La obra de Ch­ris­to se­rá re­cor­da­da

Listin Diario - - Internatio­nal Weekly -

La­men­to no ha­ber­le pre­gun­ta­do nun­ca a Ch­ris­to so­bre Ga­bro­vo, la ciu­dad búl­ga­ra don­de na­ció en 1935. Mu­rió el 31 de ma­yo, a los 84 años, un so­ña­dor con se­gui­do­res de cul­to y un le­ga­do que siem­pre ha pa­re­ci­do una res­pues­ta irónica y hu­ma­na a los dic­ta­dos cul­tu­ra­les del blo­que so­vié­ti­co.

Cuan­do los so­vié­ti­cos re­pri­mie­ron el le­van­ta­mien­to hún­ga­ro en 1956, Ch­ris­to hu­yó de Pra­ga, a don­de ha­bía ido a es­tu­diar y tra­ba­jar en un tea­tro de van­guar­dia. Se di­ri­gió a Vie­na y, de allí, a Pa­rís, don­de co­no­ció a Jean­ne-Clau­de De­nat de Gui­lle­bon, ha hi­ja na­ci­da en Ma­rrue­cos de un ofi­cial del ejér­ci­to fran­cés. Él era en­can­ta­dor, una fuer­za de la na­tu­ra­le­za. Ella era bri­llan­te y no me­nos de­ci­di­da. Jean­ne-Clau­de, tam­bién ar­tis­ta, se con­vir­tió en su co­la­bo­ra­do­ra.

A tra­vés de los años, sus más es­pec­ta­cu­la­res gol­pes de efec­to— en­vol­ver el Reichs­tag de Ber­lín y el puen­te Pont Neuf en Pa­rís, en­fun­dar una is­la en la bahía Bis­cay­ne de Flo­ri­da y par­te de la cos­ta de Aus­tra­lia, ins­ta­lar una va­lla de te­la on­du­lan­te en 40 ki­ló­me­tros del Nor­te de Ca­li­for­nia— pa­re­cían para los es­cép­ti­cos, de­ma­sia­do Bar­num y muy po­co Bra­que: en­tre­te­ni­mien­tos de cul­tu­ra me­dia. Ca­da vez más, la po­pu­la­ri­dad de Ch­ris­to se con­vir­tió en un gol­pe con­tra él en al­gu­nos círcu­los ex­clu­si­vos.

Su ar­te era fá­cil de en­ten­der, pe­ro di­fí­cil de cla­si­fi­car. Al prin­ci­pio, su in­cli­na­ción por en­vol­ver ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo la­tas de pin­tu­ra y ba­rri­les de pe­tró­leo, pa­re­cía vin­cu­lar­lo con los ar­tis­tas pop es­ta­dou­ni­den­ses de los años 60 y los nue­vos rea­lis­tas fran­ce­ses.

Pe­ro lue­go co­men­zó a en­vol­ver edi­fi­cios en­te­ros y a tra­ba­jar al ai­re li­bre en una es­ca­la am­bien­tal y me­ga­lo­ma­nía­ca, que su­ge­ría a los ar­tis­tas del land art de los 70s, co­mo Mi­chael Hei­zer, Ro­bert Smith­son y Wal­ter de Ma­ria, sal­vo que las ins­ta­la­cio­nes de Ch­ris­to eran tem­po­ra­les, a ve­ces ur­ba­nas, y aco­gían co­mo un com­po­nen­te esen­cial del ar­te to­da la do­cu­men­ta­ción te­dio­sa, ar­ti­ma­ñas fi­nan­cie­ras y ne­go­cia­cio­nes con au­to­ri­da­des y ve­ci­nos que po­drían pro­lon­gar­se dé­ca­das y oca­sio­nal­men­te vol­ver­se des­agra­da­bles.

“The Ga­tes”, una ins­ta­la­ción en el Cen­tral Park de Nue­va York, tar­dó 26 años en ha­cer­se. Cuan­do Ch­ris­to plan­teó la idea por pri­me­ra vez, las au­to­ri­da­des de NY pu­bli­ca­ron un to­mo pe­sa­do, con­tan­do to­das las ra­zo­nes por las que era “el pro­yec­to equi­vo­ca­do, en el lu­gar equi­vo­ca­do en el mo­men­to equi­vo­ca­do”.

