Mar­ga­ri­ta, Es­ta­do y se­ren­di­pia

Listin Diario - - Opinión - EMERSON SO­RIANO emer­son­so­riano@hot­mail.com

Mu­chas per­so­nas con­je­tu­ran acer­ca de la se­ren­di­pia en di­ver­sos sentidos, sien­do la con­clu­sión más so­co­rri­da so­bre el con­cep­to la que lo vin­cu­la con el ha­llaz­go de al­go ex­tra­or­di­na­rio por me­dio [o par­tir] de un acon­te­ci­mien­to for­tui­to, ca­sual.

En mi opi­nión la cues­tión re­cla­ma, ade­más, una suer­te de pre­dis­po­si­ción ap­ti­tu­di­nal, un te­rreno fér­til que en­gar­ce con la emer­gen­cia de lo for­tui­to y pue­da, en es­ta con­jun­ción, pro­du­cir lo ex­tra­or­di­na­rio.Ha­go es­te exor­dio para po­ner en pers­pec­ti­va el te­ma de la su­ce­sión pre­si­den­cial pre­vis­ta en el ar­tícu­lo 129 de la Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca y mi preo­cu­pa­ción par­ti­cu­lar acer­ca de los cri­te­rios -si en sen­ti­do ge­ne­ral pu­die­ra ha­blar­se de tal co­sa)- en fun­ción de los cua­les han si­do ele­gi­dos las can­di­da­tas y can­di­da­tos a vi­ce­pre­si­den­te de los par­ti­dos más im­por­tan­tes de opo­si­ción. Se ha con­ver­ti­do en una prác­ti­ca avie­sa -y en­ga­ño­sa para nues­tra de­mo­cra­cia- ele­gir can­di­da­tos o can­di­da­tas a la vi­ce­pre­si­den­cia a per­so­nas que es­ti­mu­len en la psi­co­lo­gía de los elec­to­res ese com­po­nen­te emo­cio­nal que tan­to per­tur­ba la elec­ción ra­cio­nal; o cuan­do no, a al­guien que ase­gu­ra a uno de los alia­dos en cier­tas coa­li­cio­nes el tro­zo del pas­tel o el co­bro de las fac­tu­ras pendientes. Y en el peor su­pues­to, a al­guien tan tor­pe, inep­to o me­dio­cre que no ha­ga som­bras al pre­si­den­te elec­to y sus as­pi­ra­cio­nes de he­ge­mo­nía o con­ti­nuis­mo.

En el ca­so de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na -y da­do que, co­mo ya di­je, el o la vi­ce­pre­si­den­te es al­guien que, por una ca­sua­li­dad, po­dría con­ver­tir­se en pre­si­den­te- de­be­mos plan­tear­nos la hi­pó­te­sis fu­tu­ri­ble de tal sus­ti­tu­ción -y la po­si­ble y sub­se­cuen­te ocu­rren­cia de un desem­pe­ño ex­tra­or­di­na­rio-, a par­tir de las cau­sas y ra­zo­nes que, ana­li­za­das fría­men­te, die­ron ori­ge­na­las­se­lec­cio­nes­de­ta­les­can­di­da­tas o can­di­da­tos, las cua­les aquí to­dos co­no­ce­mos. Pe­ro co­mo in­di­co más arri­ba la se­ren­di­pia so­lo pue­de es­pe­rar­se de una per­so­na con la pre­dis­po­si­ción for­ma­ti­va y ap­ti­tu­di­nal pre­ci­sa para ello. En mi mo­des­tí­si­ma opi­nión, esos fac­to­res so­lo se con­ju­gan en Mar­ga­ri­ta Ce­de­ño deFer­nán­dez.

En Mar­ga­ri­ta con­ver­gen la ap­ti­tud per­so­nal (sen­ci­llez, sim­pa­tía, ca­ris­ma) de que es due­ña, con su ex­pe­rien­cia en el ma­ne­jo de la de­sigual­dad -el ma­yor reto que en­fren­tan to­dos los es­ta­dos hoy día-, fac­to­res que la ofre­cen al elec­to­ra­do co­mo la can­di­da­ta con la pre­dis­po­si­ción in­te­lec­tual para pro­po­ner, in­clu­so, un nue­vo re­la­to so­bre la de­sigual­dad, con ten­den­cia a su dis­mi­nu­ción. ¡Ahí si hay ma­te­rial para una se­ren­di­pia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.