¿Qué fa­lló en esa se­lec­ción?

Listin Diario - - Opinión - JO­SÉ LOIS MALKUN Para co­mu­ni­car­se con el au­tor jl­malkun@gmail.com

Cuan­do Da­ni­lo Me­di­na veía ca­da vez más cer­ca el fi­nal de su ca­rre­ra pre­si­den­cial al no po­der lo­grar una nue­va re­elec­ción lan­zó a va­rios de sus del­fi­nes al rue­do po­lí­ti­co ob­ser­van­do y eva­luan­do a ca­da uno de ellos para ver si des­pe­ga­ban.

Des­pués de me­ses ha­cien­do cam­pa­ña, se dio cuen­ta que nin­guno de sus del­fi­nes lo­gra­ba le­van­tar vue­lo y se de­ci­dió por un can­di­da­to que es­ta­ba al mar­gen de esa con­tien­da. Gonzalo Cas­ti­llo.

Des­de el mo­men­to en que hi­zo su es­co­gen­cia, Da­ni­lo no ha pa­ra­do en apo­yar con to­do lo que tiene a su del­fín ele­gi­do y es­tá co­rrien­do el ries­go de que pue­da ser pro­ce­sa­do por el uso ile­gal, abu­si­vo y ex­tre­ma­da­men­te tur­bio de los re­cur­sos del Es­ta­do. El pre­si­den­te es­tá asu­mien­do un ries­go po­lí­ti­co al­tí­si­mo ju­gan­do to­das sus car­tas por Gonzalo aun sa­bien­do su es­ca­sa po­si­bi­li­dad de ga­nar las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Ob­via­men­te, ese in­men­so gas­to en pro­mo­ver la opa­ca y pu­si­lá­ni­me fi­gu­ra de su can­di­da­to, hom­bre de éti­ca muy cues­tio­na­da y de un his­to­rial lleno de in­de­li­ca­de­zas y na­da trans­pa­ren­te, no ha si­do en vano por­que le ha su­ma­do mu­chos vo­tos y ha me­jo­ra­do su po­si­cio­na­mien­to elec­to­ral.

Pe­ro, aun así, Gonzalo es­tá a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia para que se con­vier­ta en un ries­go para el can­di­da­to que evi­den­te­men­te do­mi­na las pre­fe­ren­cias del elec­to­ra­do.

¿Pe­ro a que apues­ta

Da­ni­lo? ¿A una se­gun­da vuel­ta? Es­tá bien, pe­ro ne­ce­si­ta­ría mu­cho más de 15 días para re­du­cir una bre­cha ca­si inal­can­za­ble.

To­dos creen en mi­la­gros y to­dos creen que el di­ne­ro lo pue­de to­do. Por eso mu­chos pe­le­deís­tas ase­gu­ran que no pue­den per­der una elec­ción pre­si­den­cial y mu­cho me­nos es­tan­do en el po­der. Con­fían en que su pre­si­den­te ha­rá mi­la­gros y usa­rá, de ser ne­ce­sa­rio, has­ta el di­ne­ro de los ban­cos pri­va­dos para que eso no su­ce­da.

Pe­ro no siem­pre su­ce­den mi­la­gros, ni el di­ne­ro lo pue­de to­do.

La pre­gun­ta que que­da en el ta­pe­te es la si­guien­te: si Da­ni­lo hu­bie­ra es­co­gi­do otro de sus del­fi­nes y le hu­bie­ra da­do el mis­mo em­pu­je que le ha re­ci­bi­do Gonzalo ¿Cuál se­ría la si­tua­ción de ese can­di­da­to en los mo­men­tos ac­tua­les? Vea­mos, por ejem­plo, a Fran­cis­co Domínguez Bri­to o Ama­ran­te Ba­ret sin men­cio­nar a Reynaldo Pa­red Pérez que es­tá en­fer­mo.

Cual­quie­ra de ellos es­ta­ría me­jor po­si­cio­na­do que Gonzalo Cas­ti­llo en los ac­tua­les mo­men­tos. ¿Qué fa­lló? La des­con­fian­za en esos del­fi­nes. El mie­do a una nue­va trai­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.