Fi­nal­men­te, en fe­bre­ro de 2005, con­du­je con Ch­ris­to y Jean­ne-Clau­de a la ho­ra ce­ro, cuan­do un ejér­ci­to de ayu­dan­tes re­mu­ne­ra­dos, dis­per­sos a lo lar­go de 37 ki­ló­me­tros de ve­re­das, des­ple­ga­ron “The Ga­tes” (Las puer­tas) en Cen­tral Park, 7.500 de ellas. La ope­ra­ción cos­tó mi­llo­nes de dó­la­res, que pa­ga­ron los ar­tis­tas.

Con su in­te­rés en los in­tan­gi­bles y el pro­ce­so, Ch­ris­to era co­mo mu­chos otros ar­tis­tas con­cep­tua­les de los 60s y 70s. Lo que lo dis­tin­guió fue el he­cho de que su obra atra­jo a gran­des ma­sas de per­so­nas, la aten­ción de los me­dios mun­dia­les, y ge­ne­ró una do­sis de fe­li­ci­dad y asom­bro na­da des­pre­cia­ble.

Un te­ma era el áni­mo utó­pi­co del rea­lis­mo so­cia­lis­ta so­vié­ti­co, que pre­go­na­ba ser un ar­te para to­dos. En lu­gar de ese fal­so po­pu­lis­mo, que pro­du­jo enor­mes mo­nu­men­tos a Marx y a la Ma­dre Ru­sia, Ch­ris­to le dio la vuel­ta al guión. Tra­fi­ca­ba con una es­pe­cie de abs­trac­ción pa­sa­je­ra, cu­yos sig­ni­fi­ca­dos per­ma­ne­cían abier­tos y listos para el de­ba­te. Crear esto era una ob­se­sión per­so­nal que re­que­ría el con­sen­ti­mien­to público —de­pen­dien­te de un tea­tro po­lí­ti­co len­to y des­or­de­na­do, que era el má­xi­mo pun­to con­cep­tual del ar­te.

“Vi­ne de un país co­mu­nis­ta”, afir­mó Ch­ris­to. “Uti­li­zo mi pro­pio di­ne­ro, mi pro­pio tra­ba­jo y mis pro­pios pla­nes por­que me gus­ta ser to­tal­men­te li­bre”.

Ga­bro­vo es una ciu­dad lu­cha­do­ra y en­tra­ña­ble con una po­bla­ción or­gu­llo­sa y tes­ta­ru­da y una ve­na pí­ca­ra. Bajo el do­mi­nio so­vié­ti­co, se con­vir­tió en la ca­pi­tal del hu­mor del co­mu­nis­mo, ho­gar de un mu­seo ma­ra­vi­llo­sa­men­te ex­tra­ño, lla­ma­do la Casa del Hu­mor y la Sá­ti­ra, un co­lec­cio­nis­ta de ma­los jue­gos de pa­la­bras, vo­lan­tes de la Gue­rra Fría y chis­tes in­tra­du­ci­bles, hoy una re­li­quia ol­vi­da­da de una era des­apa­re­ci­da.

Vi­si­té Ga­bro­vo a lo lar­go de los años y pen­sé en Ch­ris­to, hi­jo na­ti­vo que triun­fó, re­cor­dan­do la ima­gen de él co­rrien­do por el Reichs­tag y es­tam­pan­do sus pies en el Cen­tral Park cu­bier­to de hie­lo, el cen­tro de aten­ción, dis­fru­tan­do del res­plan­dor de “The Ga­tes”. Tes­ta­ru­do, pí­ca­ro, en­tra­ña­ble. Ese era Ch­ris­to.

EN EL SEN­TI­DO DEL RE­LOJ DE SU­PE­RIOR IZ­QUIER­DA: ALES­SAN­DRO GRAS­SA­NI PARA THE NEW YORK TI­MES; AS­SO­CIA­TED PRESS; RI­CHARD DREW/AS­SO­CIA­TED PRESS; AS­SO­CIA­TED PRESS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.