual, otros leen o sim­ple­men­te ex­po­nen su pos­tu­ra. Lo im­por­tan­te es que se va per­dien­do el mie­do a ha­blar en pú­bli­co”, co­men­ta Sa­ra, su­man­do una anéc­do­ta que con­ser­va con es­pe­cial ca­ri­ño: la se­sión que di­ri­gió su hi­ja de die­ci­séis años con el li­bro La es­pu­ma de los días, de Bo­ris Vian; “¡Se lo to­mó muy en se­rio!”, re­cuer­da di­ver­ti­da, tan­to así que cuan­do le di­ri­gían al­gún co­men­ta­rio ella re­pli­ca­ba: “es­pe­ra que aún no he lle­ga­do a ese pun­to”.

La pro­gra­ma­ción anual es ta­rea de sus fun­da­do­res, sin em­bar­go, los tres re­co­no­cen que son las pro­pias ter­tu­lias, y su gen­te, las que van de­ve­lan­do los te­mas de in­te­rés. Nos con­fie­san una ca­rac­te­rís­ti­ca de Ter­tu­lia Ur­ba­na que se res­pe­ta a ra­ja­ta­bla: el 30 % del tiem­po de­be re­ser­var­se pa­ra el de­ba­te ge­ne­ral. “He­mos me­jo­ra­do mu­cho en cuan­to al or­den y el res­pe­to de los tur­nos pa­ra ha­blar”, nos di­ce Sa­ra, se su­ma Ri­car­do, aña­dien­do que el con­sen­so no es una me­ta, “las ideas sue­len que­dar abier­tas, es­pe­cial­men­te cuan­do el li­bro es muy bueno”, con­clu­ye Yu­lis­sa Ál­va­rez.

Un can­to al do­lor y a la muer­te

Es­te lu­nes la Ter­tu­lia Ur­ba­na es­tá de­di­ca­da a la obra poé­ti­ca de cua­tro au­to­ras nor­te­ame­ri­ca­nas que lo­gra­ron tras­cen­der y cons­ti­tuir­se en hi­tos en la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na (to­das pre­mios Pu­lit­zer). Dos de ellas, Syl­via Plath y An­ne Sex­ton re­pre­sen­tan el gé­ne­ro de la poe­sía con­fe­sio­nal na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos en el si­glo XX ca­rac­te­ri­za­do por nu­trir­se de la in­ti­mi­dad del poe­ta. Com­ple­tan el cuar­te­to Eli­za­beth Bis­hop, con­si­de­ra­da un icono de la ho­mo­se­xua­li­dad fe­me­ni­na, au­to­ra de ver­sos que ob­ser­va­ban el mun­do sin caer en sen­ti­men­ta­lis­mos y Loui­se Glück, la más con­tem­po­rá­nea, cons­tru­ye poe­mas ele­gan­tes, di­rec­tos, trans­pa­ren­tes.

La en­car­ga­da de di­ri­gir es­ta se­sión es Gis­se­lle Mo­reno, quien con ha­bi­li­dad, ri­gor y una do­sis jus­ta de hu­mor, nos con­du­ce por sus vi­das y sus obras.

Gi­se­lle des­cri­be a Syl­via Plath co­mo una poe­ta jo­ven, ta­len­to­sa y her­mo­sa, que se sui­ci­dó a los trein­ta años me­tien­do la ca­be­za en el horno. Sus ver­sos eran un es­pe­jo don­de se re­fle­ja­ban sus mie­dos, sus an­he­los ro­mán­ti­cos, su in­cli­na­ción a la muer­te. Nos cuen­ta que fue el poe­ta Ro­bert Lo­well el en­car­ga­do de co­nec­tar a Syl­via Plath con An­ne Sex­ton, (“con to­do el vod­ka y los Mar­ti­ni que es­to con­lle­vó”), quien fue­ra una de las poetas más trans­gre­so­ras de los Es­ta­dos Uni­dos, con sus de­pre­sio­nes post par­to y su tea­tral muer­te (un ri­tual lleno de vod­ka, el abri­go de piel de su ma­dre, mú­si­ca y el tu­bo de es­ca­pe de su au­to). Lis­set­te Ve­ga de­cla­ma con es­pe­cial be­lle­za los poe­mas de An­ne Sex­ton, en in­glés pri­me­ro y des­pués en es­pa­ñol. En es­te pun­to, Gi­se­lle in­tro­du­ce “El ar­te de per­der” un ver­so de Eli­za­beth Bis­hop pa­ra ex­po­ner el con­trol maes­tro de las for­mas y la su­ti­le­za de sus re­gis­tros emo­cio­na­les. Ha­bla de las vi­si­tas con­ti­nuas a San Eli­za­beth, el ma­ni­co­mio en don­de es­ta­ba re­clui­do Ez­ra Pound en don­de la au­to­ra sen­tía el re­fle­jo de lo que ha­bía si­do su vi­da. In­fluen­cia­da por Ma­rian­ne Moo­re, su poe­sía no so­lo par­te de la emo­ción sino de un co­no­ci­mien­to real, pa­san­do por mu­chí­si­mas for­mas, geo­gra­fía, do­lor, amor y ero­tis­mo. Minerva del Ris­co lee un poe­ma de Loui­se Glück, “Aman­tes de las flo­res”, el úl­ti­mo de la no­che.

Las dos ho­ras pa­san sin dar­nos cuen­ta, im­bui­das en la bio­gra­fía de las cua­tro poetas, “dos que de­cla­ran su do­lor, una que lo es­con­de y otra que ha­ce ca­tar­sis en un mo­men­to de­ter­mi­na­do”, con­clu­ye Gis­se­lle Mo­reno, in­vi­tán­do­nos a se­guir in­da­gan­do en sus obras, en sus vi­das y has­ta en sus si­len­cios, “te­mas to­dos re­cu­rren­tes y to­da­vía apli­ca­bles a las mu­je­res en la ac­tua­li­dad”. cli­dia­diaz@yahoo.com ga­brie­la.lla­nos@gmail.com INS­TA­GRAM @cli­dia­diaz @glla­nos

GLAUCO MOQUETE/LIS­TÍN DIA­RIO

Un gru­po en­tu­sias­ta da sen­ti­do a es­ta en­tre­ga li­te­ra­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.