¿Pue­de es­te en­cie­rro desa­rro­llar claus­tro­fo­bia?

Listin Diario - - Las Mundiales -

El Co­vid-19 ha cam­bia­do la ru­ti­na de mi­llo­nes de per­so­nas. Sé que to­dos han vis­to al­gu­na vez una de esas se­ries que pro­yec­tan es­to que es­tá pa­san­do. Pe­ro eran sim­ples guio­nes de pe­lí­cu­las. Eso lo de­ci­mos a ma­ne­ra de ne­ga­ción pa­ra des­co­nec­tar­nos del mie­do.

Son mu­chas las sen­sa­cio­nes que nos cau­sa lo que no po­de­mos con­tro­lar. La claus­tro­fo­bia, por ejem­plo, es ese te­mor ob­se­si­vo de es­tar en­ce­rra­do aun por po­co tiem­po, en es­pa­cios pe­que­ños que mu­chas ve­ces se pue­de con­ver­tir en una pa­to­lo­gía.

Las per­so­nas reac­cio­nan di­fe­ren­te an­te si­tua­cio­nes es­tre­san­tes, in­clu­so quie­nes se en­cuen­tren en es­pa­cios am­plios, no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra un que­bran­ta­mien­to drás­ti­co de esa vi­da, que se lle­va­ba de ma­ne­ra me­cá­ni­ca y que hoy , pa­ra pro­pia pro­tec­ción, se pi­de un al­to .

Es­ta in­te­rrup­ción ha lo­gra­do una vi­sión de lo que dá­ba­mos por he­cho, la li­ber­tad o li­bre trán­si­to, un tra­ba­jo, una fa­mi­lia, una sa­li­da so­cial, los ami­gos, un to­do, pe­ro ade­más del te­rri­ble te­mor al con­ta­gio, el en­cie­rro in­di­vi­dual ge­ne­ra mie­do y la frus­tra­ción de no sa­ber qué pa­sa­rá con es­ta en­fer­me­dad, la cual no po­de­mos con­tro­lar, aun­que te­ne­mos con­trol de nues­tra con­duc­ta pa­ra evi­tar el con­ta­gio.

En es­te ais­la­mien­to y claus­tro per­so­nal a pe­sar de es­tar ro­dea­dos de nues­tro sis­te­ma fa­mi­liar, los pen­sa­mien­tos, mu­chas ve­ces pro­du­cen preo­cu­pa­ción, mie­do, in­cer­ti­dum­bre, cues­tio­na­mien­tos co­mo: ¿qué pa­sa­ría si al­guien me con­ta­gia? , ¿si se con­ta­gia un fa­mi­liar cer­cano?. ¿si mue­re?, ¿cuán­to du­ra­rá? To­das son pre­gun­tas cier­tas y que oca­sio­nan más an­sie­dad, so­ma­ti­za­cio­nes y sen­sa­cio­nes que pue­den con­ver­tir­se en una es­pe­cie de “claus­tro­fo­bia”

Pe­ro no te ator­men­tes, te­ne­mos la ven­ta­ja de la tec­no­lo­gía que nos man­tie­ne in­for­ma­dos más rá­pi­da­men­te, pe­ro ade­más, la cien­cia po­see más avan­ces que en esas otras oca­sio­nes, lo que sig­ni­fi­ca, que hay más re­cur­sos. Pa­ra tran­qui­li­zar nues­tros pen­sa­mien­tos ca­tas­tró­fi­cos, re­vi­se­mos lo que pa­sa por nues­tra men­te .

Mó­ni­ca Báez Psi­có­lo­ga del Gru­po Pro­fe­sio­nal Psi­co­ló­gi­ca­men­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.