Ver­te­de­ros de ba­su­ra do­mi­ni­ca­nos: ma­si­va ca­la­mi­dad pública

Listin Diario - - La República -

Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tiene desafíos inapla­za­bles en el ma­ne­jo de re­si­duos só­li­dos. Para dis­po­ner de to­da la ba­su­ra de la na­ción se re­gis­tran 350 ver­te­de­ros. Los 158 mu­ni­ci­pios del te­rri­to­rio na­cio­nal, tie­nen al me­nos dos des­ti­nos fi­na­les de re­si­duos ca­da uno. Cuan­do or­ga­nis­mos in­de­pen­dien­tes y agen­cias es­pe­cia­li­za­das es­tu­dian la ma­yo­ría de ellos, se ob­ser­van en ma­si­vo des­or­den con ele­va­da pre­sen­cia de mi­cro­or­ga­nis­mos, desechos hos­pi­ta­la­rios pe­li­gro­sos, ga­ses tó­xi­cos, ma­te­rias ge­ne­ra­do­ras de in­cen­dios, ma­los olo­res y cien­tos de mi­les de in­sec­tos y roe­do­res trans­mi­so­res de en­fer­me­da­des.

Se co­no­ce que dia­ria­men­te en el país se pro­du­cen más de 13,000 to­ne­la­das a ra­zón 2.3 li­bras/ ha­bi­tan­te. De es­te to­tal el 32% son ma­te­ria­les inor­gá­ni­cos, im­pe­re­ce­de­ros, du­ra­de­ros, desechos y re­si­duos re­ci­cla­bles de va­lor co­mer­cial.

El 66% de los des­ti­nos fi­na­les de ba­su­ra do­mi­ni­ca­nos ocu­pan te­rre­nos de al­ta ca­li­dad agro­ló­gi­ca. Igual­men­te se co­no­ce que el 60% de ellos es­tán si­tua­dos en zo­nas de im­por­tan­cia hi­dro­ló­gi­ca muy pró­xi­mos a ríos, arro­yos y pre­sas. To­da la ba­su­ra do­mi­ni­ca­na ge­ne­ra 43,000 li­tros/ día de li­xi­via­dos, o sea lí­qui­dos con­ta­mi­nan­tes, ne­gros, ama­ri­llos, den­sos de mal olor a áci­do y res­tos de es­pu­ma. Mien­tras en Amé­ri­ca La­ti­na de ca­da 100 ver­te­de­ros, 45 son de ma­la ca­li­dad y muy con­ta­mi­nan­tes, en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es­ta pro­por­ción em­peo­ra a más 95%. Los ver­te­de­ros a cie­lo abier­to son un fac­tor de con­ta­mi­na­ción del sue­lo y to­das las fuen­tes de agua del sue­lo y el sub­sue­lo. Afec­tan sen­si­ble­men­te la sa­lud de las per­so­nas por el hu­mo ge­ne­ra­dor de cien­tos de mi­les de ca­sos de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias y aler­gias.

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be hay 14,000 te­rri­to­rios que se usan co­mo ver­te­de­ros con­tro­la­dos; ver­te­de­ros a cie­lo abier­to y re­lle­nos sa­ni­ta­rios. El cos­to pro­me­dio en dó­la­res por to­ne­la­da dis­pues­ta en ellos es $20.4. Bra­sil tiene el cos­to más al­to con $31.5. En San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na es 24.3 dó­la­res.

Para re­sol­ver es­ta pro­ble­má­ti­ca, el Es­ta­do do­mi­ni­cano efec­túa in­ter­ven­cio­nes de dé­bil im­pac­to. Pri­me­ro, el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te for­mu­ló el pro­yec­to de ley de ges­tión in­te­gral que “deam­bu­la” en el Con­gre­so des­de año 2014. Se­gun­do, se ins­ti­tu­yó en 2017 del Plan Do­mi­ni­ca­na Lim­pia co­mo iniciativa del Go­bierno, vía el Mi­nis­te­rio de la Pre­si­den­cia y coor­di­na­da por la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pro­gra­mas Es­pe­cia­les de la Pre­si­den­cia (DIGEPEP).

Es­ta crea­ción fue re­for­za­da por el De­cre­to 23317 que de­cla­ró el ter­cer sá­ba­do del mes de sep­tiem­bre de ca­da año, co­mo “Día Na­cio­nal de Lim­pie­za” en el mar­co del Día In­te­ra­me­ri­cano de la Lim­pie­za. En 2017, el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na anun­ció una in­ver­sión de RD$1,500 mi­llo­nes para los pró­xi­mos tres años (2017-2020), con el fin de apo­yar el Plan Do­mi­ni­ca­na

Lim­pia y otros RD$318 mi­llo­nes adi­cio­na­les para de equi­pos pe­sa­dos de los ayun­ta­mien­tos. No he­mos po­di­do en­con­trar el re­por­te exac­to de ren­di­ción de cuen­tas de es­ta in­ver­sión pública.

