AR­TIS­TA

Listin Diario - - Las Mundiales - RA­MÓN ALMÁNZAR

APau Do­nés lo co­no­cí en Mé­xi­co, ha­ce sie­te años. Es­ta­ba lleno de vi­da y can­cio­nes. Lo re­cuer­do sen­ci­llo, sin com­pli­ca­cio­nes, sin las ín­fu­las de un ar­tis­ta de mo­da. En sus con­cier­tos no usa­ba lla­ma­ti­vos re­cur­sos es­cé­ni­cos o dis­trac­cio­nes. La re­com­pen­sa de los aplau­sos le lle­ga­ba por por sus can­cio­nes.

Su en­tre­ga, que los do­mi­ni­ca­nos re­ci­bie­ron mu­chas ve­ces en Hard Rock Ca­fé y otros es­ce­na­rios, es­ta­ba ba­sa­da en can­cio­nes e his­to­rias al­re­de­dor de ellas, que aho­ra con su muer­te, la ma­dru­ga­da de ayer, 9 de ju­nio, que­dan co­mo le­ga­do pa­ra el can­cio­ne­ro del amor.

Qui­zás la más po­pu­lar de sus his­to­rias es la de la fla­ca, la tre­men­dí­si­ma mu­la­ta cu­ba­na que le re­ga­ló una pla­tó­ni­ca no­che de se­xo en La Ha­ba­na del ve­rano ca­lien­te de 1995 cuan­do el lí­der del gru­po Ja­ra­be de Pa­lo fue a gra­bar un vi­deo a esa is­la.

Des­de “La fla­ca”

es ur­gen­te” era su le­ma. Es­te gran adic­to a la vi­da co­ti­dia­na fue mar­ca­do por el sui­ci­dio de su ma­dre, Nú­ria Ci­re­ra, cuan­do él te­nía 16 años de edad.

“A mí me gus­ta­ba vi­vir, co­sa que a mi ma­dre no”, ex­pre­só con na­tu­ra­li­dad en una en­tre­vis­ta di­fun­di­da por el ca­nal de You­tu­be del pe­rió­di­co El Mun­do.

Sin em­bar­go, al mo­rir su pro­ge­ni­to­ra le de­jó un men­sa­je que re­pli­có siem­pre: “Si a us­te­des les gus­ta vi­vir no pier­dan tiem­po y no ten­gan mie­do, que es­to va­le mu­cho la pe­na”.

La su­ya fue a su ma­ne­ra. “Si soy quien soy, co­mo soy y he lle­ga­do don­de he lle­ga­do, y pa­ra mí ha­ber lle­ga­do es ha­ber lle­ga­do a vi­vir a mi ma­ne­ra y ha­cien­do las co­sas que me gus­tan, es gra­cias a ella (a su ma­má), es una par­te im­por­tan­te de ese apren­di­za­je”.

Su sen­ci­llez

Pau Do­nés se con­si­de­ra­ba un ti­po nor­mal que no bus­ca­ba la po­pu­la­ri­dad, pe­ro que la en­con­tró y la dis­fru­tó, co­mo re­cor­da­ba ayer la pe­rio­dis­ta Ro­sa Díaz en una no­ta de la agen­cia EFE.

Él no qui­so vi­vir en Mia­mi ni te­ner un ya­te de lu­jo, sino que cons­tru­yó una ca­rre­ra cohe­ren­te des­de su Ca­ta­lu­ña na­tal y la ma­sía que com­pró en el pue­blo de su pa­dre, Mon­ta­nuy (Hues­ca), agre­ga EFE.

La pa­sión por la mú­si­ca fue su ma­dre quien se la in­cul­có. Ella era afi­cio­na­da a los dis­cos de vi­ni­lo y le re­ga­ló una gui­ta­rra. Du­ran­te to­dos es­tos años ha­brá aplau­di­do a su hi­jo des­de el rin­cón ce­les­tial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.