El di­se­ño fic­ción abor­da los pro­ble­mas irrea­les

Listin Diario - - Internatio­nal Weekly - Por JO­SIE THADDEUS-JOHNS

Si te quie­res ca­sar en el pue­blo de Lit­ho­pia, ten­drás que in­for­mar a los sa­té­li­tes. Pri­me­ro, un dron iden­ti­fi­ca­rá a la fe­liz pa­re­ja por re­co­no­ci­mien­to fa­cial. La transac­ción se re­gis­tra­rá, uti­li­zan­do crip­to­gra­fía, en un li­bro ma­yor de ca­de­na de blo­ques, co­mo un “con­tra­to in­te­li­gen­te”.

Si com­pras una casa, un com­pra­dor y ven­de­dor ha­rán un ri­tual de trans­fe­ren­cia ha­cien­do ro­dar mo­ne­das gi­gan­tes im­pre­sas en 3D. Las mo­ne­das con­tie­nen li­tio, ex­traí­do en se­cre­to por los ciu­da­da­nos. La so­cie­dad li­to­pia­na es un mo­de­lo de es­ta­do de vigilancia cor­dial, go­ber­na­do por ges­tos hu­ma­nos, una ca­de­na de blo­ques y li­tio.

El pro­yec­to con­cep­tual “Lit­hopy” es una sá­ti­ra del bit­coin y la fie­bre del li­tio en la Re­pú­bli­ca Checa para sa­tis­fa­cer la de­man­da eu­ro­pea de las ba­te­rías de au­to­mó­vi­les.

Es­ta vi­sión de las pre­sio­nes de la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca exis­te co­mo una mues­tra en el pa­be­llón che­co de la Trie­nal de Mi­lán de 2019; co­mo un por­tal en internet en cur­so; co­mo có­di­go in­for­má­ti­co en Gi­tHub, un de­pó­si­to glo­bal para soft­wa­re de có­di­go abier­to; co­mo una pe­lí­cu­la mul­ti­ca­nal; y co­mo un ar­tícu­lo aca­dé­mi­co para una so­cie­dad in­for­má­ti­ca.

“Lit­hopy”, crea­do por De­ni­sa Ke­ra, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, Es­pa­ña, y Petr Sou­rek, un dramaturgo, for­ma par­te de un cre­cien­te mo­vi­mien­to lla­ma­do di­se­ño fic­ción, que apli­ca el di­se­ño a si­tua­cio­nes es­pe­cu­la­ti­vas de ti­po cien­cia fic­ción. “Te­ne­mos una nue­va ge­ne­ra­ción de con­ta­do­res de his­to­rias, cu­yo pro­ce­so crea­ti­vo se ase­me­ja más a los ar­qui­tec­tos y cien­tí­fi­cos”, ex­pli­có Ka­ren Wong, sub­di­rec­to­ra del New Mu­seum de NY.

El di­se­ño fic­ción ha si­do el cam­po de los di­se­ña­do­res e in­ves­ti­ga­do­res que in­ter­cam­bian ideas con hac­kers clan­des­ti­nos, ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos y es­cri­to­res de cien­cia fic­ción. Es­tá lle­gan­do a los la­bo­ra­to­rios de los tec­nó­lo­gos y, tal vez, a los ho­ga­res de las per­so­nas.

El ejer­ci­cio del di­se­ño fic­ción im­pli­ca re­sol­ver un pro­ble­ma ima­gi­na­rio y pue­de in­cluir pe­lí­cu­las, ob­je­tos, si­tios en internet, li­bros o bo­ce­tos.

En es­te sen­ti­do, al­gu­nas obras pa­re­cen te­ner mu­cho en co­mún con el di­se­ño fíl­mi­co de las pe­lí­cu­las fu­tu­ris­tas. “Bla­de Run­ner” o “Mi­no­rity Re­port”, por ejem­plo, son ad­mi­ra­das por su me­ticu­losa ex­tra­po­la­ción de la tec­no­lo­gía a mun­dos del fu­tu­ro cer­cano.

De ma­ne­ra si­mi­lar, la se­rie de pe­lí­cu­las con­cep­tua­les de di­se­ño fic­ción de Keii­chi Mat­su­da “Aug­men­ted (Hy­per) Reality”, de 2010, ima­gi­na la evo­lu­ción, de lo que en­ton­ces eran los pri­me­ros ex­pe­ri­men­tos en realidad au­men­ta­da. Mues­tra una in­ter­faz di­gi­tal que co­lo­ca un fon­do de pan­ta­lla a to­da nues­tra ex­pe­rien­cia del mundo, lle­na de anun­cios y men­sa­jes de ami­gos. Hoy, in­mer­sos en nues­tros mun­dos di­gi­ta­les, se sien­te co­mo si pu­dié­ra­mos es­tar si­guien­do la tra­yec­to­ria de Mat­su­da.

Al­gu­nos di­se­ños fic­ción son cla­ra­men­te con­tra­fac­tua­les. La ar­tis­ta Pa­tri­cia Pic­ci­ni­ni crea obras que son a la vez im­pac­tan­tes y cien­tí­fi­cas: re­pre­sen­tó a Aus­tra­lia en la Bie­nal de Ve­ne­cia de 2003 con “We Are Fa­mily”, una es­cul­tu­ra rea­lis­ta de una ma­dre y sus be­bés, cu­yos cuer­pos te­nían for­ma de cer­do, pe­ro sus ros­tros y ex­pre­sio­nes eran hu­ma­nos.

A me­di­da que nues­tro mundo ac­tual se vuel­ve ca­da vez más irre­co­no­ci­ble, es­tos es­ce­na­rios, en los que se to­man co­mo he­chos im­po­si­bi­li­da­des ex­tra­va­gan­tes y dis­tó­pi­cas, tie­nen un atrac­ti­vo. ¿Có­mo po­drían so­bre­vi­vir las es­pe­cies a las plagas, a los cam­bios cli­má­ti­cos o in­clu­so a la ex­tin­ción? Las res­pues­tas del di­se­ño fic­ción de­mues­tran nues­tra ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción: un men­sa­je para nues­tros pro­pios tiem­pos su­rrea­lis­tas.

JAN HRDÝ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.