Muer­da el con­tex­to y ca­da per­so­na­je es­tre­cha­rá su mano

Listin Diario - - Opinion - MA­NUEL PA­BLO MA­ZA MI­QUEL, SJ.

No me­mo­ri­ce nom­bres in­co­ne­xos, adén­tre­se en los con­tex­tos y no so­lo se­rá con­ter­tu­lio de los per­so­na­jes, ellos mis­mos le ex­pli­ca­rán sus cir­cuns­tan­cias.

Com­pa­ran­do con­tex­tos apren­de­mos más que me­mo­ri­zan­do nom­bres y fe­chas. Le pre­sen­to a Fray Je­ró­ni­mo Sa­vo­na­ro­la, ca­ris­má­ti­co pre­di­ca­dor do­mi­ni­co. Du­ran­te me­ses ata­có al pa­pa Ale­jan­dro VI (1492 – 1503), los es­cán­da­los de la cu­ria ro­ma­na y los vi­cios de los Me­di­cis flo­ren­ti­nos. Apro­ve­chan­do una in­va­sión fran­ce­sa de Ita­lia y la huí­da de los Me­di­cis, Sa­vo­na­ro­la creó en Flo­ren­cia una re­pú­bli­ca re­li­gio­sa e in­to­le­ran­te. ¡Se le ade­lan­tó al Cal­vino de Gi­ne­bra más de cua­ren­ta años! La gen­te que­ma­ba en ho­gue­ras: ves­ti­dos in­de­cen­tes, re­pre­sen­ta­cio­nes mi­to­ló­gi­cas y obras con­si­de­ra­das in­mo­ra­les.

En 1517, Lu­te­ro no que­ría rom­per con el pa­pa, sino dar a co­no­cer sus te­sis y de­ba­tir­las. Es­tan­do ex­co­mul­ga­do, re­afir­mó va­lien­te­men­te sus ideas en la Die­ta de Worms en 1521 de­lan­te del hom­bre más po­de­ro­so del XVI: Car­los V, pa­la­dín del ca­to­li­cis­mo.

Lu­te­ro se mu­rió en su ca­mi­ta en 1546, en cam­bio, el do­mi­ni­co Sa­vo­na­ro­la fue ahor­ca­do y que­ma­do en 1498, ¿Qué ha­bía cam­bia­do, o en qué es­ta­ba la di­fe­ren­cia en­tre un re­bel­de en Flo­ren­cia y otro en los te­rri­to­rios ale­ma­nes? Sa­vo­na­ro­la vi­vió en una Ita­lia for­ma­da por di­ver­sas uni­da­des po­lí­ti­cas so­bre la cua­les el pa­pa­do to­da­vía in­fluía de­ci­si­va­men­te. A pe­sar de ha­ber es­cri­to a los prín­ci­pes con­tem­po­rá­neos con­tra Ale­jan­dro VI, Sa­vo­na­ro­la y sus plan­tea­mien­tos so­lo eran co­no­ci­dos en Flo­ren­cia. Bas­tó que Ale­jan­dro VI de­cla­ra­se que si no cas­ti­ga­ban al do­mi­ni­co, Flo­ren­cia que­da­ría sin sa­cra­men­tos y sin ac­ti­vi­dad co­mer­cial.

En el ca­so de Lu­te­ro, gra­cias a la im­pren­ta, to­do el que su­pie­ra leer en los prin­ci­pa­dos ale­ma­nes co­no­cía sus plan­tea­mien­tos an­tes del mes de pro­mul­ga­dos. Ade­más, la no­ble­za ale­ma­na es­ta­ba har­ta de los im­pues­tos del pa­pa y del em­pe­ra­dor y am­bi­cio­na­ba las prós­pe­ras tie­rras en ma­nos de re­li­gio­sos y obis­pos. Los ami­gos de Lu­te­ro hi­cie­ron bien en “se­cues­trar­lo” lue­go de la Die­ta Worms, sa­bían que co­rría pe­li­gro. Cer­ca de su muer­te en 1558, Car­los V se arre­pen­tía de ha­ber guar­da­do su pa­la­bra de no ha­cer­le da­ño a Lu­te­ro: “mu­cho erré en no ma­tar a Lu­te­ro… erré, por­que yo no era obli­ga­do a guar­dar­le la pa­la­bra por ser la cul­pa de he­re­je…”. Al do­mi­ni­co re­for­ma­dor Sa­vo­na­ro­la, lo con­de­nó el pa­pa; al he­re­je Lu­te­ro, ¡lo sal­vó el Em­pe­ra­dor!

El au­tor Es Pro­fE­sor aso­cia­do Pu­cMM dE la mma­za@pu­cmm.edu

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.