100 días de la pan­de­mia

Has­ta ayer se ha­bían re­gis­tra­do 19,600 ca­sos

Listin Diario - - Portada - DORIS PANTALEÓN

Des­de ha­ce 100 días la vi­da en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na cam­bió y la de su población tam­bién. To­do em­pe­zó aquel do­min­go pri­me­ro de mar­zo cuan­do en me­dio de la ex­pec­ta­ti­va ciu­da­da­na, las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias con­vo­ca­ron a una rue­da de pren­sa don­de se anun­ció el diag­nós­ti­co del pri­mer ca­so im­por­ta­do del nue­vo co­ro­na­vi­rus CO­VID-19.

Los pri­me­ros 15 días fue­ron len­tos, po­cas ac­cio­nes de con­trol, ba­jo ni­vel de in­for­ma­ción y mu­chos ru­mo­res, pe­ro de re­pen­te el lu­nes 16 de mar­zo to­do cam­bió de gol­pe y po­cos días des­pués la ac­ti­vi­dad so­cial, co­mer­cial y eco­nó­mi­ca del país prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ció, al igual que la con­vi­ven­cia cer­ca­na y los sa­lu­dos de be­sos y abra­zos.

De re­pen­te la población em­pe­zó a te­ner pá­ni­co. Se or­de­nó el con­fi­na­mien­to en el ho­gar y el con­trol de mo­vi­li­dad de­jan­do en el ol­vi­do los tra­di­cio­na­les pa­seos de do­min­go y en­cuen­tros fa­mi­lia­res; los ho­te­les que­da­ron va­cíos, las pla­yas per­ma­ne­cen de­sier­tas y los an­gus­tio­sos con­ges­tio­na­mien­tos del trán­si­to que­da­ron en el pa­sa­do.

Las ca­lles, ave­ni­das, au­to­pis­tas y au­to­vías em­pe­za­ron a mos­trar una vi­sión de am­pli­tud y so­le­dad que días atrás eran inima­gi­na­bles, re­co­rri­das so­la­men­te por per­so­nal a car­go de la se­gu­ri­dad, tras­por­te de ali­men­tos y otros con per­mi­so es­pe­cial.

El país se blin­dó

El país se ais­ló ce­rran­do sus ae­ro­puer­tos, puer­tos y fron­te­ra te­rres­tre, de­jan­do abier­to so­la­men­te los vue­los hu­ma­ni­ta­rios. A lo in­terno ce­rró ade­más pro­vin­cias com­ple­tas co­mo Duar­te y Puer­to Pla­ta.

Se ce­rra­ron las es­cue­las y uni­ver­si­da­des, sa­lo­nes de be­lle­za, igle­sias, gim­na­sios, par­ques, ci­nes y otras áreas re­crea­ti­vas; los res­tau­ran­tes que­da­ron só­lo con ser­vi­cios de de­li­very y el ri­tual de los ve­la­to­rios, la ce­le­bra­ción de bo­das y cum­plea­ños fue­ron prohi­bi­dos.

La te­le­vi­sión en vi­vo pa­só a trans­mi­tir­se por pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas des­de la ca­sa y las rue­das de pren­sa a ser vir­tua­les.

Te­le­tra­ba­jo

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que siem­pre se ce­le­bra­ban en ma­yo se pos­pu­sie­ron pa­ra ju­lio y por pri­me­ra vez el asue­to de Se­ma­na San­ta se vi­vió en los ho­ga­res, sin via­jes a bal­nea­rios ni al in­te­rior del país.

El cie­rre de em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes fue ca­si com­ple­to, que­dan­do al­gu­nas de ellas ope­ran­do con un mí­ni­mo de per­so­nal, vién­do­se obli­ga­das a rein­ven­tar­se de pri­sa pa­ra dar pa­so al te­le­tra­ba­jo.

A esa reade­cua­ción tu­vie­ron que res­pon­der rá­pi­da­men­te los ser­vi­do­res pú­bli­cos y pri­va­dos que sin pro­po­nér­se­lo se vie­ron tra­ba­jan­do des­de las ca­sas, con es­ca­sas he­rra­mien­tas y asu­mien­do una cul­tu­ra de adap­ta­ción y con­vi­ven­cia.

En el cam­po mé­di­co no fue di­fe­ren­te. Pa­cien­tes y mé­di­cos se res­guar­da­ron, sa­las de con­sul­tas y has­ta de emer­gen­cias de clí­ni­cas y hos­pi­ta­les que­da­ron va­cías, dan­do la im­pre­sión de que las do­len­cias vie­jas y nue­vas se con­ge­la­ron. Con el pa­so de los días, mé­di­cos y pa­cien­tes hi­cie­ron reade­cua­cio­nes que per­mi­tie­ron dar pa­so al re­cur­so de la te­le­me­di­ci­na, me­dian­te la con­sul­ta a dis­tan­cia.