Se sub­ra­ya ade­más las do­na­cio­nes de ca­mio­nes com­pac­ta­do­res efec­tua­das por el go­bierno a di­ver­sos ayun­ta­mien­tos. En es­pe­cial los 12 ca­mio­nes do­na­dos por el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na, al Ayun­ta­mien­to de San­tia­go di­ri­gi­do por Abel Mar­tí­nez. Do­na­cio­nes que se re­co­no­cen, pe­ro que vie­nen a su­plir el in­cum­pli­mien­to por más de 17 años de la Ley 166-03 que obli­ga a trans­fe­rir a los mu­ni­ci­pios el 10% del pre­su­pues­to ge­ne­ral de la Na­ción.

En el ca­so de San­tia­go, los re­si­duos só­li­dos im­pul­sa­dos en la ad­mi­nis­tra­ción del Al­cal­de Abel Mar­tí­nez, con­vir­tie­ron la lim­pie­za mu­ni­ci­pal, aseo ur­bano y la hi­gie­ni­za­ción en un mo­de­lo que in­clu­so ayu­da a de­te­ner el avan­ce de la Pan­de­mia Covid-19.

Des­de el año 2005, el Con­se­jo para el Desa­rro­llo Es­tra­té­gi­co (CDES) fue la pri­me­ra or­ga­ni­za­ción so­cial de la Na­ción que for­mu­ló una agen­da de ges­tión de re­si­duos. Em­pre­sa­rios de re­co­no­ci­da res­pon­sa­bi­li­dad so­cial co­mo Fé­lix García, Miky La­ma, Juan Jo­sé Batlle Ál­va­rez y Ra­fael Yu­nén tra­ba­ja­ron en con­jun­to con téc­ni­cos y au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les. Se ges­tó la Cor­po­ra­ción de Aseo de San­tia­go con es­ta­tu­tos re­co­no­ci­dos por el Con­ce­jo de Re­gi­do­res. Era la pri­me­ra vez en mu­cho tiem­po que la so­cie­dad ci­vil se alia­ba a las au­to­ri­da­des para im­pul­sar un sis­te­ma in­te­gral de ges­tión de re­si­duos so­li­dos con apoyo de va­rias agen­cias in­ter­na­cio­na­les.

Sin em­bar­go, es­te sis­te­ma no tu­vo la sos­te­ni­bi­li­dad ne­ce­sa­ria en la me­di­da que las au­to­ri­da­des del pe­río­do 2010-2016 pre­ten­dien­do “ge­ne­rar ener­gía de la ba­su­ra”, des­mon­ta­ron es­te ré­gi­men crean­do la más gran­de cri­sis de ba­su­ra que ha te­ni­do San­tia­go en to­da su his­to­ria. Anar­quía que fue sin­te­ti­za­da crí­ti­ca­men­te en el año 2011 por las au­to­ri­da­des del Con­se­jo para el Desa­rro­llo (CDES) en un diag­nós­ti­co re­su­mi­do en car­ta fir­ma­da por Car­los Fon­deur, pre­si­den­te del Plan Es­tra­té­gi­co y di­ri­gi­da al Al­cal­de de turno.

Es­te diag­nós­ti­co pu­so en evi­den­cia la can­ce­la­ción de más de 25 in­ge­nie­ros en­tre­na­dos en Ja­pón por la Agen­cia de Coope­ra­ción de ese país. El hur­to de los ca­bles y del pro­gra­ma au­to­ma­ti­za­do de pe­sa­je de los ca­mio­nes re­co­lec­to­res; el de­te­rio­ro del con­trol geo­re­fe­ren­cia­do de la flo­ta de com­pac­ta­do­res y la pér­di­da de cien­tos de sa­la­rios men­sua­les de las bri­ga­das que tra­ba­jan en la lim­pie­za. Es­te des­or­den pro­du­jo en San­tia­go más de 1,500 ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos de ba­su­ra.

En es­te or­den, si va­lo­ra­mos lo acon­te­ci­do en el ver­te­de­ro de Du­que­sa, San­to Do­min­go y las bue­nas prác­ti­cas del re­lleno sa­ni­ta­rio de Ra­fey en San­tia­go se tie­nen de re­fe­ren­cia dos po­los del ma­ne­jo. El im­pac­to po­si­ti­vo de los más de 350 ver­te­de­ros de ba­su­ra do­mi­ni­ca­nos, im­po­ne ac­cio­nes de or­de­na­mien­to y ges­tión me­tro­po­li­ta­na man­co­mu­na­da que se­rán tra­ta­das en la pró­xi­ma en­tre­ga.

“EN AMÉ­RI­CA LA­TI­NA Y EL CA­RI­BE HAY 14,000 TE­RRI­TO­RIOS QUE SE USAN CO­MO VER­TE­DE­ROS CON­TRO­LA­DOS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.