Lec­cio­nes de sa­bi­du­ría Al maes­tro, con ca­ri­ño lle­va­do al ci­ne

Listin Diario - - L2 - Tí­tu­lo: País: Año: Du­ra­ción: Ca­li­fi­ca­ción:

De aque­llos años de ado­les­cen­cia, cuan­do éra­mos sim­ples es­tu­dian­tes, siem­pre que­da­rá en la me­mo­ria al­gún pro­fe­sor que mar­có un pun­to de re­fe­ren­cia ha­cia un te­ma en par­ti­cu­lar o por al­gún con­se­jo que sir­vió de ba­se para ayu­dar­nos a es­co­ger una disciplina que nos ayu­da­rá en re­co­rrer nues­tro por­ve­nir.

Y de­ci­mos en la ado­les­cen­cia, por­que es cuan­do la re­bel­día se ma­ni­fies­ta, y si no te­ne­mos la de­bi­da orien­ta­ción para con­tro­lar­la, se po­dría es­co­ger el ca­mino equi­vo­ca­do.

De lo an­te­rior se de­du­ce, la mar­ca­da im­por­tan­cia so­bre nues­tra edu­ca­ción pri­ma­ria en el ho­gar y del en­la­ce que ha­ga­mos con nues­tros pro­fe­so­res del co­le­gio, don­de se­re­mos la se­mi­lla que ger­mi­na­rá en una so­cie­dad para que sea màs jus­tas.

Cuan­do se es­tre­na en 1967 una pe­lí­cu­la de pro­duc­ción in­gle­sa, con una can­ción que cau­ti­vó a una ge­ne­ra­ción, evo­ca­mos en ella, un ca­ri­ño y una nostalgia por la iden­ti­fi­ca­ción del te­ma ha­cia aque­llos do­cen­tes pe­ren­nes don­de nos sen­ti­mos com­pla­ci­dos.

Nos es­ta­mos re­fi­rien­do a la pe­lí­cu­la y a la can­ción del mis­mo tí­tu­lo “To Sir, with Lo­ve” o me­jor di­cho “Al maes­tro, con ca­ri­ño” con Sid­ney Poi­tier co­mo pro­ta­go­nis­ta.

En el desa­rro­llo de la tra­ma vamos vien­do a un gru­po de es­tu­dian­tes re­bel­des que­rien­do ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble a su pro­fe­sor. Le con­tra­di­cen en to­do. No quie­ren ser edu­ca­dos. Sus frus­tra­cio­nes se vuel­can en el au­la. Por lo tan­to, es un reto que tiene por de­lan­te.

Es­te pro­fe­sor para ha­cer su tra­ba­jo, se ve obli­ga­do a rea­li­zar las es­tra­te­gias ne­ce­sa­rias para ga­nar la aten­ción de sus alumnos. A par­tir de en­ton­ces, no so­lo brin­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca, sino, có­mo en­fren­tar la vi­da de adul­to en la so­cie­dad. Les cuen­ta de sus orí­ge­nes, de sus vi­ven­cias y les ha­bla con to­da la ho­nes­ti­dad po­si­ble. Na­rra en el au­la to­do lo que ha te­ni­do que ha­cer para en­fren­tar­se a un mundo im­pla­ca­ble que no exis­te pre­mio de con­so­la­ción para el de­rro­ta­do.

La vi­da siem­pre se­rá una ca­ja de sor­pre­sa don­de nun­ca sa­be­mos qué se­rá de no­so­tros en el fu­tu­ro y cuál se­rá nues­tro rum­bo. Es por ello, que en nues­tras vi­das he­mos te­ni­do esos maes­tros que les ase­gu­ro que to­da­vía hoy, los re­cor­da­mos con ca­ri­ño y res­pe­to. No im­por­ta si eran de pri­ma­ria o se­cun­da­ria, lo que sì sa­be­mos, es que es­tu­vie­ron ahí en la for­ma­ción de nues­tro ca­rác­ter y lo agra­de­ce­mos eter­na­men­te.

Es­te es el men­sa­je de la pe­lí­cu­la don­de se va es­tre­chan­do esa co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta en­tre el pro­fe­sor y el es­tu­dian­te.

La ac­tua­ción de Sid­ney Poi­tier es em­ble­má­ti­ca cuan­do se en­con­tra­ba en la cús­pi­de de su po­pu­la­ri­dad acom­pa­ña­dos de un gru­po de jó­ve­nes ac­to­res don­de el di­rec­tor pu­do rea­li­zar una ver­da­de­ra quí­mi­ca en pan­ta­lla para el de­lei­te de un público di­ver­so.

Es­ta pe­lí­cu­la po­see un guion bien equi­li­bra­do y una fo­to­gra­fía con co­lo­res bien ma­ti­za­dos para re­fle­jar esa re­bel­día y una ban­da so­no­ra que mar­có a una ge­ne­ra­ción que to­da­vía hoy la año­ra­mos co­mo re­cor­da­mos con ca­ri­ño a nues­tros inol­vi­da­bles maes­tros.

A to­dos ellos, va de­di­ca­do es­ta pe­lí­cu­la con mu­cho ca­ri­ño y un agra­de­ci­mien­to pro­fun­do a ca­da uno de esos maes­tros que nos mar­ca­ron por siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.