Mas­ca­ri­llas y dis­tan­cia

Pri­me­ro con re­co­men­da­cio­nes muy es­pe­cí­fi­cas y lue­go con ca­rác­ter de obli­ga­to­rie­dad en áreas pú­bli­cas y de tra­ba­jo, la mas­ca­ri­lla em­pe­zó a for­mar par­te del atuen­do de los dominicano­s. Ade­más la población asu­mió en ini­cio el uso de guan­tes, pe­ro lue­go la ri­gu­ro­si­dad en el uso se fue per­dien­do.

El gel lí­qui­do y el ja­bón de cua­ba pa­sa­ron a ser los in­su­mos más de­man­da­dos, y en ini­cio de la epi­de­mia, el pa­pel de ba­ño y la vi­ta­mi­na C. El re­ti­ro y de­sin­fec­ción de los za­pa­tos y la­va­do de ma­nos al lle­gar al ho­gar tam­bién se han vuel­to par­te del ri­tual de la ma­yo­ría de los dominicano­s en to­dos es­tos días.

La dis­tan­cia de dos me­tros en­tre las per­so­nas se ha con­ver­ti­do en nor­ma y las lar­gas fi­las son nor­ma­les pa­ra rea­li­zar cual­quier ac­ti­vi­dad pú­bli­ca, mien­tras su­per­mer­ca­dos y ban­cos co­mer­cia­les pa­sa­ron a ser los ser­vi­cios más con­cu­rri­dos. De­po­si­tar y re­ci­bir do­cu­men­tos fí­si­cos fue ca­si eli­mi­na­do en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y

pri­va­das; los re­gis­tros de na­ci­mien­tos y muer­tes, la emi­sión de li­cen­cia de con­du­cir y pa­sa­por­te de ma­ne­ra pre­sen­cial fue sus­pen­di­do y los trá­mi­tes mi­gra­to­rios pos­pues­tos.

Emer­gen­cia y to­que de que­da

En es­tos 100 días de cir­cu­la­ción del CO­VID-19 la población ha vi­vi­do cin­co de­cla­ra­to­rias de Es­ta­do de Emer­gen­cia, ini­cian­do el pri­me­ro el 18 de mar­zo y el úl­ti­mo el tres de ju­nio, así co­mo cin­co de­cre­tos de to­que de que­da, con res­tric­cio­nes de mo­vi­li­dad, pri­me­ro to­dos los días de 5:00 de la tar­de a 6:00 de la ma­ña­na y pos­te­rior­men­te se fle­xi­bi­li­zó de lu­nes a sá­ba­do de 7:00 de la no­che a 5:00 de la ma­ña­na y los do­min­gos a par­tir de las 5:00 de la tar­de.

Me­di­das eco­nó­mi­cas y so­cia­les

Al­re­de­dor de 1, 014,670 tra­ba­ja­do­res que­da­ron sus­pen­di­dos y al­gu­nos can­ce­la­dos, de los cua­les has­ta el pa­sa­do fin de se­ma­na se ha­bían re­in­te­gra­do 194,458.

El Go­bierno im­ple­men­tó me­di­das eco­nó­mi­cas y so­cia­les con pro­gra­mas de apo­yo y pro­tec­ción a tra­ba­ja­do­res for­ma­les e in­for­ma­les y a em­pre­sas pa­ra que ser­vi­do­res pu­die­ran con­ser­var el em­pleo, así co­mo ac­cio­nes de fle­xi­bi­li­dad pa­ra prés­ta­mos, cré­di­tos y de es­ta­bi­li­dad mo­ne­ta­ria. En­tre los pro­gra­mas im­ple­men­ta­dos se en­cuen­tran “Qué­da­te en Ca­sa”, Fon­do de Asis­ten­cia So­li­da­ria a Em­plea­dos (FA­SE I y II), y “Pa’ Ti”, así co­mo in­cen­ti­vos al per­so­nal de sa­lud y se­gu­ri­dad.

La deses­ca­la­da

Pe­se a que los ca­sos de con­ta­gios y muer­tes si­guen su­bien­do, las per­so­nas po­co a po­co em­pe­za­ron a per­der mie­do y des­de fi­na­les del mes de abrir em­pe­za­ron a sa­lir len­ta­men­te a las ca­lles, lo cual fue in­cre­men­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te en el mes de ma­yo. El Go­bierno pu­so en mar­cha un pro­gra­ma de deses­ca­la­da eco­nó­mi­ca y co­mer­cial que in­clu­ye cua­tro fa­ses pa­ra dar pa­so a la con­vi­ven­cia se­gu­ra en­tre la vi­da eco­nó­mi­ca y el vi­rus.

La pri­me­ra ini­ció el pa­sa­do 20 de ma­yo y ac­tual­men­te nos en­con­tra­mos en la se­gun­da fa­se que ini­ció el día tres de es­te mes. La ter­ce­ra es­tá pre­vis­ta pa­ra el pró­xi­mo 17 y la cuar­ta pa­ra el pri­me­ro de ju­lio, fe­cha en que se es­pe­ra ac­ti­var al 100 por cien­to to­da la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, co­mer­cial, so­cial y po­lí­ti­ca del país.

/LIS­TÍN DIA­RIO

El im­pac­to del Co­vid-19 en los dominicano­s se evi­den­cia en lo que di­ver­sos cam­bios que se re­gis­tran en la vi­da co­ti­dia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.