¿Có­mo ali­men­tas a tu án­gel?

Listin Diario - - L2 - ANA MIRTHA VARGAS San­to Do­min­go

Es­tos tiem­pos han sa­ca­do los án­ge­les o de­mo­nios in­ter­nos. Ce­der, ne­go­ciar bajar los egos, sol­tar y re­la­jar­se es esen­cial para man­te­ner re­la­cio­nes sa­lu­da­bles, cuan­do iden­ti­fi­cas que el vien­to no te fa­vo­re­ce ajus­ta las ve­las cam­bian­do tu ac­ti­tud. Aguar­dar, sa­ber cuán­do sí y cuan­do no, es de sa­bios. Ha­cer pau­sa para mi­rar tus ac­cio­nes en dis­tin­tos sec­to­res de tu vi­da y des­de dón­de to­ma tus de­ci­sio­nes, qué in­flu­ye más tus trau­mas o las for­ta­le­zas que mu­chas ve­ces no ves. Elec­cio­nes erra­das se to­man con fre­cuen­cia cuan­do hay li­mi­ta­cio­nes in­ter­nas pro­du­ci­das por ra­zo­nes fí­si­cas, es in­te­li­gen­te vi­si­tar un fa­cul­ta­ti­vo o psi­co­te­ra­peu­ta que apor­te cla­ri­dad. Al­bert Eins­tein: “Nin­gún pro­ble­ma pue­de ser re­suel­to en el mis­mo ni­vel de con­cien­cia en el que se creó”.

Las he­ri­das del ca­mino crean te­mo­res, ba­jan tu au­to­es­ti­ma y te ale­jan la po­si­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes acer­ta­das en­ca­mi­na­das a vi­vir con la dig­ni­dad que me­re­ces. Ali­men­ta tu án­gel sien­do ama­ble con­ti­go y con los de­más. Lo nu­tres cuan­do te sien­tes bien con tus de­ci­sio­nes aser­ti­vas. Cuan­do eres em­pá­ti­co, no sig­ni­fi­ca que bai­les al son que otro to­que, es­pe­cial­men­te si no sue­na la mú­si­ca de va­lo­ra­ción y de­fe­ren­cia. Man­tén tu vi­bra­ción al­ta. ¡Sa­lud!

ISTOCK

Ha­cer pau­sa para mi­rar tus ac­cio­nes en dis­tin­tos sec­to­res de tu vi­da...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.