Mi­ro ha­cia 2019 y en­cuen­tro res­pues­ta en 2020

Listin Diario - - Las Mundiales - MAR­TA QUÉLIZ

Que es un año du­ro, que vino da­ña­do, que hay que vol­ver­se al an­te­rior o avan­zar al que vie­ne… Son so­lo al­gu­nos de los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos que se ha­cen con re­la­ción al 2020. No es que no sea cier­ta es­ta per­cep­ción, pe­ro al me­nos yo, prefiero en­con­trar en él una opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to, te­ner un es­pa­cio pa­ra de­te­ner­me a va­li­dar los lo­gros ob­te­ni­dos, y so­bre to­do, pres­tar aten­ción a las res­pues­tas que que­da­ron in­con­clu­sas en el vie­jo 2019, y quién sa­be, si en otros años pa­sa­dos.

Más que cri­ti­car­lo, ben­de­cir­lo

No sé si en él que­da­rán mis úl­ti­mos sus­pi­ros, pe­ro lo cier­to es que si­go vi­va, de pie y agra­de­ci­da. Ha si­do él el que se ha en­car­ga­do de cal­mar la an­gus­tia por las me­tas no cum­pli­das en el agi­ta­do 2019. Me ha he­cho ver que cier­ta­men­te el gas­ta­do di­cho de que: “to­do pa­sa por al­go” tie­ne ra­zón de ser. Me ha lle­va­do a re­fle­xio­nar so­bre la im­por­tan­cia de que un “no” a tiem­po es un “sí” se­gu­ro cuan­do lle­ga el mo­men­to. Me ha per­mi­ti­do ob­ser­var que quien con su ac­ti­tud te qui­so da­ñar, sin dar­se cuen­ta so­lo lo­gró tu bie­nes­tar.

La re­no­va­ción de los días

La lle­ga­da del Co­vid-19 al país ha si­do fu­nes­ta. To­dos lo de­ci­mos y es ver­dad. Mi­les de do­mi­ni­ca­nos han si­do afec­ta­dos por él, y cien­tos de muer­tos han lle­va­do lu­to a sus fa­mi­lia­res. En cam­bio, él mis­mo nos ha he­cho más fuer­tes. En los pri­me­ros días de la cua­ren­te­na, tal vez con dos o tres ca­sos, no que­ría­mos sa­lir ni de la ha­bi­ta­ción a la sa­la, hoy le co­que­tea­mos a los 21 mil con­ta­gia­dos y es­ta­mos ha­cien­do una vi­da ca­si nor­mal. Es de­cir, que ca­da día de es­te año nos de­ja una lec­ción: nues­tra fuer­za de vo­lun­tad no es­tá en el tiem­po, es­tá en la ca­pa­ci­dad que ten­ga­mos pa­ra sa­lir ai­ro­sos de la ad­ver­si­dad.

Es­tos son los tiem­pos me­jo­res

Tam­bién es­cu­cha­mos con re­gu­la­ri­dad que ven­drán tiem­pos me­jo­res. Y yo me pre­gun­to: ¿Se­rá me­jor un año que no co­no­ce­mos que el que es­ta­mos vi­vien­do? No creo que al­guien ten­ga esa res­pues­ta. Aho­ra bien, bueno o ma­lo, no im­por­ta co­mo lo ca­ta­lo­gue us­ted, el que cuen­ta es el que es­tá. Sí, es­te 2020 que le pa­re­ce fa­tí­di­co, que quie­re de­vol­ver… Es­te es el que es­ta­mos vi­vien­do. A los que pa­sa­ron so­lo po­de­mos echar­le una mi­ra­da, los que vie­nen no sa­be­mos si los ve­re­mos; mien­tas que es­te es­tá aquí, nos es­tá re­tan­do a ser me­jo­res se­res hu­ma­nos, a que abra­ce­mos la di­fi­cul­tad y a que sal­ga­mos de esa zo­na de con­fort en la que nos aco­mo­da­mos sin pre­pa­rar­nos pa­ra sa­car de no­so­tros el ma­yor po­ten­cial: la va­len­tía de se­guir ade­lan­te y lle­gar a la me­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.