Ha cam­bia­do la pers­pec­ti­va elec­to­ral do­mi­ni­ca­na

Listin Diario - - Las Mundiales - ALE­JAN­DRO HE­RRE­RA

En la com­pe­ten­cia elec­to­ral de­mo­crá­ti­ca es prác­ti­ca nor­mal que du­ran­te la gue­rra de en­cues­tas que siem­pre se pro­du­ce, ca­da quien se aga­rre, es­cu­de y crea en el son­deo que más le con­ven­ga a su par­ti­cu­lar in­te­rés, aun­que, a fin de cuen­tas, el mis­mo re­sul­te un au­to­en­ga­ño en ra­zón de que la reali­dad ob­je­ti­va de los he­chos es otra, y ter­mi­na re­ve­lán­do­se el día de las elec­cio­nes con su desen­la­ce fi­nal.

Por eso las en­cues­tas se­rias, in­de­pen­dien­tes y de­ter­mi­nan­tes, en las que se pue­de creer cie­ga­men­te por lo ge­ne­ral son rea­li­za­das en los úl­ti­mos días pre­vios a las vo­ta­cio­nes, en las cua­les las em­pre­sas en­cues­ta­do­ras de­ci­den ju­gar­se su pres­ti­gio y cre­di­bi­li­dad tra­tan­do de acer­tar lo más cer­ca po­si­ble al cómpu­to re­sul­tan­te y el ga­na­dor pro­nos­ti­ca­do por sus me­di­cio­nes de sim­pa­tía elec­to­ral.

No obs­tan­te, hoy, cuan­do fal­tan cer­ca de 4 se­ma­nas pa­ra las elec­cio­nes del 5 de ju­lio, no hay que ser un ex­per­to po­lí­ti­co pa­ra ad­ver­tir, en un sim­ple mo­ni­to­reo de lo que ha su­ce­di­do en el día a día de la pre­sen­te cam­pa­ña elec­to­ral, desa­rro­lla­da en ple­na cri­sis pan­dé­mi­ca, por de­más ejem­plar­men­te ges­tio­na­da por el go­bierno del Pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na, al pun­to de me­re­cer un 69% de apro­ba­ción po­si­ti­va de la ciu­da­da­nía (en­cues­ta Mark Penn ma­yo 2020), e igual in­ter­na­cio­nal­men­te elo­gia­da, que al­go in­ne­ga­ble acon­te­ce des­de en­ton­ces en el or­den elec­to­ral: “La pa­va ya no po­ne don­de po­nía”.

La can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na, en­ca­be­za­da por Gon­za­lo Cas­ti­llo, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “El Pen­co”, ex­pe­ri­men­tó un re­pun­te en sus ni­ve­les de sim­pa­tía, mien­tras los otros con­ten­dien­tes han re­tro­ce­di­do, pren­dién­do­se las alar­mas y desatan­do los ner­vios en el ban­do opo­si­tor que ha en­ten­di­do es­te pro­ce­so co­mo un asun­to de tiem­po pa­ra lo­grar su ob­je­ti­vo, es de­cir, es­pe­rar el 5 de ju­lio pa­ra co­ro­nar­se con la vic­to­ria elec­to­ral, y a ve­ces se po­dría pen­sar que la opo­si­ción nun­ca acep­ta­ría otra de­ci­sión que no sea su triun­fo, co­mo si la de­mo­cra­cia es bue­na y so­lo va­le cuan­do les fa­vo­re­ce.

Sin em­bar­go, una mul­ti­pli­ci­dad de fac­to­res, com­pro­ba­bles y a la vis­ta, ex­pli­ca el por­qué del cam­bio de rum­bo po­si­ti­vo en la sim­pa­tía y por en­de de la pers­pec­ti­va elec­to­ral pa­ra el can­di­da­to del par­ti­do mo­ra­do. Co­men­zan­do por en­ten­der el he­cho cier­to de que en la de­mo­cra­cia, cual­quier cri­sis, co­mo es­ta de la pan­de­mia del Co­vid-19, es una prue­ba po­lí­ti­ca pa­ra el li­de­raz­go y los ac­to­res po­lí­ti­cos, más si coin­ci­de con el desa­rro­llo de una cam­pa­ña elec­to­ral, y aquí Gon­za­lo su­po rá­pi­da­men­te “se­pa­rar el grano de la pa­ja”, y sa­lió pri­me­ro en ges­to de so­li­da­ri­dad a ha­cer lo que en to­da su vi­da ha he­cho: tra­ba­jar y ayu­dar, con ma­yor de­ter­mi­na­ción en me­dio de es­ta des­gra­cia que ha lle­va­do tris­te­za y lu­to a cien­tos de ho­ga­res do­mi­ni­ca­nos.

Sin pre­su­mir ser el me­jor, ni pro­me­ter el cie­lo en la tie­rra, pre­sen­tán­do­se co­mo es, sen­ci­llo, tra­ba­ja­dor, vi­nien­do de aba­jo, em­pren­de­dor y exi­to­so, ha­cien­do una cam­pa­ña pro­po­si­ti­va, sin ofen­der ni ata­car a na­die, ofer­tan­do nue­vas ideas y nue­vas opor­tu­ni­da­des co­mo ex­pre­sión de la san­gre nue­va de un li­de­raz­go que ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad de las po­lí­ti­cas exi­to­sas y las me­di­das en­ca­mi­na­das a su­pe­rar la cri­sis y con­ti­nuar la lí­nea de avan­ce que ha per­mi­ti­do la trans­for­ma­ción de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en un país pu­jan­te que, se­gún la CEPAL, se­rá el úni­co que eco­nó­mi­ca­men­te no de­cre­ce­rá en es­te té­tri­co año 2020 en to­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano.

Ahí, en par­te, re­si­den los fac­to­res que co­men­za­ron a pro­du­cir fru­tos y a co­lo­car la pro­pues­ta elec­to­ral del PLD fren­te al ojo po­si­ti­vo de la apre­cia­ción co­lec­ti­va de los do­mi­ni­ca­nos que, ade­más, sa­ben “lo pe­li­gro­so de cam­biar de ca­ba­llo cuan­do se es­tá va­dean­do un río”, so­bre to­do por­que aquí te­ne­mos pre­sen­te que la es­ta­bi­li­dad, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la con­so­li­da­ción ins­ti­tu­cio­nal de la de­mo­cra­cia en las úl­ti­mas dos dé­ca­das tie­ne un nom­bre: Go­bier­nos del Par­ti­do del Par­ti­do de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na.

Equi­pos de go­bier­nos exi­to­sos y ex­pe­ri­men­ta­dos, cu­ra­dos del mal de la im­pro­vi­sa­ción, con los que el pue­blo do­mi­ni­cano pue­de se­guir man­te­nien­do vi­va la fe, la es­pe­ran­za y el com­pro­mi­so fir­me de se­guir lu­chan­do sin des­can­so pa­ra que el país con­ti­núe su rum­bo in­de­te­ni­ble por un re­no­va­do ca­mino cier­to y se­gu­ro pa­ra en­fren­tar y su­pe­rar la cri­sis que ya nos to­ca la puer­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.