Tec­no­lo­gía y em­pleo

Listin Diario - - Opinión - FE­LIX BAU­TIS­TA

El im­pac­to de la tec­no­lo­gía en el em­pleo ha si­do es­tu­dia­do por di­ver­sos or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, ge­ne­ran­do di­ver­sas po­si­cio­nes. Al­gu­nos en­tien­den que la ro­bo­ti­za­ción de la in­dus­tria ge­ne­ra nue­vos em­pleos y otros ar­gu­men­tan que se pier­den po­si­cio­nes de tra­ba­jo en la me­di­da en que la tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca se in­ser­ta en las fá­bri­cas.

Lo cier­to es que el desa­rro­llo de la ro­bó­ti­ca en las úl­ti­mas tres dé­ca­das, ha re­vo­lu­cio­na­do el mer­ca­do in­dus­trial y la­bo­ral en to­do el mun­do. Los ja­po­ne­ses, que son los ma­yo­res pro­duc­to­res de ro­bots in­dus­tria­les (153 mil uni­da­des en el 2016, más del 52% del to­tal), han crea­do pla­ta­for­mas di­gi­ta­les pa­ra es­ta­ble­cer “fá­bri­cas in­te­li­gen­tes”.

Di­se­ñar, cons­truir fá­bri­cas o in­dus­trias con equi­pos en red, es fun­da­men­tal pa­ra lo que se co­no­ce co­mo “in­ter­net de las co­sas”, uti­li­za­dos por gran­des cor­po­ra­cio­nes mun­dia­les, co­mo Sie­mens y Ge­ne­ral Elec­tric. Es­tas fu­sio­nes sus­ti­tu­yen mano de obra hu­ma­na, por so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas. Ma­ría Fleisch­mann, del Ban­co Mun­dial, ex­pli­ca que “la au­to­ma­ti­za­ción es la gran ame­na­za del mer­ca­do la­bo­ral en el fu­tu­ro”.

La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ro­bó­ti­ca (FIR), ha di­cho que en la ac­tua­li­dad “hay un ejér­ci­to de 1.63 mi­llo­nes de ro­bots fun­cio­nan­do en to­do el pla­ne­ta (…) que rea­li­zan ta­reas re­pe­ti­ti­vas más rá­pi­do y con me­nos errores que las per­so­nas. Y to­do en pos de la pro­duc­ti­vi­dad”.

La FIR ha es­ta­ble­ci­do una den­si­dad de 74 ro­bots por ca­da 10 mil tra­ba­ja­do­res, pa­ra in­di­car el avan­ce en la tec­ni­fi­ca­ción de las in­dus­trias, que an­tes rea­li­za­ban ac­ti­vi­da­des re­pe­ti­ti­vas con mano de obra hu­ma­na y que hoy son rea­li­za­das con ro­bots.

El em­pleo de ro­bots en las in­dus­trias ha in­cre­men­ta­do la de­sigual­dad en los in­gre­sos. Los ex­per­tos del BM han plan­tea­do la ne­ce­si­dad de re­pen­sar la edu­ca­ción y po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des cog­ni­ti­vas de los es­tu­dian­tes, pa­ra lo­grar ob­te­ner ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas con re­la­ción a las má­qui­nas. Se ha­ce ne­ce­sa­rio en­se­ñar a los es­tu­dian­tes las des­tre­zas que bus­can las in­dus­trias de hoy y del fu­tu­ro. Las opor­tu­ni­da­des es­tán en las es­cue­las y las es­ta­dís­ti­cas es­tu­dian­ti­les lo re­ve­lan: el 100% de los es­tu­dian­tes de Amé­ri­ca La­ti­na y El Ca­ri­be se ins­cri­ben en el ni­vel pri­ma­rio y el 75% en el se­cun­da­rio. En las uni­ver­si­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas hay 20 mi­llo­nes de jó­ve­nes, pe­ro só­lo se gra­dúan 10 mi­llo­nes y tan so­lo 10 uni­ver­si­da­des de la re­gión se ubi­can den­tro de las 500 más pres­ti­gio­sas del mun­do. Es­ta reali­dad hay que cam­biar­la, si que­re­mos que nues­tros jó­ve­nes com­ple­men­ten con efi­ca­cia las ac­ti­vi­da­des rea­li­za­das por las má­qui­nas.

Pa­ra que los hu­ma­nos po­da­mos ga­nar­le la ba­ta­lla a un ro­bot y no ser des­pla­za­dos, se re­quie­ren de nue­vas ha­bi­li­da­des. Pau­la Vi­lla­se­ñor, con­sul­to­ra del BM, in­di­ca que las ha­bi­li­da­des “no se en­se­ñan, ni se apren­den, ni se eva­lúan co­mo se ha­ce con los co­no­ci­mien­tos”. Lo­grar el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des en los es­tu­dian­tes re­quie­re de prác­ti­cas ha­bi­tua­les en las au­las. A sa­ber: alen­tar el es­fuer­zo y el tra­ba­jo; lo­grar ma­yor in­ter­ac­ción en­tre los maes­tros y los es­tu­dian­tes; lo­grar apren­di­za­je en ba­se a la coope­ra­ción; desa­rro­llar ex­pec­ta­ti­vas po­si­ti­vas; ges­tio­nar ade­cua­da­men­te las au­las de cla­se y en­se­ñar a “pla­near, ha­cer y re­vi­sar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.