Se ave­ci­na una cri­sis de deu­da para los paí­ses po­bres

Listin Diario - - Internatio­nal Weekly - Por MARY WI­LLIAMS WALSH y MATT PHILLIPS

Des­de An­go­la has­ta Ja­mai­ca, pa­san­do por Ecua­dor y Zam­bia, los paí­ses po­bres han vis­to sus fi­nan­zas des­tro­za­das por la pan­de­mia.

El pre­si­den­te de Tan­za­nia ha pe­di­do a “nues­tros her­ma­nos ri­cos” que can­ce­len la deu­da de su país. Bie­lo­rru­sia se des­vió ha­cia un in­cum­pli­mien­to cuan­do no pu­do ob­te­ner un prés­ta­mo de 600 mi­llo­nes de dó­la­res de Ru­sia. Lí­bano ha em­pren­di­do su pri­me­ra re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da. Y Ar­gen­ti­na ha in­cum­pli­do por no­ve­na vez.

Las ba­jas ta­sas de in­te­rés de la úl­ti­ma dé­ca­da die­ron lu­gar a una alian­za po­co pro­ba­ble en­tre paí­ses po­bres e in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les. Los go­bier­nos, las em­pre­sas es­ta­ta­les y otras com­pa­ñías pu­die­ron re­cau­dar di­ne­ro, de ma­ne­ra re­la­ti­va­men­te ba­ra­ta, para fi­nan­ciar su cre­ci­mien­to, mien­tras que los in­ver­so­res que bus­ca­ban me­jo­res ren­di­mien­tos de los que ob­te­nían en su país en­gu­lle­ron esa deu­da. Co­mo re­sul­ta­do, los paí­ses en desa­rro­llo de­ben can­ti­da­des de di­ne­ro sin pre­ce­den­tes a los in­ver­so­res, go­bier­nos y otras ins­tan­cias fue­ra de sus fron­te­ras: 2.1 bi­llo­nes de dó­la­res para paí­ses cla­si­fi­ca­dos por el Ban­co Mun­dial co­mo de “ba­jos in­gre­sos” e “in­gre­sos me­dio-ba­jos”.

Aho­ra, la pan­de­mia es­tá des­gas­tan­do esa alian­za. La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca se ha de­te­ni­do. Los go­bier­nos de­ben mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en in­tere­ses y pa­gos de ca­pi­tal, que de re­pen­te se han en­ca­re­ci­do por la vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos de di­vi­sas, mien­tras que los cos­tos de la sa­lud pública se dis­pa­ran. Y los in­ver­sio­nis­tas no tie­nen áni­mo de con­do­nar.

“La úl­ti­ma vez que tu­vi­mos tan­tos paí­ses, que pro­ba­ble­men­te se hun­die­ran al mis­mo tiem­po fue en los 80”, afir­mó Mi­tu Gu­la­ti, pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Du­ke, en Ca­ro­li­na del Nor­te, que es­tu­dia las deu­das de los paí­ses.

Re­sol­ver esas deu­das lle­vó años de ne­go­cia­cio­nes, me­di­das de aus­te­ri­dad y un es­tan­ca­mien­to del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Pe­ro la cri­sis de deu­da que ame­na­za hoy po­dría ser aún más di­fí­cil de so­lu­cio­nar.

Du­ran­te mu­cho tiem­po, los paí­ses po­bres pu­die­ron ob­te­ner prés­ta­mos de ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, o de los go­bier­nos de sus so­cios co­mer­cia­les. Pe­ro en los úl­ti­mos años , su deu­da, ge­ne­ral­men­te en for­ma de bo­nos, se ha he­cho po­pu­lar en­tre las em­pre­sas de in­ver­sión pri­va­da. Los fondos de in­ver­sión, a su vez, la co­lo­ca­ban en fondos de pen­sio­nes de clien­tes, ofi­ci­nas fa­mi­lia­res y fondos co­ti­za­dos en bol­sa. Y esas en­ti­da­des tie­nen sus pro­pias re­glas, lo que com­pli­ca­rá cual­quier es­fuer­zo para ne­go­ciar tér­mi­nos más fá­ci­les.

