Un ofi­cial pa­trio­ta

Listin Diario - - Opinión - PA­BLO CLA­SE HI­JO lis­tin­dia­rio.com fi­gu­ras24@hot­mail.com En la web

En los días de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa, C. J. Rou­get de Lis­le, ofi­cial del ejér­ci­to de Fran­cia, un hom­bre mo­des­to y ca­si des­co­no­ci­do, re­ci­be el en­car­go de com­po­ner un can­to de gue­rra.

En Es­tras­bur­go, aflu­yen a su me­mo­ria los sen­ti­mien­tos desata­dos en aquel tiem­po de gue­rra, las pa­la­bras oí­das en un ban­que­te, el odio a los ti­ra­nos, los te­mo­res por la tie­rra na­tal, la fe en la vic­to­ria, el amor a la li­ber­tad. Por fin, ter­mi­na su mar­cha in­mor­tal: “Can­to de gue­rra para el ejér­ci­to del Rhin”.

La ge­nial crea­ción, re­bau­ti­za­da co­mo “La Mar­se­lle­sa”, fue con­ver­ti­da, el 14 de mar­zo de 1879, has­ta el día de hoy, en el Himno Na­cio­nal de Fran­cia. Des­de la no­che en que com­pu­so es­ta pie­za has­ta el día de su muer­te, el des­gra­cia­do Rou­get so­bre­vi­vió cua­ren­ta años a la úni­ca jor­na­da crea­do­ra de su vi­da. Lo per­du­ra­ble siem­pre aca­ba por triun­far so­bre lo efí­me­ro. Así su­ce­de con la pa­la­bra de Dios. “To­da la glo­ria del hom­bre es co­mo flor de la hier­ba -di­ce el após­tol Pe­dro-. La hier­ba se se­ca, y la flor se cae, mas la pa­la­bra de Dios per­ma­ne­ce para siem­pre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.