XI Do­min­go del Tiem­po Or­di­na­rio

Listin Diario - - Opinión -

a) Del li­bro del Exo­do 19, 2-6a.

Moi­sés lle­va al pue­blo el men­sa­je del Se­ñor y el pue­blo acep­ta obe­de­cer­lo; la alian­za ha de con­sis­tir en que el pue­blo se­rá “pro­pie­dad es­co­gi­da” del Se­ñor y el mis­mo pue­blo se com­pro­me­te a no re­co­no­cer otros dio­ses fue­ra del Se­ñor, en­tre to­dos los pue­blos de la tie­rra, con­vir­tién­do­se en pue­blo con­sa­gra­do. Na­tu­ral­men­te esto no es obra só­lo de Dios sin el con­cur­so del pue­blo, és­te tiene que de­ci­dir si acep­ta responsabl­emente la ofer­ta del Se­ñor. En es­te pa­sa­je Moi­sés re­pre­sen­ta al me­dia­dor en­tre Yah­veh y su pue­blo, pe­ro tam­bién es un au­tén­ti­co pro­fe­ta en cuan­to que es por­ta­dor de un anun­cio al pue­blo.

b) De la car­ta del Após­tol San Pa­blo a los Ro­ma­nos 5, 6-11.

San Pa­blo tra­ta de en­se­ñar­nos que la hu­ma­ni­dad ha si­do re­con­ci­lia­da con Dios por la fe en Cris­to Je­sús, que sa­cri­fi­có su vi­da por no­so­tros, aun sien­do pe­ca­do­res. La en­tre­ga to­tal de Je­sús hi­zo po­si­ble una nue­va re­la­ción de Dios con la hu­ma­ni­dad, una re­la­ción de hi­jos e hi­jas de Dios. La fe sus­ci­ta­da por la pa­la­bra de Dios no se li­mi­ta a des­cu­brir ver­da­des con­cep­tua­les, sino que im­pul­sa a se­cun­dar la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to para trans­for­mar la realidad hu­ma­na, a par­tir de la con­ver­sión pro­fun­da que ha de te­ner lu­gar en lo más pro­fun­do del co­ra­zón hu­mano. las con­di­cio­nes para que la Nue­va Alian­za se cum­pla son la fe en Je­su­cris­to y la obe­dien­cia a sus en­se­ñan­zas.

c) Del Evan­ge­lio de San Ma­teo 9, 36-10, 8.

Es­tos ver­sícu­los tra­tan so­bre el en­vío de los do­ce Após­to­les, con las ins­truc­cio­nes de Je­sús para la mi­sión evan­ge­li­za­do­ra que les con­fía. Des­de es­ta pers­pec­ti­va mi­sio­ne­ra se de­fi­ne la vo­ca­ción y la iden­ti­dad de la co­mu­ni­dad ecle­sial, cons­ti­tu­ye el se­gun­do de los gran­des dis­cur­sos del pri­mer evan­ge­lio y com­pren­de tres seg­men­tos: pri­me­ro Je­sús ana­li­za la con­di­ción del pue­blo que no tiene lí­de­res. El se­gun­do es el nombramien­to de los Do­ce. Y ter­ce­ro, las ins­truc­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que re­ci­bie­ron, que se pro­lon­gan el res­to del ca­pí­tu­lo 10, cu­ya lec­tu­ra con­ti­nua­rá los dos pró­xi­mos do­min­gos. Je­sús com­pa­de­ci­do de la mu­che­dum­bre, ex­po­ne su preo­cu­pa­ción mi­sio­ne­ra con dos imá­ge­nes de los des­ti­na­ta­rios de la mi­sión: son ove­jas sin pas­tor y mies que pi­de co­se­cha­do­res. Ma­teo da la lis­ta de los Do­ce Após­to­les (que sig­ni­fi­ca en grie­go “en­via­dos”). El men­sa­je esen­cial de los mi­sio­ne­ros se­rá la lle­ga­da del Reino de Dios; y ha­brán de unir al anun­cio los sig­nos de la pre­sen­cia de es­te: “Cu­ren en­fer­mos, re­su­ci­ten muer­tos, lim­pien le­pro­sos, arro­jen de­mo­nios. Gra­tis lo han re­ci­bi­do, den­lo gra­tis” (v.8).

La con­ti­nua­ción de la mi­sión de Je­sús, ha de rea­li­zar­se en to­tal des­pren­di­mien­to, sin in­ten­ción de lu­cro ni pro­ve­cho pro­pio y por el en­vío de los Após­to­les que­da ma­ni­fies­to que la mi­sión es un ser­vi­cio gra­tui­to. Se tra­ta de dar gra­tis lo que se ha re­ci­bi­do gra­tui­ta­men­te de Dios, con­sig­na mi­sio­ne­ra de pe­ren­ne va­li­dez. De­be­mos trans­mi­tir la Noticia de que Dios ama al hom­bre, lo in­vi­ta a la fe, a su amis­tad, a su adop­ción fi­lial y a la fra­ter­ni­dad hu­ma­na me­dian­te el se­gui­mien­to de Je­su­cris­to, el Hom­bre nue­vo. Siem­pre se­rán de gran ac­tua­li­dad en la co­mu­ni­dad de fe que es la Igle­sia las pa­la­bras de Je­sús: “Va­yan al mundo en­te­ro… Den gra­tis lo que gra­tui­ta­men­te han re­ci­bi­do”. Y aque­lla re­fle­xión de San Pa­blo: “Si evan­ge­li­zo no es para mí mo­ti­vo de glo­ria, sino que se me im­po­ne co­mo ne­ce­si­dad. ¡Ay de mí si no evan­ge­li­za­re!” (1 Cor. 9, 16).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.