Ras­trean en mur­cié­la­gos la evo­lu­ción del vi­rus

Listin Diario - - Internatio­nal Weekly - Por JA­MES GORMAN

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos, in­clu­yen­do a un des­ta­ca­do in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Vi­ro­lo­gía de Wuhan, ha ana­li­za­do to­dos los coronaviru­s, co­no­ci­dos en mur­cié­la­gos chi­nos y ha uti­li­za­do el análisis ge­né­ti­co para ras­trear el pro­ba­ble ori­gen del nue­vo coronaviru­s has­ta los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra.

En su in­for­me, pu­bli­ca­do en lí­nea el 31 de ma­yo, los cien­tí­fi­cos tam­bién se­ña­lan la gran va­rie­dad de es­tos vi­rus en el sur y su­r­oes­te de Chi­na e ins­tan a una vigilancia más es­tre­cha de los vi­rus de los mur­cié­la­gos en la zo­na y mayores es­fuer­zos para cam­biar el com­por­ta­mien­to hu­mano co­mo for­mas de dis­mi­nuir las pro­ba­bi­li­da­des de fu­tu­ras pan­de­mias.

Los in­ves­ti­ga­do­res, en su ma­yo­ría chi­nos y es­ta­dou­ni­den­ses, lle­va­ron a ca­bo una bús­que­da ex­haus­ti­va y un análisis de los coronaviru­s en los mur­cié­la­gos. La evi­den­cia ge­né­ti­ca de que el vi­rus

Una re­gión que es un ‘ver­da­de­ro fo­co’ de en­fer­me­da­des.

se ori­gi­nó en los mur­cié­la­gos ya era abru­ma­do­ra. Los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra, en par­ti­cu­lar, eran con­si­de­ra­dos pro­ba­bles hués­pe­des por­que otras en­fer­me­da­des de pro­pa­ga­ción, co­mo el brote de SARS en 2003, pro­ce­dían de es­tos vi­rus que se ori­gi­na­ron en es­tos mur­cié­la­gos, in­te­gran­tes del gé­ne­ro Rhi­no­lop­hus.

Nin­guno de los vi­rus de mur­cié­la­go se acer­ca lo su­fi­cien­te al nue­vo coronaviru­s, co­mo para su­ge­rir que sal­tó de los mur­cié­la­gos a los hu­ma­nos.

El pro­ge­ni­tor in­me­dia­to del nue­vo vi­rus no se ha en­con­tra­do. Ini­cial­men­te se sos­pe­chó de los pan­go­li­nes, aun­que no hay evi­den­cia de que fue­ran la fuen­te in­me­dia­ta.

La nue­va in­ves­ti­ga­ción in­clu­ye un análisis de la evo­lu­ción vi­ral y de los mur­cié­la­gos que res­pal­da fir­me­men­te el ori­gen sos­pe­cho­so del vi­rus en los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra, pe­ro no es de­fi­ni­ti­vo. El in­for­me tam­bién aña­de de­ta­lles a lo que los cien­tí­fi­cos sa­ben de los coronaviru­s en los mur­cié­la­gos, có­mo han evo­lu­cio­na­do y qué ti­po de ame­na­za re­pre­sen­tan.

Ri­chard Ebright, mi­cro­bió­lo­go y ex­per­to en bio­se­gu­ri­dad de la Uni­ver­si­dad de Rut­gers, en Nue­va Jer­sey, ha ar­gu­men­ta­do que po­dría ha­ber ha­bi­do una fu­ga ac­ci­den­tal de un vi­rus de evo­lu­ción na­tu­ral, pre­sen­te en el Ins­ti­tu­to de Vi­ro­lo­gía de Wuhan, y que la se­gu­ri­dad del la­bo­ra­to­rio de­be­ría in­ves­ti­gar­se.

Ese la­bo­ra­to­rio ha si­do ob­je­to de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, que pro­mue­ven la idea de que el nue­vo coronaviru­s fue crea­do en un la­bo­ra­to­rio.

Zheng-Li Shi, di­rec­tor del Cen­tro de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas Emer­gen­tes del ins­ti­tu­to, co­no­ci­do por su tra­ba­jo para ras­trear la fuen­te ori­gi­nal del vi­rus del SARS en los mur­cié­la­gos e iden­ti­fi­car el SARS-CoV-2, co­mo se co­no­ce al nue­vo coronaviru­s, es uno de los au­to­res del nue­vo es­tu­dio, jun­to con Pe­ter Das­zak, pre­si­den­te de EcoHealth Allian­ce, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, con se­de en Nue­va York.

Los in­ves­ti­ga­do­res re­co­lec­ta­ron mues­tras ora­les y rec­ta­les con hi­so­pos, así co­mo pe­llets fe­ca­les de mur­cié­la­gos en cue­vas en Chi­na de 2010 a 2015, y uti­li­za­ron la se­cuen­cia­ción ge­né­ti­ca para ob­te­ner 781 se­cuen­cias par­cia­les de los vi­rus. Los com­pa­ra­ron con la in­for­ma­ción de se­cuen­cias ya do­cu­men­ta­da, en ba­ses de da­tos in­for­má­ti­cas so­bre el coronaviru­s de mur­cié­la­go y pan­go­lín.

En­con­tra­ron evi­den­cia de que el nue­vo coronaviru­s pu­do ha­ber evo­lu­cio­na­do en la pro­vin­cia de Yun­nan, pe­ro no pu­die­ron des­car­tar un ori­gen en otras zo­nas del sud­es­te asiá­ti­co fue­ra de Chi­na.

La fa­mi­lia de mur­cié­la­gos que in­clu­ye al gé­ne­ro de he­rra­du­ra, Rhi­no­lop­hus, al pa­re­cer se ori­gi­nó en Chi­na ha­ce de­ce­nas de mi­llo­nes de años. Tie­nen una lar­ga his­to­ria de coevo­lu­ción con los coronaviru­s, que el in­for­me mues­tra que co­mún­men­te sal­tan de una es­pe­cie de mur­cié­la­go a otra.

Das­zak in­di­có que la re­gión don­de con­ver­gen Chi­na, Laos, Viet­nam y Myan­mar pue­de ser “el ver­da­de­ro fo­co de es­tos vi­rus”.

No so­lo los mur­cié­la­gos de­ben ser mo­ni­to­rea­dos, co­men­tó Das­zak, sino tam­bién los hu­ma­nos.

Afir­mó que ese es­fuer­zo se­ría muy cos­to­so, pe­ro que, en com­pa­ra­ción con el cos­to de una pan­de­mia, “de­fi­ni­ti­va­men­te es­tá ob­te­nien­do un buen re­torno de la in­ver­sión”.

MEHAHEM KAHANA/AGENCE FRAN­CE-PRES­SE — GETTY IMAGES

Una nue­va in­ves­ti­ga­ción re­ve­ló que el coronaviru­s po­dría ha­ber evo­lu­cio­na­do en los mur­cié­la­gos de he­rra­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.