Hay mu­cho en jue­go: la dispu­ta de va­rios años de Ar­gen­ti­na con un gru­po de fondos de co­ber­tu­ra, in­clu­yen­do a Elliott Ma­na­ge­ment de Nue­va York, es un re­cor­da­to­rio de lo que pue­de su­ce­der cuan­do un país fa­lla en los pa­gos de la deu­da. Los fondos de co­ber­tu­ra com­pra­ron bo­nos ar­gen­ti­nos, po­co an­tes de que el país in­cum­plie­ra sus obli­ga­cio­nes en 2001, y bus­ca­ban el re­em­bol­so to­tal “in­clu­so lle­gan­do al gra­do de in­cau­tar un bu­que na­val ar­gen­tino”, en lu­gar de re­sol­ver­lo me­dian­te una re­es­truc­tu­ra­ción de la deu­da. Cuan­do las par­tes fi­nal­men­te lle­ga­ron a un acuer­do en 2016, Elliott re­ci­bió ca­si el 400 por cien­to de su in­ver­sión ori­gi­nal, se­gún fun­cio­na­rios ar­gen­ti­nos.

Los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos han com­pra­do más deu­da que las ins­ti­tu­cio­nes de prés­ta­mo ofi­cia­les en paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, de Asia Orien­tal y paí­ses emer­gen­tes de Eu­ro­pa.

El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ya ha am­plia­do dos pro­gra­mas de prés­ta­mos de emer­gen­cia, y más de 100 paí­ses se han ins­cri­to. Los pro­gra­mas ayu­da­rán a cor­to pla­zo, ex­pli­có Ra­min To­loui, sub­se­cre­ta­rio del Te­so­ro du­ran­te el go­bierno de Oba­ma, pe­ro se re­que­ri­rá mu­cho más para man­te­ner sol­ven­tes a los paí­ses po­bres. El FMI ha es­ti­ma­do la ne­ce­si­dad ac­tual to­tal de los paí­ses pres­ta­ta­rios en 2.5 bi­llo­nes de dó­la­res.

En mar­zo, los lí­de­res del Ban­co Mun­dial y del FMI sus­pen­die­ron los pa­gos de 76 paí­ses que de­ben gran­des pa­gos a Chi­na. Unas se­ma­nas des­pués, el Gru­po de los 20, go­bier­nos de gran­des eco­no­mías y ban­cos cen­tra­les, in­clui­dos Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia y Chi­na, res­pal­da­ron una sus­pen­sión de pa­gos.

Esas or­ga­ni­za­cio­nes han he­cho un lla­ma­do a los in­ver­sio­nis­tas pri­va­dos a que se unan a la sus­pen­sión.

El Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les, un gru­po mun­dial de es­te sec­tor, tar­dó cua­tro se­ma­nas en ofre­cer una pro­pues­ta. El 28 de ma­yo, el gru­po in­for­mó que ca­da in­ver­sio­nis­ta de­ci­di­ría si acep­ta­ba una mo­ra­to­ria, y que cual­quier pa­go de in­tere­ses omi­ti­do se aña­di­ría al pa­go de ca­pi­tal de los pres­ta­ta­rios. Los paí­ses sal­drían de la mo­ra­to­ria con más deu­da de la que te­nían.

In­ver­sio­nis­tas pri­va­dos no tie­nen áni­mo con­do­na­dor.

SER­GEI GAPON/AGENCE FRAN­CE-PRES­SE — GETTY IMAGES

En­fer­me­ras re­ci­ben equi­po pro­tec­tor en Bie­lo­rru­sia, que en­fren­ta una mo­ra­to­ria de pa­gos, tras el fra­ca­so de un prés­ta­mo de Ru­sia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.