En­tie­rran al afro­ame­ri­cano que desató el an­ti­rra­cis­mo

Las cam­pa­ñas a fa­vor de re­ti­rar el fi­nan­cia­mien­to a la po­li­cía se han mul­ti­pli­ca­do, y gen­te de to­do el mun­do sa­lió a la ca­lle en so­li­da­ri­dad.

Listin Diario - - Las Mundiales - AP

El hom­bre ne­gro cu­ya muer­te ins­pi­ró una re­fle­xión glo­bal so­bre la in­jus­ti­cia ra­cial se­rá en­te­rra­do el mar­tes en Hous­ton, de vuel­ta en ca­sa tras un re­co­rri­do en un ca­rrua­je ti­ra­do por ca­ba­llos.

Geor­ge Floyd, que te­nía 46 años cuan­do murió, se­rá se­pul­ta­do jun­to a su ma­dre. El 25 de ma­yo, un po­li­cía blan­co de Min­nea­po­lis le apre­tó el cue­llo con la ro­di­lla du­ran­te va­rios mi­nu­tos mien­tras el hom­bre ago­ni­za­ba lla­man­do a su ma­dre.

El fu­ne­ral se­rá pri­va­do. El lu­nes se ce­le­bró un ser­vi­cio fú­ne­bre pú­bli­co en Hous­ton, don­de cre­ció, con unos 6,000 asis­ten­tes.

“No pue­do res­pi­rar”

Ba­jo el abra­sa­dor sol de Te­xas, do­lien­tes con ca­mi­se­tas con la ima­gen de Floyd y las pa­la­bras “No pue­do res­pi­rar” -otra de las co­sas que di­jo sin ce­sar cuan­do era re­du­ci­do por el po­li­cía- es­pe­ra­ron du­ran­te ho­ras pa­ra pre­sen­tar sus res­pe­tos. El cuer­po de Floyd, ves­ti­do con un tra­je ma­rrón, ya­cía en un ataúd do­ra­do abier­to.

Po­co des­pués de que ter­mi­na­ra la ce­re­mo­nia, el fé­re­tro fue co­lo­ca­do en un ca­rrua­je y es­col­ta­do por la po­li­cía de vuel­ta a una fu­ne­ra­ria. Mien­tras se ale­ja­ba el ca­rrua­je, Daniel Osa­ro­bo, de 39 años, re­si­den­te en Hous­ton y que in­mi­gró des­de Ni­ge­ria, di­jo “Des­can­sa en el po­der. Des­can­sa en paz”.

“Me ha pa­ra­do la po­li­cía. Com­pren­do la si­tua­ción, me lo pue­do ima­gi­nar”, di­jo Osa­ro­bo, que tra­ba­ja co­mo in­ge­nie­ro en la in­dus­tria del gas y el pe­tró­leo. “¿Y si hu­bie­ra si­do yo? ¿Y si hu­bie­ra si­do mi her­mano? ¿Y si hu­bie­ra si­do mi her­ma­na? ¿Y si hu­bie­ra si­do mi hi­jo?”.

Son pre­gun­tas que se han he­cho mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses ne­gros, no só­lo en las úl­ti­mas se­ma­nas, sino du­ran­te dé­ca­das.

La muer­te de Floyd des­en­ca­de­nó pro­tes­tas in­ter­na­cio­na­les y lla­mó la aten­ción de nue­vo so­bre el tra­to que re­ci­ben los afro­es­ta­dou­ni­den­ses en Es­ta­dos Uni­dos de la po­li­cía y el sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal.

En las úl­ti­mas dos se­ma­nas han ocu­rri­do co­sas tras­cen­den­ta­les y an­tes im­pen­sa­bles: de­par­ta­men­tos de po­li­cía de to­do el país han re­con­si­de­ra­do có­mo pa­tru­llan los ba­rrios de mi­no­rías; va­rias cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas han de­ba­ti­do las nor­mas de uso de la fuer­za, y per­so­nas de dis­tin­tas ra­zas han te­ni­do con­ver­sa­cio­nes in­có­mo­das, en oca­sio­nes aca­lo­ra­das, so­bre la ra­za, en un país que se su­po­ne ga­ran­ti­za igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos.

AP

Joe Bi­den, el can­di­da­to de­mó­cra­ta, en­vió un men­sa­je re­trans­mi­ti­do du­ran­te el fu­ne­ral de Geor­ge Floyd: “Aho­ra lle­gó el mo­men­to de la jus­ti­cia ra­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.