Deses­ca­la­da

Las mas­co­tas vuel­ven a es­tar so­las en ca­sa

Listin Diario - - L2 - CE­LES­TE PÉREZ ce­les­te.pe­rez@lis­tin­dia­rio.com San­to Do­min­go

En es­te tiem­po de con­fi­na­mien­to las mas­co­tas se han acos­tum­bra­do a es­tar to­do el día con sus due­ños en ca­sa. Con la pues­ta en mar­cha de la fa­se II de la deses­ca­la­da un gran nú­me­ro de per­so­nas se re­in­te­gra a la ac­ti­vi­dad co­mer­cial. Aho­ra el te­le­tra­ba­jo se acer­ca a su fin y los ani­ma­les do­més­ti­cos ten­drán que acos­tum­brar­se de nue­vo a pa­sar ho­ras so­los, una si­tua­ción que los po­dría ha­cer su­frir.

En­tre los as­pec­tos po­si­ti­vos de la cua­ren­te­na, la doc­to­ra Vir­ma­ri Vás­quez Her­nán­dez, mé­di­co ve­te­ri­na­rio, re­sal­ta que la con­vi­ven­cia ha si­do sa­tis­fac­to­ria pa­ra las mas­co­tas que dis­fru­ta­ron de tiem­po de ca­li­dad jun­to a sus due­ños, “lo que se tra­du­ce en una ma­yor aten­ción a su es­ta­do de sa­lud y la ac­ti­va­ción de ac­ti­vi­da­des de jue­gos”. En al­gu­nos ca­sos – agre­ga – se pre­sen­ta­ron des­ór­de­nes ali­men­ti­cios pro­vo­ca­dos por los cam­bios en la die­ta o de ho­ra­rios y aler­gias por el uso cons­tan­te de de­ter­gen­te en los ho­ga­res a raíz de la si­tua­ción.

Vás­quez Her­nán­dez plan­tea que los ani­ma­les, al igual que los se­res hu­ma­nos son en­tes de hábitos, por lo que aun­que an­te­rior­men­te es­tu­vie­ran acos­tum­bra­dos a es­tar so­los, la mo­di­fi­ca­ción de ru­ti­na pue­de afec­tar su es­ta­do aními­co y emo­cio­nal. “Es­tas res­pues­tas emo­cio­na­les pue­den re­fle­jar­se en de­pre­sión, an­sie­dad, es­trés y tras­tor­nos di­ges­ti­vos”.

¿Có­mo se ma­ni­fies­ta?

La es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que la de­pre­sión y an­sie­dad se pre­sen­tan con la­mi­dos ex­ce­si­vos de las pa­tas o cual­quier lu­gar del cuer­po, dis­mi­nu­ción en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, inape­ten­cia, pér­di­da de pe­so, com­por­ta­mien­to agre­si­vo o cam­bios de con­duc­ta. El es­ta­do de es­trés con au­lli­dos o mau­lli­dos, ja­deo ex­ce­si­vo, sa­li­va­ción, la­mi­do ex­ce­si­vo de su cuer­po, pér­di­da del pe­lo, cam­bios de hábitos, in­ges­ta de cuer­pos ex­tra­ños y ri­gi­dez mus­cu­lar. Mien­tras que los tras­tor­nos di­ges­ti­vos son evi­den­tes con afec­cio­nes co­mo dia­rrea, náu­seas, vó­mi­to, in­to­le­ran­cia ali­men­ta­ria, sa­li­va­ción ex­ce­si­va, inape­ten­cia o cons­ti­pa­ción.

¿Qué de­be­mos ha­cer?

Sin in­ten­tar sus­ti­tuir la in­ter­ven­ción del ve­te­ri­na­rio cuan­do el ca­so lo ame­ri­te, pa­ra men­guar es­tos efectos, Vás­quez Her­nán­dez su­gie­re re­ini­ciar la ru­ti­na de la mas­co­ta días an­tes de re­gre­sar a las la­bo­res. “De­fi­nir ho­ra­rios pun­tua­les pa­ra la co­mi­da, ofre­cer­les el ali­men­to acos­tum­bra­do y ade­cua­do, ejer­ci­tar­los (pa­seos cor­tos, jue­gos) con la de­bi­da se­gu­ri­dad, acon­di­cio­nar el es­pa­cio que uti­li­zan pa­ra el des­can­so, son pau­tas que ayu­da­rán a que sea me­nos trau­má­ti­co el pro­ce­so”.

Otra re­co­men­da­ción es de­jar­le una pren­da de ves­tir con el olor de su due­ño y su ju­gue­te pre­fe­ri­do en un lu­gar vi­si­ble pa­ra ayu­dar a cal­mar los efectos des­fa­vo­ra­bles de vol­ver a es­tar so­los. “Lo más im­por­tan­te es te­ner pa­cien­cia y ac­tuar des­de el amor. So­bre to­do cuan­do apa­re­ce una con­duc­ta des­truc­ti­va y lle­ga la ten­ta­ción de re­pren­der­los. Los ani­ma­les do­més­ti­cos no ac­túan por ven­gan­za. El cas­ti­go no arre­gla na­da” con­clu­ye.

ISTOCK Y FUEN­TE EX­TER­NA

La­dri­dos, llo­ros, ge­mi­dos, au­lli­dos o com­bi­na­cio­nes de es­tos pue­den ser sín­to­mas de an­sie­dad. Dra. Vir­ma­ri Vás­quez Her­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.